lunes, julio 15, 2024

El candidato Luksic: No se elige donde se nace, pero sí se elige ser responsable con la democracia

Ser partícipe de una familia con el poder que tienen los Luksic no es un asunto que deba resumirse a una especie de justificación electoral para, luego, dejarlo pasar.

Comparte

La idea de Maximiliano Luksic de postularse como candidato a alcalde por la comuna de Huechuraba ya es una realidad. Hace un par de días el heredero de una de las fortunas más grandes- si no la más grande- de este país subió un video en sus redes sociales en el que hacía carne esa idea que se comentaba en algunos pasillos y se comentaba entre editores de ciertos medios con algo de placer.

En el video, Luksic se presenta y recurre a un eslogan de campaña que busca inteligentemente detener todo tipo de comentarios sobre su procedencia. La frase es “uno no elige donde nace” y es una manera de hacer una defensa resumida a todo lo que, ciertamente, se vendrá en su contra.

Esta frase no es inocua porque intenta resumir el antagonismo social a algo casi natural, monárquico, una cuestión que es casi como un problema inevitable. Sin embargo, lo cierto es que no es tan así. Las estructuras sociales y la posición de poder en ellas no son un decreto inalterable que deba disculpar a alguien. Es, ante todo, un ejercicio de responsabilidad.

¿A qué me refiero? A que ser partícipe de una familia con el poder que tienen los Luksic no es un asunto que deba resumirse a una especie de justificación electoral para, luego, dejarlo pasar. A diferencia de lo que creen muchos, la concentración de poder económico en el ámbito del mercado, debido a todo el acceso que tiene, no es solamente una cuestión que deba remitirse a este ámbito y cómo se regula, ya que puede trascender y permear, en casos como éste, a la política.

Por más que algunos repitan que existe una libertad democrática en postularse a un cargo de elección más allá de quién se es y qué se tiene en el ámbito financiero, lo cierto es que la democracia no es- o no debería ser- algo así como un ejercicio de libertad indefinido en el que, al igual que en el mercado, todo se hace debido a la fuerza que se tiene para hacerlo. Un régimen democrático es-o debería ser- un lugar en el que el ciudadano no debe ser consciente sólo de sus posibilidades, sino también de sus limitantes no sólo regulatorias, sino además éticas y morales. 

En materia regulatoria Maximiliano ya nos contó sin quererlo que su apellido no es una anécdota ni algo que pueda ser visto como un aspecto marginal que deba remitirse a una aclaración propagandística.

El hecho de que haya comenzado su campaña sin que haya empezado legalmente ésta nos habla bastante de que no se saca nada sabiendo el lugar social en el que naciste si no sabes el país en el que naciste y las normas que te rigen.

¿Quiere decir que esto lo convierte en algo así como un culpable de origen? No. Lo que quiere decir es que el primer deber de alguien que sabe qué es lo que genera su posición de poder es sopesar lo que esto genera. 

La conciencia de clase no es una manera de disculparse, sino una forma de saber qué es lo que se representa. Sin esa autopercepción, lo cierto es que los límites se hacen difusos y eso sólo puede generar problemas democráticos.  Porque si bien es cierto no se elige el lugar donde se nace, una vez pasados los 35 años, al postularte a una alcaldía, ya se sabe quién se es y qué se representa en una sociedad tan pequeña como la nacional.

Francisco Méndez
Francisco Méndez
Analista Político.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Te puede interesar

Lo Último

¡Apoya al periodismo independiente! Sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran.
Únete aquí

¡Apoya al periodismo independiente!

Súmate, sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran. Así podremos seguir con los reportajes, crónicas y programas, que buscan mostrar la otra cara de la realidad, esa que no encontrarás en los medios de comunicación hegemónicos.