Jueves, Mayo 23, 2024

Presidente Boric recuerda complicidad de EEUU en el golpe de 1973 durante discurso en la ONU

Compartir

En el segundo día de la 78ª Asamblea General de la ONU (Organización de las Naciones Unidas) el presidente de Chile, Gabriel Boric, realizó su discurso, el cual empezó con el recuerdo de los 50 años del golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973, cuando el gobierno de Salvador Allende fue derrocado por las Fuerzas Armadas, tras el bombardeo del Palacio de La Moneda.

“Porque tenemos la convicción de que democracia es memoria y futuro, en nuestro país hace nueve días conmemoramos los 50 años del Golpe de Estado que el 11 de septiembre de 1973 fracturó brutalmente nuestra convivencia, trayendo muerte, dolor, persecución y miseria en mi patria”, dijo Boric en sus primeras palabras en el parlamento mundial, en Nueva York.

En seguida, el mandatario hizo énfasis a la complicidad del gobierno de los Estados Unidos con el quiebre de la democracia en Chile en aquel entonces.

“Ante la evidencia que el gobierno de los Estados Unidos de la época, a cargo del presidente Nixon, habían conspirado desde un inicio para promover el fracaso del gobierno chileno, conmovieron la conciencia democrática del mundo”, recalcó el presidente.

Boric también destacó que “en Chile persisten grandes diferencias, pero también hay grandes consensos y es así como en conjunto, con los cuatro expresidentes y presidenta vivos actualmente, y mi persona, firmamos un compromiso de cara al futuro por la democracia y los derechos humanos e invitamos a otros lideres de Estado también a adherirlo”.

Al abordar temas internacionales, el mandatario chileno siguió por la senda del “respeto irrestricto de los derechos humanos como avance civilizatorio, independiente de qué gobierno esté en el poder”, antes de expresar su condena a la situación política en Nicaragua.

“Me siento en el deber, como he señalado en otros foros internacionales, de denunciar ante esta asamblea y el mundo, la persecución que hoy día vive todo quien piensa distinto del gobierno del régimen dictatorial del señor Ortega y Murillo en Nicaragua, en donde no solo se prohíbe su participación en elecciones, sino que se les persigue, se les priva de nacionalidad, se les allanan sus casas y se les privan de derechos políticos”.

Sin embargo, y pese a también ser un crítico del gobierno de Venezuela y de Cuba, Boric tuvo mencionó el tema para defender el fin de las sanciones económicas a esos dos países, y criticó la mantención de la isla socialista en la lista de países que promueven el terrorismo.

“Cuando se imponen sanciones de manera unilateral, no se está aportando a la solución. El caso de las sanciones a Venezuela hoy día, desde nuestra perspectiva, no aportan a mejorar las condiciones de vida del pueblo venezolano (…) lo mismo nos violenta respecto a las sanciones hace tanto tiempo establecidas sobre Cuba y en esto quiero ser muy claro: Declarar que Cuba es un país que promueve el terrorismo, no solo es falso, sino que nos violenta y por lo tanto, instamos a Estados Unidos a seguir la línea que en su momento tuvo el Gobierno de Barack Obama”, añadió el chileno.

Finalmente, Boric terminó su discurso condenando “de manera explícita la ilegal invasión de Rusia sobre Ucrania y en este punto, tenemos la convicción que no se puede culpar de un conflicto de estas características, o responsabilizar de la misma manera, al pueblo invasor que al pueblo invadido, o más bien, al gobierno invasor que al pueblo invadido”.

Cabe resaltar que, pocas horas antes del discurso, el mandatario chileno, junto con su delegación, tuvieron una reunión bilateral con el presidente ucraniano Volodymyr Zelensky, quien también estuvo acompañado de su comitiva.

Te puede interesar

Lo Último

¡Apoya al periodismo independiente! Sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran.
Únete aquí

¡Apoya al periodismo independiente!

Súmate, sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran. Así podremos seguir con los reportajes, crónicas y programas, que buscan mostrar la otra cara de la realidad, esa que no encontrarás en los medios de comunicación hegemónicos.