¿Felices fiestas patrias 2022?

Háganse cargo quienes así lo han propiciado: por un lado, el actual gobierno aceptando las presiones, y por otro, la derecha de siempre desde sus intereses corporativos -poder económico- y el Rechazo a la nueva Constitución que la fortaleció, aunque sea mínima la votación que ha obtenido cada partido que la compone. Esto es Chile, caramba, para llorar si valiera la pena llorar.

¿Con qué ánimo estuvo usted este 18 de septiembre posplebiscito y con el gobierno del Presidente Gabriel Boric apoyando el TPP11?? ¿En las felices fiestas o las penosas fiestas, o las del tiempo suspendido?

Mucho se ha dicho y escrito sobre lo que explicaría las altas cifras del Rechazo a la nueva Constitución, incluida una muy central: la campaña permanente de desinformación de la derecha con los grandes medios a su servicio, los del dinero y los medios de comunicación. También sobre el rechazo que vendría desde el mismo estallido social o revuelta a las formas institucionalizadas que desde el Gobierno y la clase política han empobrecido su significado. Asimismo, sobre las reduccionistas ‘políticas de identidad’ y los ‘grupos de interés’ -propios de países ‘desarrollados’-, cuyas banderas o causas no serían de toda la población. Con este modo de formular tales realidades se niega la raíz estructural del origen de las desigualdades: de clase, género y étnica, entre las principales, desde un tipo de organización patriarcal que tiene milenios de existencia, donde el UNO es blanco-occidental-heterosexual-adulto, y cuyas orientaciones valorativas son la autoridad y el poder para el dominio y apropiación de bienes y personas. Se ha dicho tanto de todo esto.

¿Y qué le parece el apoyo del Gobierno al TPP11?

Quién lo hubiera creído, me digo, pensando en ese joven estudiante y diputado Boric, crítico acérrimo a dicho tratado. En 6 meses, zas, su política es otra, su lenguaje también. Tiempos de aridez, de no-vida, con una figura presidencial que hoy parece maqueta.

Exijo una explicación, diría Condorito. 

Nos siguen pegando abajo, cantaría Charly García.

Lo cierto es que el TPP11 amerita ser entendido por su gravedad, como bien explicó hace poco José Gabriel Palma en entrevista en Cadena Nacional de Vía X, y en una columna reciente. La seriedad y gravedad del TPP11 no pueden ser aminoradas por supuestos beneficios que hacen caso omiso de los altos costos para países como este. “Que el Gobierno sea quien tome ahora la iniciativa para que se apruebe el TPP11 ya es una falta de respeto a la inteligencia de las chilenas y los chilenos […], a lo que hemos llegado es un despliegue de mediocridad insolente”, sostiene Palma en una reciente opinión.

Es otro ejemplo de la ignorantización interesada de quienes argumentan a favor, produciendo pensamiento falaz, como hizo la derecha con la nueva Constitución.

Según el economista Carlos Tromben: “Solo siete de los 30 capítulos del TPP-11 tienen que ver con comercio. El resto básicamente se vincula a la protección de inversiones […] en caso de expropiación o de decisiones políticas que afecten sus ganancias directas, royalties o patentes”. Y agrega: “La verdadera naturaleza perniciosa del TPP-11 es la que señaló el académico José Gabriel Palma en CNN. Se trata de un ‘un-dos-tres-momia-es’ que congela la legislación y dificulta profundizar derechos sociales y laborales”.

La cultura popular y la literatura ayudan a encontrar las palabras para esta clase de descalabro cuando se instala la mudez en medio de tantos golpes: el ‘cuesta abajo en la rodada’ o el mito de Sísifo y su vuelta a empezar, no cíclico, sin sentido o absurdo, como dice el mito, sino dialéctico, en tiempos que no son los nuestros, biográficos. Un presente yermo que con el TPP11 aprobado será difícil remontar.

Háganse cargo quienes así lo han propiciado: por un lado, el actual gobierno aceptando las presiones, y por otro, la derecha de siempre desde sus intereses corporativos -poder económico- y el Rechazo a la nueva Constitución que la fortaleció, aunque sea mínima la votación que ha obtenido cada partido que la compone. Esto es Chile, caramba, para llorar si valiera la pena llorar.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

Related Posts
¡Apoya al periodismo independiente! Sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran.
Únete aquí

¡Apoya al periodismo independiente!

Súmate, sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran. Así podremos seguir con los reportajes, crónicas y programas, que buscan mostrar la otra cara de la realidad, esa que no encontrarás en los medios de comunicación hegemónicos.