Miércoles, Febrero 28, 2024

Es hora de hacer una sola gran coalición de gobierno

Compartir

                  

Un tema que se ha hablado a la pasada, luego del llamado “cónclave” del gobierno en Cerro Castillo, es la creación de un solo gran conglomerado que apoye a la administración en curso. Mientras unos, desde lo que han llamado “socialismo democrático” (como si hubiera otro que no lo es), han visto con buenos ojos esta idea, pareciera de que desde Apruebo Dignidad aún no están muy convencidos; sin ir más lejos, la ministra Camila Vallejo, militante del Partido Comunista, le bajó el perfil, dando a entender que es una cuestión de tiempo, algo que requiere de un proceso de adaptación.

Y puede ser cierto; pero si es que no se trabaja en ese proceso, lo concreto es que la dispersión de fuerzas se podrá agudizar. El encontrón de los senadores socialistas y el ministro Giorgio Jackson, a propósito de la ley de amnistía a los llamados presos de la revuelta enviada al Congreso, es una demostración de ello. No se sabe si esta iniciativa fue para marcar una posición respecto a la calle, ad portas de manifestaciones, o una simple descoordinación. O ambas cosas a la vez.

Pero, ¿no se debe tantear el terreno antes de dar ese tipo de señales? ¿No se debe tratar de dar una señal hacia un lado, sin que el otro se vea dañado? Eso es lo que aconseja el ejercicio prolijo de la política, aunque muchas veces se crea que hay que arriesgar ciertos flancos para cubrir otros.

Entonces, ¿no es mejor construir algo más grande desde ya, que establezca un objetivo común y pueda hacer que toda diferencia se conduzca por canales institucionales como oficialismo? El cónclave fue una instancia excepcional muy prematura, aunque se dijera lo contrario. Su misión era lograr en pocas horas algo que debió ser el centro de la acción de gobierno: la unidad. Cuestión que no habría tenido que hacerse si es que ciertas premisas básicas estuvieran claras desde el principio.

Relativizar la importancia de una acción política coordinada, lo único que hará será aumentar este tipo de problemas. El juego de tratar de aunar voluntades de grupos de poder, sin una mirada común de cuál es la meta de esta administración y el trayecto a seguir para conseguirla, puede salir muy caro. Y la respuesta a ello es formar algo macizo; un nuevo conglomerado, con otro nombre y con una posición definitiva respecto a cada acción que dé el gobierno.

Por mucho que haya quienes piensen que aliarse definitivamente a un grupo de socialistas y PPDs concertacionistas es un entreguismo, una traición casi imperdonable, que mancharía el espíritu de lo que debería ser el ethos de la llegada de una nueva generación, lo real es que si se quiere ejercer realmente el poder, hay que tener conciencia de éste. Y para lograr eso, hay que crear estructuras internas que eviten bochornos comunicacionales como los de estas semanas.

No hay que temerle al poder, de lo contrario, éste irá por ti.

Francisco Méndez
Francisco Méndez
Analista Político.

Te puede interesar

Lo Último

¡Apoya al periodismo independiente! Sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran.
Únete aquí

¡Apoya al periodismo independiente!

Súmate, sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran. Así podremos seguir con los reportajes, crónicas y programas, que buscan mostrar la otra cara de la realidad, esa que no encontrarás en los medios de comunicación hegemónicos.