El desfasado Caballo de Troya

Los amarillos y sus otros afines, unidos bajo el rótulo de centroizquerdistas, funcionan como simples Caballos de Troya, que llevan en su interior, parapetados y maliciosamente escondidos, a los (dos) Kast, Piñera, Chahuán, Hoffmann, entre otros, entre muchos.

Para decirlo en términos ultra coloquiales, Cristián Warnken mostró la hilacha. Su tono amarillo clasista fue realmente fulgurante e inequívoco. Fue ofensivo. Fue terrible. Este supuesto intelectual tiene una cábala, así lo ha asegurado, “convertir el (su) barro en oro”, y lo logra. Recientemente la Academia de Ciencias Sociales Políticas y Morales, sin ningún libro publicado en el área, lo nombró miembro numerario. Pero, en realidad, para hablar seriamente, lo que haga o deje de hacer este personaje, que circula como un intelectual, no es en absoluto importante, salvo que opera como “rostro” para la derecha bajo un supuesto pasado de izquierda realmente indeterminado y fantasioso. 

Eso es lo importante. Los amarillos y sus otros afines, unidos bajo el rótulo de centroizquerdistas, funcionan como simples Caballos de Troya, que llevan en su interior, parapetados y maliciosamente escondidos, a los (dos) Kast, Piñera, Chahuán, Hoffmann, entre otros, entre muchos. 

Así, estos grupos unidos por el Rechazo, de una ya muy utilitaria centroizquierda, se presentan como simples máscaras públicas para esconder así la mascarada política de la derecha y la ultraderecha: Ni el ex Presidente Piñera, ni los (dos) Kast son presentables porque dañan el Rechazo y favorecen el Apruebo. Lo siniestro de esta maquinaria es que los máximos protagonistas y operadores del Rechazo se tienen que esconder y dejan a estos pequeños grupos elitistas, capturados por los brillos neoliberales, a cargo de exhibir su conversión para convencer. Pero ese es el acuerdo. Lo pactado. 

Los micro grupos transitan sin tregua, fascinados por su súbito protagonismo, por los medios de comunicación que los reciben encantados. Son las piezas públicas de un tablero político diseñado cuidosamente por la derecha y la ultraderecha en una retorcida paradoja: Deben esconderse de la escena pública, para aprobar SU rechazo. El de ellos.

Y la máxima voz empresarial, que de Sutil no tiene nada, también hoy debe callar después de decir, desde su seguridad inversora, que cualquier profesional chileno puede comprar un departamento en Miami; lo aseguró y, después que lanzó esa afirmación, obviamente se puso en duda su sensatez. Entonces, Sutil -que mostró su amplio y certero conocimiento acerca de las condiciones de vida de los profesionales chilenos- también debió esconderse adentro del Caballo de Troya. Ese caballo ya muy conocido que perdió todo su misterio con el que pretenden hoy instalar el Rechazo para continuar con la Constitución de Pinochet.

Pero no será así. No lo será porque fue la ciudadanía y su prolongado reclamo social la que forzó al desprestigiado sistema político cupular a poner en jaque a la Constitución pinochetista y convocar a un plebiscito. Fue el pueblo y el conjunto de sus manifestaciones el que logró derribar un texto ilegítimo después de más de cuarenta años. Fueron las mujeres las que consiguieron la paridad, las jóvenes y sus madres y sus abuelas. Fue la calle. Los jóvenes. El cansancio y el pesar de vivir sometidos a un crédito interminable. La necesidad de cambio de un sistema deprimente. 

Ganará el Apruebo. Lo que los habitantes buscan es la equidad, habitar el siglo. Romper la desigualdad que marginaliza y excluye. Recuperar el agua para no morir de sed, convertir la dignidad en costumbre.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

Related Posts
¡Apoya al periodismo independiente! Sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran.
Únete aquí

¡Apoya al periodismo independiente!

Súmate, sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran. Así podremos seguir con los reportajes, crónicas y programas, que buscan mostrar la otra cara de la realidad, esa que no encontrarás en los medio de comunicación hegemónicos.