“Debemos defender una educación pública que sea ajena a tal adoctrinamiento”: La indignación de los docentes por el Programa de Formación Ciudadana de la Armada en colegios

A mediados de marzo, la Armada de Chile lanzó, con el apoyo del Ministerio de Educación, un “Programa de Formación Ciudadana” destinado a escolares. La iniciativa de inmediato fue criticada por diversas agrupaciones de educadores, quienes acusan un “lavado de imagen” de la institución naval y aseguran que “excede sus fines y facultades”.


El pasado 15 de marzo, distintas autoridades se reunieron en la Academia de Guerra Naval para lanzar el “Programa de Formación Ciudadana” de la Armada. El anuncio no cayó nada de bien en más de 40 organizaciones de educadores, quienes acusan que la labor de enseñar debe limitarse a las instituciones y profesionales que están preparados para ello.

Aquel malestar lo establecieron en distintas acciones. La primera, fue un comunicado liberado a dos días del lanzamiento, en el que cuestionaron que “una labor tan significativa sea entregada a un organismo de defensa”. Aquello, indican, “constituye un menoscabo a la tarea docente y un atentado a la formación de las y los estudiantes”. También apuntaron al refuerzo de una “visión mercantil” en la educación. Esto, ya que “precariza la formación en las escuelas para luego ‘externalizar’ la entrega de contenidos relegados del currículum. (…) Al mismo tiempo, se ignora la relevancia del componente afectivo en el proceso de aprendizaje, cuando es evidente que una institución que posee el monopolio del uso de la fuerza se encuentra en una relación asimétrica con el estudiantado”, agregan

El programa mencionado surgió en el marco de un convenio entre la Armada y la compañía E-Chile Digital, del cual participan también varias entidades del Estado. El objetivo sería formar ciudadanos en materias como emprendimiento, manejo de desastres naturales o manejo de recursos marítimos. Todo esto, bajo el apoyo del Ministerio de Educación, representado en la ceremonia –vía telemática– a través de su máxima autoridad, el ministro Raúl Figueroa.

Raúl Figueroa en ceremonia de lanzamiento

Precisamente la presencia de Figueroa generó gran polémica. “No resulta claro qué vínculo sostiene el Mineduc con la Armada y cómo los datos de nuestros establecimientos se prestan a estas gestiones“, se cuestionó este vínculo a través de un documento encabezado por la Red de Profesores de Filosofía de Chile (Reprofich).

“Entendemos la educación como una actividad política y delegada a los organismos de la sociedad civil. Resulta inédito que se permita a las FF.AA., quienes no forman parte de la sociedad civil ni son un organismo deliberante, intervenir en el constructo ideológico de una sociedad”

Una intervención telemática a la Armada

La segunda de las acciones en protesta a este programa se realizó este 29 de marzo, ya iniciadas las clases virtuales a cargo de la rama naval de las Fuerzas Armadas. Fue en medio de una sesión de capacitación a estudiantes y docentes donde varios de ellos tomaron la palabra para cuestionar el liderazgo e idoneidad de la Armada para enseñar estas temáticas, además de cuestionarle su participación en delitos de lesa humanidad perpetuados en dictadura.

“Nos oponemos a que se utilicen nuestras escuelas para este lavado de imagen, con recursos públicos, en manos de una institución con otros fines y que aún no colabora en la reparación de los crímenes de dictadura”.

Reprofich

El objetivo de este movimiento sería conocer las cifras asociadas a este programa de formación ciudadana. Aquello, en un contexto sanitario que ha dificultado consagrar el derecho a la educación de niños, niñas y adolescentes, y de precariedad y vulnerabilidad laboral de miles de docentes. Por lo mismo, la focalización de recursos para la educación en un espacio liderado por fuerzas armadas sería inaudito para los docentes.

“Debemos defender una educación pública que sea ajena a tal adoctrinamiento. Una educación basada en el espíritu laico y que obedezca a los verdaderos principios de una sociedad democrática: sin injerencia ni de la Iglesia, ni de las FF.AA., ni de cualquier tutelaje doctrinario”.

Reprofich

Revisa el comunicado aquí:

Principios contradictorios

Para una de las coordinadoras nacionales de la Reprofich, Natalia Ruiz, acá la pregunta de fondo es qué intereses hay detrás. Esto, en vista de lo contradictorio que es que una institución jerárquica enseñe valores como la libertad a adolescentes.

La preocupación de Ruiz se basa en que el principio de guerra de las Fuerzas Armadas no se condicen con los establecidos legalmente. Según establece la Ley 20.911, que crea el plan de formación ciudadana para establecimientos educacionales, los objetivos de esta se ligan a valores como la libertad, el promover una ciudadanía crítica y el respeto a los derechos humanos. Algo que no calzaría con el escuchar a un uniformado (de formación castrense) exponer contenidos.

“¿Por qué ellos pueden hacer una clase respecto de esto, si no están formados como docentes para transmitir estos conocimientos y aprendizajes? Para eso están los docentes de historia, de filosofía y de otras áreas. Estos manejan los contenidos de mejor manera y con mayor profundización, pero están siendo excluidos. Además, el Ministerio de Educación participa de una situación que no cuadra o no está dentro de lo que uno esperaría. O sea, si vamos a promover educación pública y de calidad, ¿cuál es la relación que tiene con este tipo de instituciones? Hay una descontextualización importante ahí, porque lo que la Armada hace finalmente es una exposición y no un diálogo”.

Natalia Ruiz

La docente agregó que estas clases están destinadas a alumnos y alumnas de 7° y 8° Básico”, “chicos que todavía no tienen plena autonomía, por lo tanto, es muy fácil intervenir en la forma en que piensan de manera dictatorial, cosa que no corresponde”, enfatizó.

“¿Por qué una institución que está encargada de formar de una determinada manera se mete y quiere vincularse con principios, con objetivos que se desarrollan en la escuela? No tiene ningún sentido”.

Natalia Ruiz

A raíz de estas críticas, nos contactamos con el área de comunicaciones de la Armada para conocer su postura. No obstante, la institución decidió no pronunciarse al respecto.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

Related Posts
¡Apoya al periodismo independiente! Sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran.
Únete aquí

¡Apoya al periodismo independiente!

Súmate, sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran. Así podremos seguir con los reportajes, crónicas y programas, que buscan mostrar la otra cara de la realidad, esa que no encontrarás en los medio de comunicación hegemónicos.