Camioneros y la derecha: Las mismas viejas prácticas

Partamos por decir que esto es impresentable. Y hasta aquí debería llegar la columna, pero voy a poner de manifiesto que lo de los camioneros no es nuevo. Y que estos se cuadren con la extrema derecha tampoco lo es. Siga leyendo, se va a encontrar con algunas “sorpresas”.


La ideología ha sido la tónica por la que gremios de camioneros han sostenido y proferido amenazas a la distribución de recursos, dado el protagonismo que tiene el rubro en la logística de esta necesidad. Quienes lideran estas movilizaciones han aparecido en pantalla declarando aquello por lo que esperan conseguir con sus movilizaciones: que se aprueben las modificaciones y leyes que han impulsado desde el sector más extremo de la derecha. En total son 13 puntos, de entre los que destacan –por supuesto– la ley de modernización de Carabineros de Chile y la PDI, ley de modernización del sistema de inteligencia, ley antiencapuchados, y otra de las leyes más con nombre como reacción, la Ley Barrios.

El paro de camioneros no es algo nuevo. No es un mecanismo de presión novedoso ni mucho menos extraño en las conductas de este gremio. El cohecho entre camioneros y el gobierno actual es un vínculo que se ha estrechado desde siempre. Cada vez que escuchaste que “por culpa de la UP Chile fue desabastecido, no había nada para comer y había filas para ir a buscar pan”, te pido que con el mínimo de rigor hagas la investigación simple de ver quienes fueron los que se vendieron y terminaron por ser un pilar de la ruina en la que cayó el gobierno del presidente Salvador Allende. Todo gracias a que esa jugada magistral les permitió justificar una mala gestión, una imagen de pobreza forzada y el esfuerzo inagotable de deslegitimar la voluntad democrática tras un acto vil y subversivo que iba en directa relación con los esfuerzos de derrocar al gobierno. Ya sabemos cómo acabó todo eso.

Todos los principales canales de señal abierta tuvieron en sus matinales a los protagonistas de este nuevo intento del gremio de los camioneros por poner la pauta y constituirse como ese pilar que siempre han querido ser sin darse cuenta de que no son más que unos títeres de los partidos a los que rinden genuflexión. En contacto con Bienvenidos, tuvieron en vivo desde temprano a los presidentes de los gremios de camioneros: José Villagrán, Juan Araya y Sergio Pérez.

Sergio Pérez, presidente de la Confederación Nacional de Transportes de Carga (CNTC) vociferó: “Aquí tienen que entender los tres conductores (poder legislativo, judicial y ejecutivo) que la carga está mal estibada. Que de no atender a lo que nosotros exigimos, vamos a continuar con la movilización”. Yo le quiero hablar de otros tres conductores: partamos contigo, como presidente de la CNTC y también miembro del Consejo Ciudadano de Sebastián Piñera. Pasemos a otro conductor, José Villagrán, presidente de la Federación de Camioneros del Sur (excandidato UDI a senador por la Araucanía). Y la trifecta la completamos con José Egido, secretario nacional CNTC y que también ofició como candidato a diputado por el distrito 7 (Valparaíso), respaldado por Renovación Nacional. Lindos los perlas.

En el mismo set, compartían presencia Francisco Vidal y Marcela Cubillos, quien no perdió tiempo de hacer una comparación absolutamente desproporcionada y vil –como es su sello– respecto a la matonesca acción de los camioneros con las movilizaciones que tuvieron desde el gremio de los profesores bajo su desteñido cargo ministerial. Marcela, en serio, un poquito de decoro.

Por su parte, Francisco Vidal sostuvo que: “La situación en La Araucanía es insostenible desde el punto de vista de la violencia. Y si un trabajador desde un camión tiene el riesgo de ser baleado, eso es insostenible en un país democrático y con Estado de derecho. La demanda por resolver eso, en mi opinión, no puede ser un paro porque afecta al conjunto de la sociedad. Entonces el mecanismo de resolución del conflicto no es el más adecuado. Y comparto con Marcela de que algunas de las 13 leyes se han demorado excesivamente. Hay que responder la demanda, porque la demanda es legítima. ¡Si no es natural que no se pueda transitar por una carretera!”.

Luego se puso en el debate la demora de leyes como la del divorcio (fue encantador ver cómo le cambió la cara a “la displicente” como una de las beneficiadas), la ley del bosque nativo o la ley del cáncer, todos ejemplos de lo que tardan las leyes en ser promulgadas. Y Vidal rompe con: “Bueno, la solución está en que votemos apruebo, tengamos una nueva Constitución y una sola cámara.” Golazo de Vidal. Pancho 1, Matinal de Luksic 0.

En un segundo round, José Villagrán se enfrasca en una discusión con Vidal –ya panelista profesional de Canal 13–. en el que declara con todas sus letras: “lamento la expresión del señor Vidal, que hoy cree que cambiando la Constitución se arreglan todos los problemas de todos los chilenos. Él está más preocupado de cambiar la Constitución que terminar con este problema de seguridad”. Luego prosigue la interpelación haciendo alusión a su cargo de ex ministro del interior, de su militancia en el PPD y su cercanía con la presidenta del senado Adriana Muñoz, para interceder en la aceleración de las leyes. Luego corona su turno con que “el pueblo entero está pidiendo ayuda para terminar con la delincuencia”.

Tanta verborrea es porque este es uno más de esos monigotes que no están a favor de un gobierno democrático. Lamentablemente, el rubro de los camioneros está plagado de personajes como estos, que tienen a los Villagrán, a los Egido o a los Pérez, así como en su momento lo estuvo León Vilarín quien firmara una de las cartas que iniciara la subversión al gobierno de Allende, carta publicada en El Mercurio a fines de de septiembre de 1972 y que tuvo también como firmantes a Rafael Cumsille, Jorge Fontaine y Benjamín Matte. Los lazos estrechos de la derecha económica y estos personajes son profundos e innegables.

Y aquí se viene el medio gol de Vidal, porque le faltó claridad.

– Don José, ¿usted es militante de un partido?
– No, no soy militante de ningún partido –y aquí se le cae la madurez en su capacidad de diálogo–, ¿usted es militante del PPD? – le dice con tono irónico.
– ¿Usted fue candidato a parlamentario? –aquí es donde “la pelota” casi entra, porque la intención de Vidal fue poner de manifiesto el rol político y la relación con la UDI que tiene Villagrán, “representante de clase media y voz del pueblo” .

Sin embargo, le faltó cruzar del todo la línea a la pelota, el líder de uno de los gremios matones de los camioneros continuó “haciéndose le vístima” pese a esta importante arista. Todo gracias a que Amaro, la Cubillos y Tonkita salieron al paso con el “¿qué tiene que ver esto con la interpelación?”. Todo, niños, todo.

No quiero dejar pasar lo de la Cubillos con sus declaraciones en defensa de los camioneros, aunque no es del todo raro que te cuadres con ellos. Primero, volviendo a remeter contra el gremio de profesores con sus legítimas demandas históricas en un ataque constante desde y cuando puede –porque sigue picá picá aún–, para luego hablar desde el “supuestamente” en la investigación y peritaje de la búsqueda del responsable del Caso Gustavo Gatica, demandando que sea el mismo estándar aplicable a las situaciones de violencia ocurridas en La Araucanía. Marcela, eres una miserable de tomo y lomo, pero me gustaría saber: ¿saliste con esta misma energía en el Caso Catrillanca y la pérdida de pruebas por parte de Carabineros? Seguro compartiste la información de que fue fuego cruzado, ¿no?

Lo que tenemos que reconocer es que solo uno de los representantes de los camioneros, aparentemente con menor arrastre que los otros gremialistas, tuvo la inteligencia y capacidad de manifestarse crítico con el paro de camioneros. Juan Araya, presidente de la Confederación Nacional de Camiones declaró: “No es el camino. En el tema de La Araucanía tenemos que conversar todos. Autoridades, camioneros, las policías y el pueblo mapuche, porque tenemos que aislar a los delincuentes. No es el camino esto del dimes y diretes de izquierda o de derecha. Todos tenemos que ponernos las pilas. Nosotros no podemos sumar más violencia a esta situación.”

Para terminar compartir la siguiente información: el camión, como medio de transporte de carga, es notoriamente menos eficiente que el tren. En promedio, los trenes en Estados Unidos utilizan 1 litro de combustible para transportar 200 Ton 1 Km (200 Ton-Km/L). Los camiones modernos tienen, en promedio, una eficiencia de 58 Ton-Km/L. Así, los trenes norteamericanos son 3,5 veces más eficientes en utilización de combustible que los camiones.

La emisión de CO2 está directamente relacionada con el consumo de combustible. Los datos indican que, en promedio, un tren produce 18 g de CO2 por Ton-Km, mientras que un camión, en promedio emite entre 60 a 70 g de CO2 por Ton-Km. Por lo tanto, los camiones emiten aproximadamente 3,5 veces más gases de efecto invernadero que los trenes, por unidad de carga y de distancia. Es posible que las emisiones de camiones en Chile sean aún peor que en los Estados Unidos debido a la edad promedio de los camiones.

Suenan ruidos de trenes en Chile.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

Related Posts
¡Apoya al periodismo independiente! Sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran.
Únete aquí

¡Apoya al periodismo independiente!

Súmate, sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran. Así podremos seguir con los reportajes, crónicas y programas, que buscan mostrar la otra cara de la realidad, esa que no encontrarás en los medio de comunicación hegemónicos.