Otras constituciones

En abril de 2015 la Presidenta Bachelet anuncia que en septiembre se iniciaría la escritura de una nueva Constitución. Lo que hubo fueron conversaciones entre ciudadanos sobre temas constitucionales, las cuales fueron numerosas y muy interesantes para los participantes. Pero finalmente se decidió trasladar esa temática al Congreso, donde las conversaciones fueron abandonadas. 
Constitución
Imagen referencial / Agencia Uno

Escribí un artículo para este medio sobre los proyectos constitucionales de Recabarren y Allende. Ahora analizo constituciones posteriores, partiendo por la del ’80.

Esa Constitución fue elaborada en dictadura y plebiscitada sin registros electorales y votando en algunas provincias más personas que las inscritas en los antiguos registros. Además, esa operación de la dictadura fue declarada ilegítima en una concentración en el Teatro Caupolicán donde intervinieron el ex Presidente Frei Montalva y el filósofo Jorge Millas.

El plebiscito del ’80 fue realizado el 11 de septiembre, y el resultado oficial fue de un 67.84% de aprobación y un 30.19% de rechazo.

Ella fue modificada en dos ocasiones. Una por la reforma constitucional de 1989 y otra vez por la reforma del 2005. La primera fue consensuada entre la dictadura y los opositores. Tuvo lugar después que Pinochet había perdido el plebiscito de 1988. En ella se realizan 54 reformas a la Constitución del 80. Algunas fueron a) la obligación de respetar los Derechos Humanos, b) la eliminación de los artículos que prohibían la existencia de organizaciones que fomentaban la lucha de clases y promovían el totalitarismo, c) la derogación de la facultad de disolver por una vez la Cámara de Diputados, d) la rebaja de los quórums para cambiar la Constitución de 3/5 a 4/7, y e) el cambio de la composición y el funcionamiento del Consejo de Seguridad Nacional, entre otras modificaciones.

La reforma del 2005, realizada al final del gobierno de Ricardo Lagos, elimina algunos de los enclaves autoritarios. El más importante es el de los senadores no electos, fueran estos  designados o vitalicios. En Chile el Senado era colegisldor y no tenía, como en algunos países de Europa, un papel protocolar. Por ello, su carácter mixto afectaba gravemente la representatividad del sistema.

Más adelante, la Presidenta Michelle Bachelet decide dar comienzo a operaciones para escribir una nueva Constitución, distinta de la del ’80 modificada. Esto ocurrió en su segundo gobierno, el cual tiene lugar de marzo de 2014 a marzo de 2018. 

El 28 de abril de 2015 la mandataria anuncia que en septiembre se iniciaría la escritura de una nueva Constitución. Lo que hubo fueron conversaciones entre ciudadanos sobre temas constitucionales, las cuales fueron numerosas y muy interesantes para los participantes. Pero finalmente se decidió trasladar esa temática al Congreso, donde las conversaciones fueron abandonadas. 

Estos datos muestran que el tema constitucional ha sido abordado en varias oportunidades anteriores a la Convención Constitucional. 

Pero el dato duro es el rechazo al texto emanado desde la Convención. Esta estaba conformada por miembros electos, quienes debatieron los diferentes temas. En ellos había integrantes de todos los sectores. Pero construyeron un texto que no le gustó a la ciudadanía, como lo demuestra la alta votación obtenida por la opción Rechazo

Ahora se está buscando conseguir acuerdos para construir un nuevo texto. Es de esperar que se avance en esa dirección.

Total
19
Shares
Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Related Posts
¡Apoya al periodismo independiente! Sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran.
Únete aquí

¡Apoya al periodismo independiente!

Súmate, sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran. Así podremos seguir con los reportajes, crónicas y programas, que buscan mostrar la otra cara de la realidad, esa que no encontrarás en los medios de comunicación hegemónicos.