lunes, julio 15, 2024

La Segregación Social en dictadura que se mantiene hasta hoy

Comparte

Las sociedades que buscan el pleno desarrollo de todos sus integrantes, buscan la integración de las distintas clases sociales y de las diversas condiciones económicas y contextos culturales. Se van nutriendo un grupo con otro. Van creciendo juntos. Valoran la diversidad, buscan la inclusión y promueven la solidaridad entre sus ciudadanos.  Entienden y fomentan que los ciudadanos y ciudadanas se integren y aquellos que tienen menos recursos sean vecinos con aquellos que tienen más. Aquellas sociedades no segregan. Entienden que ello ayuda a una convivencia pacífica, a la búsqueda de la igualdad social, a formarnos como seres humanos íntegros, amplios de criterio, menos temerosos.

Para lo anterior, el Estado respeta, promueve, protege y garantiza los derechos fundamentales, aquellos inherentes a la persona, como por ejemplo el derecho a la propiedad. Sí, el derecho a la propiedad, derecho que le fue arrebatado a las familias de la Villa San Luis.

Sólo en una dictadura se puede actuar como los hicieron en los oscuros años 70, como lo hicieron en Chile la Dictadura de Pinochet y sus socios civiles. A punta de rifles procedieron a desalojar a las familias de la Villa San Luis. A sangre y fuego. Entre gallos y medianoche. ¿Actuaron los tribunales chilenos para defender los derechos de esas familias? No lo hicieron. Ni antes ni después. Es un hecho vergonzoso de la historia chilena. Una vez más la oligarquía actuó usando el brazo armado de los militares serviles y ruines para hacer el trabajo sucio.

Tal como dice el nombre del documental fue una “tragedia”. Para las familias que lo sufrieron y para el país entero.  

Yo vivía en Las Condes, siempre viví en esa comuna. Desde que mis padres llegaron desde la ciudad de Viña del Mar conmigo de guagua. Una comuna que vio pasar por arriba de sus casas los aviones de la fuerza aérea que bombardearon la casa del presidente de la República en donde se encontraba su familia. Una comuna que de la mano de abogados pinochetistas que se hicieron del Club Deportivo de la Universidad de Chile y posteriormente de un general ignorante, rector de la misma universidad terminó por entregar a precio vil el lugar en donde habría de construirse el estadio de la Universidad de Chile, para que la oligarquía construyera oficinas lucrativas y un mall. La idea, separar a los pobres de los ricos lo máximo posible. Los “pobladores” a la periferia, los “vecinos” en las casas y departamentos de las comunas ricas.

Esa segregación grosera la constatamos hoy en cada proceso eleccionario que se presenta en nuestro país. Las tres comunas en donde viven la elite económica de Chile votan siempre, en su gran mayoría, a favor de sus propios intereses y jamás pensando en la búsqueda de una mayor igualdad social. Rechazan la diversidad, le temen a la integración y la inclusión y desprecian la solidaridad entre los ciudadanos. 

La tragedia que vimos en el documental, debiera ser reparada de alguna forma. Pero como siempre sucede en Chile, si llega esa reparación, lo será después de muchos años, que son los que nos cuesta entender y asumir los errores y horrores que como sociedad hemos permitido. Un pequeño y merecido acto de justicia es el hecho que el Consejo de Monumentos Nacionales declarara Monumento Histórico los edificios de la Villa San Luis que quedan en pie. 

Un reconocimiento especial a don Miguel Lawner Steiman, Premio  Nacional de Arquitectura en 2019, quien fuera director ejecutivo de la Corporación de Mejoramiento Urbano (CORMU) durante el gobierno de la Unidad Popular, quien en aquellos años y hasta hoy ha luchado trabajando en proyectos de arquitectura social, así como investigando y denunciando las violaciones a los derechos humanos. Don Miguel diseño y participó en la ejecución de diversos conjuntos habitacionales en Santiago, incluyendo la Villa San Luis y hasta el día de hoy acompaña y trabaja por una justa reparación de las familias desalojadas.

Mis felicitaciones a Edgard Wang por el abnegado y generosos trabajo en el documental que hoy apreciamos y un abrazo a cada familia que fue vulnerada en esa época tan sombría y mis mejores deseos para que logren una reparación y el rescate de la memoria de la Villa San Luis.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Te puede interesar

Lo Último

¡Apoya al periodismo independiente! Sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran.
Únete aquí

¡Apoya al periodismo independiente!

Súmate, sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran. Así podremos seguir con los reportajes, crónicas y programas, que buscan mostrar la otra cara de la realidad, esa que no encontrarás en los medios de comunicación hegemónicos.