Martes, Febrero 27, 2024

La mentira de que este gobierno aún no gobierna

Compartir

               

Este gobierno tiene graves falencias y una de las principales es que parte de su equipo político ha demostrado no saber cómo hacer bien su trabajo, al extremo de que un ministro de gran relevancia y poder como Giorgio Jackson ha cometido errores que eran evitables y terminado por romper toda relación con los autodenominados “socialistas democráticos”.

Ríos de tinta han corrido respecto a la forma en que esta administración ha incurrido en tonteras básicas. Respecto a las declaraciones en que Jackson se decía superior a sus mayores en términos valóricos, los opinólogos de siempre han llegado incluso al límite de extrañarse de algo que es bastante típico en la facción católica de la izquierda chilena, de la que él viene, que es creerse redentores más que actores políticos de un proyecto emancipador. Ya lo hizo el MAPU en el gobierno de la Unidad Popular, así que sorprenderse es más bien un teatro mal escenificado.

Al amigo más cercano al Presidente Boric, podemos sumar a la ministra Izkia Siches, quien aún parece no saber cómo ejercer su cargo; su cara está cada vez más descolocada y pareciera que ya no quiere estar más en un puesto que le parece día a día más grande, más complejo y más insoportablemente desagradable. Es como si estuviéramos viendo su pasantía en política ejecutiva en vivo y en directo.

Sin embargo, no todo es tan tremendo; cuando se trata de hacer política, la ministra Camila Vallejo y el Presidente Gabriel Boric parecen, junto a Mario Marcel, quienes entendieron desde un comienzo que esto se vendría complicado.

Por más que se quiera establecer como discurso que hay una gran contradicción permanente en el jefe de Estado, al desdecirse cada cierto tiempo, en semanas en las que todo cambia constantemente, pareciera que es la única manera de afrontar no sólo los ya mencionados errores propios como gobierno, sino también los de los sectores que lo rodean y las propagandas de quienes quieren ver más allá de lo que realmente está sucediendo.

Uno de los relatos establecidos inteligentemente es que sólo se han dedicado a repartir constituciones y no han gobernado. Respecto a lo primero uno podría hacer varias observaciones y preguntarse qué tan bueno estratégicamente es involucrarse tanto en el proceso constitucional; sin embargo, en lo segundo hay que dejar en claro que no hay un inmovilismo real, ganas de no poner énfasis “periodístico” en ciertos temas.

¿Son el acuerdo en materia de sueldo mínimo, el lanzamiento de la reforma tributaria y las certezas públicas del plan Copago Cero, para los tramos C y D de Fonasa, poco? No. Y menos en un país en el que todos esos temas han sido sacados del debate por décadas, ni siquiera como cuestiones discutibles, sino como caprichos ideológicos que atentarían en contra de la estabilidad patria.

Insisto, uno podrá tener aprensiones hacia distintos énfasis o miradas, pero en momentos como los que vivimos es de suma importancia no caer en malas consignas creadas por quienes nos dicen no tenerlas. Este gobierno sí está haciendo cosas y peleando con sus propias mañas generacionales, que no son pocas, debido a que el poder es más duro cuando se lo ejerce que cuando se lo mira desde otro lugar. Y vaya que deberían saberlo a estas alturas. Sobre todo cuando se tiene por adversarios a quienes han sido los dueños del sentido común por muchos, demasiados, años.

Francisco Méndez
Francisco Méndez
Analista Político.

Te puede interesar

Lo Último

¡Apoya al periodismo independiente! Sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran.
Únete aquí

¡Apoya al periodismo independiente!

Súmate, sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran. Así podremos seguir con los reportajes, crónicas y programas, que buscan mostrar la otra cara de la realidad, esa que no encontrarás en los medios de comunicación hegemónicos.