Martes, Febrero 20, 2024

Kastización en el mundo popular. La gobernanza como seguridad

Compartir

En medio del carnaval consumista Kast ha logrado generar un “efecto de identificación” con la cólera del “chileno medio” y la “rabia autoritaria” de la población que ha padecido los procesos inestables de la modernización y su presentismo agobiante. Sin duda, la Kastización de la política tiene una dimensión erotizante donde el “principio de autoridad” provee abundante placer sensorial al desamparado “mundo popular”.


                                                                                   en los días de Amapola.

Qué decir sobre los arabescos mediáticos de José Antonio Kast en los últimos días. Hay muchas cosas que decir sobre la nueva “utopía autoritaria” que migra mediante la “sanatización de lo social” -mundo de la lepra- para ampliar el campo de la patochada verbal. Por de pronto el líder del Partido Republicano ha sido mordaz en restituir el agotado “principio de autoridad” (“Padre moral”) que ha develado el envilecimiento de instituciones, elites y la ficción republicana en general. Mediante un rudo expediente que entremezcla el flagelo de la plebe, y los padecimientos de los menesterosos, la operatoria se funda en administrar el terror del “porvenir proleta” mediante un pueblo pedagógico-disciplinal (patriarcal) que descansa en la “certeza punitiva”.

Y así, el miedo se centra en sostener que la ausencia de horizonte para los pobres es que “los otros sí gozan de un futuro posible”. A la sazón el temor y la soledad que implica los mapas de existencia (sin destinos) obliga a delegar el presente a la voluntad de un “hipnotizador” (mesías), en el que se materializan todos los valores e ideales que la sociedad represiva reclama. En su retórica son invocados evangélicos, conservadores cristianos, los propietarios rurales, especialmente en zonas de conflicto como la Araucanía y el Bio Bío. Dicho esto, el origen de la tragedia fue “Paz Ciudadana”(“años 90”) con ese clamor por territorializar los afectos del terror como un dispositivo prevalente, capaz de auscultar diversas afecciones bajo la modernización (1990-2010).

Hoy la gestualidad de Kast asume la securitización del territorio y sus eriazos, captura las emotividades del sentido común, y ahí reside la eventual gobernanza que el movimiento octubrista (2019) no pudo destituir. Y sin duda, hay lenguajes e imágenes -“sin fisuras”- a nombre del goce que provee el orden securitario desde una “criminalización política” del mesías que puede liberar a las multitudes del “Chile cloacal” (satanización).

De un lado, la kastización de la política ha consistido en interpelar (ficcionar) a los sectores que rechazan nuestra inclemente modernización (PIB), pero que han profitado vorazmente de la misma durante casi tres decenios (progresismo) y, de otro, fustiga de cuando en vez, a los heraldos de la misma por cuanto han corrompido la probidad de las instituciones mediante el travestismo aliancista.En suma, frente al “decadentismo institucional” no basta con un tropel de indicadores (management transitológico). Todo ello en medio de una trama mordaz, digna de audiencias que degustan el placer de la jauría verbal. Y ello merced a las estocadas de un Kast incontinente, ácido y sin concesiones, a la hora de soltar dardos contra aquel populismo que habría desdibujado las bases doctrinales de la UDI.El actual fascismo capilar designa, pues, una técnica de poder orientada a la producción de identitarismos salvajes que han secuestrado el imaginario popular por la vía de la erotización: “migrante” versus el “nacionalismo”; “subversivos” versus “demócratas”; “chavistas versus libertarios”, “anómicosversus sistémicos”; “feministas versus familia”, entre otras dicotomías policiales. En suma, una pavorosa religión de la muerte que niega las distancias.

Con todo el quid no es “solamente” que Kast se convierta en una amenaza Presidencial, aunque ello es cada vez más alarmante, sino la agraviante kastización de los contenidos retóricos, estéticos, visuales y las metáforas tánaticas del fascismo neoliberal. Por fin “modernización, orden y autoridad” es el lema del Partido Republicano. De paso, ha sentenciado discretamente a las “élite de curules”, cuestionando a los grupos de poder apotingados en oficinas y círculos elitarios, ficcionando un “principio de probidad”. Y emulando un gesto que hace recordar el proyecto fundacional de la UDI popular -liderado por Jaime Guzmán- llama a ir a terreno. La consigna aquí es, “mientras ustedes discuten temas valóricos, yo estoy en Antofagasta y en la calle con su energía popular anti violencia”. En Lo Hormida, Maipú, Conchalí y en La Pintana. En los territorios anti-migrantes abandonados por una izquierda que vistió de técnica el programa de impunidad durante los años 90’.

En algún sentido Kast representa el final definitivo de la transición para la derecha de anhelos liberales y sus Think Tank anoréxicos. El líder de Republicano imputa frontalmente el pacto transicional restituyendo la autenticidad del “milagro chileno” cincelado en los años 80′, bajo las coordenadas genuinas del verdadero legado de Jaime Guzmán, haciendo del pueblo punitivo la certeza de la gobernanza para el campo popular. Aquí el sujeto de marras deja off side a la derecha transitológica, la misma que lagrimeo con el final del Laguismo. En suma, ha sonado la campana de la última hora, y ya es inadmisible una transición para consumar cualquier política neoliberal.

En medio del carnaval consumista Kast ha logrado generar un “efecto de identificación” con la cólera del “chileno medio” y la “rabia autoritaria” de la población que ha padecido los procesos inestables de la modernización y su presentismo agobiante. Sin duda, la Kastización de la política tiene una dimensión erotizante donde el “principio de autoridad” provee abundante placer sensorial al desamparado “mundo popular”. El discurso del kastismo–captura afectiva- sólo es posible cuando el goce de la “violencia institucionalizada” no da abasto para restituir una “figura de autoridad” frente a imaginarios narcotizantes. De allí que aparezca un Kast doloroso y gozoso ante la masificación del abuso. Una vez destruidas las leyes del obrar humano aparece un Dios sádico.  Y ya lo sabemos: “sin autoridad no hay modernización posible”.

Aquí irrumpe la parte masoquista del deseo: “¡Todos deseamos un Kast!”. Y a no dudar; ¡Qué chileno endeudado o bajo la amenaza de Narcos en el vecindario no reclama su José Antonio! Por su parte un segmento de la izquierda siniestrada insistirá, ¿y qué Alemán endeudado con el capitalismo bancario no esperaba su Tercer Reich?

Mauro Salazar J.
Mauro Salazar J.
Investigador del centro internacional de Estudios Frontera y Doctorado en Comunicación, UFRO/UACH.

Te puede interesar

Lo Último

¡Apoya al periodismo independiente! Sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran.
Únete aquí

¡Apoya al periodismo independiente!

Súmate, sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran. Así podremos seguir con los reportajes, crónicas y programas, que buscan mostrar la otra cara de la realidad, esa que no encontrarás en los medios de comunicación hegemónicos.