lunes, julio 15, 2024

Sentimiento antifrancés alimenta serie de revueltas militares en África Occidental

Comparte

La región de África Occidental se ha convertido en el nuevo foco de tensiones políticas en el complejo tablero global, debido a una serie de conflictos que algunos analistas observan como casos aislados entre sí, aunque no solo tienen una vinculación sino que están conectados de alguna manera con las disputas geopolíticas que se dan en otros rincones del planeta.

El conflicto más comentado en los noticieros es el que ocurre en Níger. El 26 de julio, un grupo de militares secuestró al presidente del país, Mohamed Bazoum, en solidaridad al exjefe de la guardia presidencial, general Abdourahamane Tchiani, quien había sido destituido días antes por el entonces mandatario.

El líder de la operación fue el coronel Amadou Abdramane, también miembro de la guardia presidencial, quien reunió a un grupo de oficiales leales a Tchiani. Inicialmente, ese grupo no contaba con el apoyo de las Fuerzas Armadas. Horas después, el mando militar se unió a los insurgentes y se consumó el golpe de Estado. Bazoum fue depuesto oficialmente y el país pasó a ser gobernado por una junta militar encabezada por el general Tchaini.

Los insurgentes designaron como primer ministro al economista Ali Mahaman Lamine Zeine, exministro de Economía, exdirector del Banco Africano de Desarrollo (ADB, por sus siglas en inglés) y que curiosamente milita en el partido de centroderecha MNSD-Nassara, que apoyó a Bazoum en las elecciones de 2021. El expresidente y su familia siguen secuestrados e incomunicados, aunque las nuevas autoridades del país aseguran que están bien.

El golpe de Estado provocó una serie de manifestaciones en Níger, pero la reacción popular estuvo lejos de expresar un rechazo a la acción militar: decenas de miles de personas han salido a las calles de la capital Niamey para demostrar su apoyo al gobierno de la junta, especialmente por su discurso contra la influencia de Francia en el país, una de las principales críticas al gobierno derrocado.

Las primeras protestas, realizadas en los últimos días de julio, tuvieron como escenario la embajada de Francia en Niamey, que fue invadida por manifestantes. Los gobiernos de Francia e Italia decidieron evacuar sus representaciones en el país en los primeros días de agosto.

Sin embargo, la situación en Níger no es nueva en la región de África Occidental. Solo en esta década, otros tres países de la región sufrieron golpes de Estado similares: Malí (en agosto de 2020), Guinea (en septiembre de 2021) y Burkina Faso (en enero de 2022).

Las coincidencias en todos estos casos pasan por el hecho de que los cuatro países (incluido Níger) son antiguas colonias francesas en África. El discurso antifrancés de los militares que tomaron el poder en cada una de estas naciones parece ser el factor que explica el apoyo popular de estos movimientos.

Posiblemente, Senegal podría convertirse en el próximo miembro de este grupo de países, ya que el gobierno del presidente Macky Sall viene sufriendo con un fuerte rechazo y la detención del líder opositor Ousmane Sonko, junto con la proscripción de su partido –Patriotas de Senegal, nacionalista de izquierda y también de discurso antifrancés – ha provocado una serie de revueltas populares en el país, que han estado marcadas por una durísima represión policial, que ha causado 28 muertes.

Sentimiento antifrancés

Entre los temas que alimentan el sentimiento antifrancés presente en los cinco países citados se encuentra el descontento generalizado, dentro y fuera de los cuarteles militares, están la incómoda presencia de bases militares francesas y estadounidenses, la expansión del terrorismo islámico en la región y el dramático escenario económico y social.

Pese a que los Estados Unidos también son responsables por los problemas conocidos en la región, el hecho de que Francia haya tenido, en todos esos casos, una presencia como país colonizador hasta los Años 60 la convierte en blanco preferencial de la ira popular.

El caso de Níger ayuda a comprender la cuestión económica ligada al sentimiento antifrancés. A pesar de tener reservas de oro, petróleo y uranio, el país es uno de los más pobres del mundo, con 0,21 puntos en el IDH (Índice de Desarrollo Humano), por lo que se sitúa en el puesto 191 de un ranking de 193 países (superando sólo a Chad y Sudán del Sur). Actualmente, todas las reservas de los tres principales recursos naturales de Níger están en manos de empresas privadas francesas.

El tema de la seguridad siempre ha sido un problema en África, pero ha cobrado mayor relevancia desde 2011, cuando la OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte) lideró el operativo que terminó con la muerte del entonces dictador de Libia, Muamar el Gadafi, y enseguida apoyó la instalación en ese país de un gobierno cómplice de grupos que permitieron a expansión del narcotráfico y del negocio del transporte de inmigrantes ilegales a Europa, entre otras actividades criminales.

Muchos de estos grupos tienen relaciones con organizaciones terroristas islámicos. Con el tiempo, sus actividades se han expandido a países vecinos, especialmente a los de África Occidental.

Influencia rusa

Otro elemento que ha llamado la atención en las manifestaciones observadas en los países de África Occidental es la presencia de banderas rusas entre los manifestantes, especialmente en Malí y Níger.

El caso nigerino es el que más llama la atención, ya que no solo es mayor el número de banderas rusas sino que también hay carteles de personas agradeciendo a Rusia y al presidente de ese país, Vladimir Putin, su supuesta “ayuda” al golpe militar.

Oficialmente, Rusia niega tener participación en el golpe de Estado de Níger, pero la presencia de soldados rusos en el país es un hecho. No de soldados de las Fuerzas Armadas del país euroasiático sino que de la empresa militar Wagner PMC, la misma que apoyaba a Moscú en la guerra contra Ucrania hasta junio pasado, cuando se produjo un conflicto entre el Kremlin y su dueño, el empresario ultranacionalista Yevgeny Prigozhin.

La presencia de mercenarios Wagner PMC en Níger y Malí es admitida por el propio Prigozhin en varias entrevistas con medios rusos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Te puede interesar

Lo Último

¡Apoya al periodismo independiente! Sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran.
Únete aquí

¡Apoya al periodismo independiente!

Súmate, sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran. Así podremos seguir con los reportajes, crónicas y programas, que buscan mostrar la otra cara de la realidad, esa que no encontrarás en los medios de comunicación hegemónicos.