Martes, Febrero 27, 2024

Luis Arce asume la presidencia de Bolivia

Compartir

El economista y exministro de Evo Morales ganó las elecciones de octubre en primera vuelta. Su llegada al poder pone fin a la dictadura iniciada en el país con el golpe de Estado de 2019. Piñera y Bolsonaro brillaron por sus ausencias.


Bolivia volvió a tener un presidente legítimo este domingo (8/11). El economista Luis Arce asumió la presidencia del país altiplánico en una ceremonia que tuvo lugar esta mañana en el edificio de la Asamblea Legislativa Plurinacional, en La Paz.

Arce fue elegido en las elecciones del 18 de octubre con una victoria en primera vuelta, gracias a los 55% de votos obtenidos y una gran ventaja sobre el segundo contendor Carlos Mesa, representante del Comité Cívico (derecha liberal).

La llegada de Arce al poder pone fin a la dictadura de Jeanine Áñez, impuesta por las Fuerzas Armadas del país tras el golpe de Estado del 10 de noviembre de 2019, que derrocó al gobierno de Evo Morales.

Entre las personalidades destacadas de la ceremonia estaban presentes los presidentes Alberto Fernández (Argentina), Mario Abdo Benítez (Paraguay) e Iván Duque (Colombia); el Rey Felipe VI (España) acompañado por Pablo Iglesias (vicepresidente y líder de Podemos), al igual que el canciller Mohamad Yavad Zarif (Irán).

Entre los invitados que brillaron por su ausencia están el presidente chileno Sebastián Piñera y su homólogo brasileño Jair Bolsonaro, que tampoco enviaron representantes a la ceremonia.

El presidente brasileño es la figura más controversial en todo caso, ya que apoyó el golpe de 2019 a través de la figura del empresario Luis Fernando Camacho, líder de las organizaciones civiles que impulsaron la desestabilización del gobierno de Morales. Camacho también fue candidato presidencial, nuevamente apoyado por Bolsonaro, pero terminó los comicios en tercer lugar, con solamente el 14% de los votos.

En el discurso durante su asunción al poder, Arce prometió que su gobierno tendrá la reconstrucción de Bolivia como objetivo principal en los primeros años, en clara alusión a lo realizado por Jeanine Áñez en su casi un año en el poder respaldada por los militares.

“En un año se retrocedió en todas las conquistas del pueblo boliviano. El gobierno de facto deja una economía con cifras que no se veían ni en una de las peores crisis que sufrió Bolivia en la década de los 80 del siglo pasado. Han aumentado el desempleo, la pobreza y las desigualdades”, advirtió el ahora mandatario de Bolivia.

En seguida, Arce comentó que pretende enviar “un mensaje de esperanza a todas las naciones que conforman Bolivia, a esas mujeres y hombres valientes que salen día a día a luchar para superar esta difícil situación. Debemos poner fin al miedo en Bolivia. Creo en la justicia, no en fomentar un ambiente de resentimiento y de venganza que no respeta la diversidad de pensamiento, en donde ser de otro partido o color político te hace ser objeto de odio. Eso debe acabar”.

También recordó sus tiempos de ministro, diciendo que “sacrifiqué muchas cosas con ustedes para servir a la patria. Hoy les pido cinco años más de paciencia y tolerancia. Se sembró muerte, miedo y discriminación, recrudeció el racismo y se ha utilizado la pandemia para prorrogar a un gobierno ilegítimo”.

Por su parte, el nuevo vicepresidente boliviano, David Choquehuanca, hizo un discurso bastante menos conciliador, al declarar que “estamos en pleno proceso de recuperación de nuestros saberes, de los códigos de la cultura de la vida, de los cánones civilizatorios de una sociedad que vivía en íntima conexión con el cosmos, con el mundo, con la naturaleza y con la vida individual y colectiva. Defenderemos los sagrados tesoros de nuestra cultura de toda injerencia, defenderemos nuestros pueblos, nuestros recursos naturales, nuestras libertades y nuestros derechos”.

El expresidente Evo Morales, quien se encuentra en asilo político en Argentina desde el golpe de Estado que sufrió el año pasado, no estuvo presente en la ceremonia de este domingo. Tiene su regreso al país – más precisamente a la ciudad de Cochabamba, donde vive – programado para este martes (10/11).

En la prensa chilena en general, la ceremonia de cambio de mando en Bolivia tuvo poquísima repercusión, y lamentablemente la mayoría de los medios trató de enfatizar los poquísimos momentos en que Arce hizo alguna autocrítica a los gobiernos de Evo Morales y del MAS (Movimiento Al Socialismo), de los cuales fue ministro de Economía; y de omitir los muchísimos momentos en que se criticó a los efectos dañinos de la dictadura de Áñez a la situación económica y sanitaria del país, además de los muchos casos de corrupción detectados en solamente un año.

Te puede interesar

Lo Último

¡Apoya al periodismo independiente! Sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran.
Únete aquí

¡Apoya al periodismo independiente!

Súmate, sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran. Así podremos seguir con los reportajes, crónicas y programas, que buscan mostrar la otra cara de la realidad, esa que no encontrarás en los medios de comunicación hegemónicos.