Contaminación, intoxicación y cierre temporal de escuelas: cómo el complejo industrial Ventanas cambió la niñez en Quintero y Puchuncaví

Durante esta semana se produjo una nueva intoxicación masiva de niñas, niños y adolescentes. Ese día, se decretó una Alerta Temprana Preventiva a raíz de un peak de contaminación de dióxido de azufre.
ventanas

Luego de dos años de clases remotas producto de la pandemia de Covid-19, miles de niños volvieron a las escuelas en las comunas de Quintero y Puchuncaví. Sin embargo, la alegría de volver a encontrarse en las aulas duró solo un par de días. 

Joceline Orietta, vecina y apoderada de un recinto educacional de Quintero, señaló a La voz de los que sobran que estos episodios “han estado presentes desde la primera semana de clases. Además, también ha habido niños de otros establecimientos, escuelas básicas, que han presentado otros síntomas”.

De hecho, el lunes 6 de junio las altas emisiones de dióxido de azufre (SO2) provocaron que más de 50 alumnos y 25 funcionarios de la educación presentaran síntomas de intoxicación.

Estos se tradujeron en intensos dolores de cabeza y mareos, por lo que tras las evaluaciones fueron derivados hasta el hospital local de la comuna, según señalaron desde Bomberos y el Servicio de Atención Médica de Urgencia.

La inhalación de SO2 puede producir graves efectos en la salud, como irritación e inflamación del sistema respiratorio, afecciones e insuficiencias pulmonares, alteración del metabolismo de las proteínas, dolor de cabeza o mareos.

Quintero / Agencia Uno

Lamentablemente, este hecho no es un caso aislado, sino más bien recurrente en el ‘Chernobil chileno’. Así se refirió Greenpeace a la zona de Quintero-Puchuncaví para solicitarle al gobierno de Sebastián Piñera, en agosto de 2019, el cierre de las centrales termoeléctricas “antes de que sus devastadoras secuelas se sientan en cada ciudad chilena”.

¿QUÉ ES EL COMPLEJO INDUSTRIAL VENTANAS Y QUÉ EMPRESAS FUNCIONAN EN EL LUGAR?

El complejo industrial Ventanas, ubicado alrededor de la bahía formada entre las comunas de Quintero y Puchuncaví, en la Región de Valparaíso, es una de las principales áreas industriales en Chile. 

Fue a fines de la década del cincuenta que se comenzó a instalar un parque industrial en la zona, con el objetivo de consolidar un foco económico regional y de industrias nacionales. Las primeras empresas que se instalaron en el lugar fueron Chilectra y Enami. 

Posterior al golpe de Estado y a la instalación de la dictadura cívico-militar, sus políticas neoliberales propiciaron un boom minero, a partir de una necesidad energética profunda. La política neoliberal llevó al escenario en el que nos encontramos hoy: la expansión del complejo industrial que cuenta más de 15 empresas radicadas en la zona.

Las principales empresas que funcionan en el Complejo industrial Ventanas son la fundición y refinería Ventanas de Codelco; la Empresa Nacional del Petróleo (ENAP); la eléctrica Aes Gener, filial de la estadounidense Aes, que controla el complejo termoeléctrico Ventanas, que cuenta con cuatro centrales a carbón; Gasmar, distribuidora de gas que posee cinco tanques para almacenar hasta 85.000 m3 de hidrocarburos y una terminal marítima capaz de recibir buques gaseros de 54.000 m3, lo que la convierte en una de las mayores abastecedoras de gas licuado de petróleo del país; la Compañía de Petróleos de Chile y la empresa Oxiquim que almacena 126.000 m3 de agentes químicos en 37 estanques.

Codelco Ventanas

INTOXICACIONES MASIVAS Y LA NIÑEZ COMO PRINCIPAL AFECTADA: UNA HISTORIA RECURRENTE

Podríamos hablar que existe un antes y un después del 23 de marzo de 2011 en la zona. En esa fecha, pasadas las 10 de la mañana, una nube química que emergió desde la chimenea de Codelco Ventanas se esparció en Punchucaví, llegando a los pulmones de 33 menores de edad y 9 adultos de la localidad de La Greda.

41 personas sufrieron intoxicación, siendo los principales síntomas dificultades para respirar, tos, náuseas, desmayos, irritación del aparato respiratorio, vómitos y dolor abdominal. Habían aspirado un gas tóxico que contenía azufre.

A partir de aquel 23 de marzo de 2011, distintas organizaciones retomaron el debate por la defensa de la zona y la protección del medio ambiente. No obstante, los acontecimientos continuaron su curso sin que las autoridades tomaran las acciones necesarias para garantizar una vida libre de contaminación para los miles de residentes de las localidades de Quintero y Punchucaví.

Producto de la contaminación existente en al zona, se han generado cambios en las actividades productivas, obligando a las comunidades a modificar sus labores económicas basadas principalmente en lo silvoagropecuario.

Seis años después de la intoxicación masiva ocurrida en la localidad de La Greda, en la comuna de Puchuncaví, Orielle Parenti, madre de uno de los menores, denunció que los niños intoxicados el 2011 mantenían arsénico y plomo en la sangre y que fueron olvidados ya que seguimiento de salud y las medidas sanitarias comprometidas, no se habrían cumplido.

Sin embargo, en la zona lo peor aún no pasaba. El 21 de agosto del año 2018, los vecinos de Quintero y Puchuncaví comenzaron a vivir una pesadilla. Aquel martes se produjo una de las intoxicaciones más graves producto de la contaminación, dejando a cerca de 300 niños damnificados por la inhalación de gases provenientes de las industrias que operan en la zona. Este hecho llevó al Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH), en conjunto con 11 organizaciones, a presentar un recurso de protección.

“ESTAMOS RESPIRANDO TODOS LOS DÍAS VENENO”: UN FALLO FAVORABLE, PERO INSUFICIENTE

El 29 de mayo de 2019, la Corte Suprema dictaminó que las autoridades administrativas de los “distintos niveles de gobierno, esto es, comunal, provincial, regional y nacional, debidamente coordinadas entre sí y con las demás magistraturas, órganos y funcionarios públicos que fueren pertinentes, deberán adoptar las medidas dispuestas en esta sentencia”.

Las medidas adoptadas por la Corte Suprema de Justicia señalaban:

  • Determinar cuáles son los contaminantes que están afectando a la población, debiendo efectuar a la brevedad los estudios pertinentes para establecer, de manera cierta y debidamente fundada, cuál es el método más idóneo y adecuado para determinar la naturaleza y características precisas de los gases.
  • Una vez identificados y cuantificados los elementos nocivos para la salud y para el medio ambiente, la autoridad de salud deberá adoptar las medidas pertinentes, útiles y necesarias para resguardar la salud de la población.
  • Se ordena a los dispositivos de salud de la zona la realización de un monitoreo permanente en el tiempo respecto a las personas que fueron afectadas por la nube tóxica.

A pesar del fallo de la Corte Suprema, la contaminación no ha parado en el sector de Quintero y Puchuncaví, y las intoxicaciones siguen sucediendo.

“La Corte Suprema dictó un fallo que señala que las empresas deben presentar un plan de descontaminación, porque el plan de descontaminación que actualmente rige no descontamina, solamente baja emisiones”, señaló Joceline Orietta.

“Estamos respirando todos los días veneno. Yo espero que las voluntades políticas que hay ahora en este nuevo gobierno entreguen las garantías para vivir en un ambiente libre de contaminación”, agregó Joceline.

REUNIONES DE EMERGENCIAS, OFICIOS Y UNA NUEVA CONSTITUCIÓN

Ante los graves hechos, la ministra del Medio Ambiente, Maisa Rojas, anunció el 6 de junio que se instruirán sensores remotos de SO2 en las instalaciones de las empresas del parque industrial, que permitan predecir los picos que reflejan las estaciones de monitoreo.

Asimismo, anunció medidas provisionales en contra de Codelco y AES Gener, con el objetivo de que adelanten los nuevos estándares de las modificaciones de los planes operacionales.

Maisa Rojas, ministra del Medio Ambiente

El pasado 7 de junio en la comisión de Medio Ambiente de la Cámara Alta, el senador Juan Ignacio Latorre solicitó un oficio a Codelco, al Ministerio de Medio Ambiente, a la Superintendencia de Medio Ambiente y al Ministerio de Salud (Minsal) para saber cuáles son las implicancias de este grave hecho y cuáles son las acciones qué seguirán estas entidades.

“Es una hipótesis, no está comprobado, pero todo apunta que podría ser responsable (de la intoxicación) la fundición Ventanas de Codelco. Entonces, qué acciones están llevando en términos de investigación, de colaborar en el fondo en ese proceso”, señaló Latorre ante la comisión.

El convencional Cristóbal Andrade, quien representa entre otras comunas a Quintero y Puchuncaví, explicó a La voz de los que sobran una serie de normas y articulados que están en la propuesta de nueva Constitución que elaboró la Convención Constitucional y que buscan poner fin a las llamadas “zonas de sacrificio”.

“En el ámbito de la nueva Constitución, nosotros dejamos establecido el artículo que señala que todas las personas tienen el derecho al aire limpio durante todo el ciclo de vida”, señaló al respecto el convencional.

Así mismo, hizo alusión a la norma que sostiene que el Estado debe “garantizar y promover los derechos de la naturaleza, debiendo realizar todas las medidas necesarias de precaución, reparación, restauración y regeneración cuando exista o haya riesgo de degradación o daño ambiental”.

Mientras continúa la discusión constituyente, los habitantes de Quintero y Puchuncaví esperan que las autoridades implementen las medidas necesarias para que no vuelvan a existir niñas, niños y adolescentes intoxicados en la zona.

Total
0
Shares
Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Related Posts
¡Apoya al periodismo independiente! Sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran.
Únete aquí

¡Apoya al periodismo independiente!

Súmate, sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran. Así podremos seguir con los reportajes, crónicas y programas, que buscan mostrar la otra cara de la realidad, esa que no encontrarás en los medios de comunicación hegemónicos.