Funcionarios de la salud inician paralizaciones ante recorte presupuestario y despidos de trabajadores

Movilización Hospital Sotero del Río / Foto: @Claudit17368194

En el San José y el Sótero del Río de la capital se han realizado movilizaciones en los últimos días, dando cuenta de un complejo escenario para quienes allí realizan labores en Salud.


El pasado martes se realizó en el Hospital San José de la Región Metropolitana una manifestación en contra del despido de trabajadores a honorarios debido a recortes presupuestarios establecidos por el Gobierno, y en demanda de que se garantice su continuidad al menos mientras se mantenga la pandemia del Covid-19 en nuestro país.

En ese sentido, se destaca que estos trabajadores han sido parte de los equipos de salud que por más de año y medio han combatido los devastadores efectos del coronavirus. “Ahora se les pretende despedir sin ninguna consideración, mientras que ayer se les felicitaba públicamente”, se lee en un comunicado emitido por la Multigremial del San José.

Movilización en Hospital San José

El Hospital Sótero del Río se ha movilizado igualmente, paralizando unidades críticas por el escaso presupuesto con el que se contaría para el año 2022 y el despido de trabajadores a honorarios que resultaban necesarios para una atención de salud de calidad.

Desde el Consejo Regional Santiago del Colegio Médico detallaron que, por ejemplo, el impacto de los recortes presupuestarios en ese establecimiento se ha traduce en 500 trabajadores menos y en una menor dotación de médicos en la unidad de Urgencia del recinto, volviendo esta a contar solo con 6 especialistas por turno, al igual que en el período pre-pandemia.

Esto ha desencadenado en que este jueves todas las asociaciones de trabajadores del Sótero del Río hayan decidido iniciar un paro para exigir más presupuesto y más personal, tal como lo informó la Federación Democrática de Profesionales Universitarios de Salud (FEDEPRUS) Metropolitana.

Junto con ello, dicha organización ha venido insistiendo desde los primeros días de septiembre en la necesidad de un aumento de presupuesto para el sector salud en miras a 2022, que se traduzca -por ejemplo- en potenciar la red sanitaria una vez terminado el peak de la crisis por pandemia, habilitando más camas críticas y su respectivo personal. “Pero el ministro de Salud hace tiempo ya no tiene el liderazgo suficiente para imponerse frente a la discusión presupuestaria y las y los trabajadores de la salud deben enfrentar nuevamente un año lleno de incertidumbres”, apuntan.

Por otra parte, la FEDEPRUS Metropolitana advierte que “ningún servicio de la región cuenta con los recursos para terminar el año, teniendo en cuenta que la pandemia no ha terminado y tenemos largas listas de espera y miles de patologías de diversa gravedad que ya copan los servicios de Urgencia de la capital”.

Movilización en Hospital San José

“Sabíamos desde hace más de un mes que el término del estado de excepción pondría fin a medidas excepcionales por parte de la autoridad y veníamos haciendo las gestiones para conocer los efectos que esto significaría, pero la autoridad central no instruyó indicaciones a los servicios respecto a recursos humanos, camas críticas y mantención de presupuesto, lo que implica una improvisación de las decisiones que se tomarán al respecto en cada centro asistencial”, señaló Sandra Olivares, presidenta de la FEDEPRUS Metropolitana.

En ese sentido, la dirigenta añadió que “esto implicó la salida de miles de trabajadores a honorarios, avisados de su término de relación laboral de un día para otro, sin reconocimiento a la labor y compromiso demostrado en estos últimos dos años; sin planificación debida para permitir organizar los servicios clínicos, y dejando unidades sin los refuerzos para el fin de semana pasado”.

Hospital Sótero del Río / Foto: @SandraOC69

A ello se suma la denuncia de que el Ministerio de Salud decidió el retorno presencial de todos los funcionarios que habían permanecido a resguardo durante la pandemia, estando dentro de estos las mujeres embarazadas y las mamás que se encuentran al cuidado de niñas y niños por edad o por enfermedad. “Esto implicó una sensación completa de abandono de parte de las autoridades, debiendo volver a trabajar a un hospital desde el 1 de octubre, en algunos casos sin considerar la naturaleza de las funciones y el riesgo que implica esa medida”, enfatizó Sandra Olivares.

Total
30
Shares
Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Related Posts
¡Apoya al periodismo independiente! Sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran.
Únete aquí

¡Apoya al periodismo independiente!

Súmate, sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran. Así podremos seguir con los reportajes, crónicas y programas, que buscan mostrar la otra cara de la realidad, esa que no encontrarás en los medios de comunicación hegemónicos.