Volcom, el Ferrari donde se cruzan las ‘dos cabezas’ del patrimonio de la familia presidencial

El caso Volcom ha puesto las miradas en la relación de la familia Piñera con esta administradora de fondos. Sin embargo, poco se dice de su rol como aportantes o inversionistas de los fondos que representa la firma de Pablo Larraín Aninat y José Miguel Bulnes. Hasta ayer solo se sabía que Odisea, la sociedad con la que los hijos manejan parte del patrimonio de la familia presidencial, figuró públicamente hasta septiembre de 2016 en dos fondos de Volcom. Pero fue Bulnes quien confirmó que la fortuna presidencial es la mayor socia de los fondos de Volcom y que en 9 están las AFP. Distinto a Moneda Asset, donde mantiene posiciones más pequeñas, aquí es relevante. Así se cruzan las dos partes de la fortuna de Piñera: la de su fideicomiso ciego y parte de la que ‘traspasó’ a sus hijos, hoy en el extranjero y no sujeto a fideicomiso.


El Presidente Sebastián Piñera es un inversionista diversificado. Pone los huevos en distintas canastas y no controla empresas. Sus únicas excepciones fueron LAN y Chilevisión las que cambió por la Presidencia de la República en 2010.

Integrante del top ten de mayores multimillonarios de Chile y del exclusivo club Forbes, al mandatario se le atribuye una fortuna cercana a los US2.800 millones a valor de mercado, aunque la pandemia podría haber mermado temporalmente esa cifra.

Es un optimista de los negocios y siempre apuesta a futuro, donde hay riesgo. Y allí Volcom es su Ferrari, su vehículo de inversión para apostar. El problema es que no existe certeza de donde tiene invertido todo su patrimonio ni el de sus hijos pues el fideicomiso sólo tomó inversiones locales. Antes de asumir, las sociedades del presidente enviaban cientos de millones de dólares hacia sociedades en el exterior.

Dos cabezas

Su fortuna desde el año 2010 figura separada en dos. Una parte bajo su control, fundamentalmente a través de Bancard Inversiones Limitada, calculada en poco menos de US$ 1.200 millones al tres de marzo de 2018 (cifra considerada en ese momento muy inferior a su valor comercial) cuando la entregó a un fideicomiso ciego que administran tres entidades financieras: Altis, BTG y Moneda.

La segunda parte, cuyo valor comercial se desconoce en su totalidad, fue transferida a sus hijos y nietos, que la manejan desde Inversiones Odisea. Una porción del patrimonio de los hijos entró a un fideicomiso voluntario en 2018 (entregado a BTG y Credicorp), pero sólo en sus inversiones locales.

La opacidad de la información impide saber si ambos patrimonios actúan por separado en el ‘mercado’ o si las inversiones que realiza por un lado, se complementan por otro. Lo cierto es que se levanta una piedra en Sanhattan -mercado pequeño para inversionistas de su tamaño- y el apellido Piñera aparece.

En ILC (Inversiones La Construcción), por ejemplo, la empresa controlada por la Cámara Chilena de la Construcción, el mandatario tenía un pequeño porcentaje a través de distintos fondos de inversión administrados por Moneda AGF.

Esta había puesto $19.788 millones de su patrimonio en los fondos Small Caps y Pionero en dos operaciones: mayo de 2009 y abril de 2011. Cuando inició su último periodo presidencial la cifra invertida llegaba a $30.816 millones pues no sólo no vendió su posición cuando dejó la presidencia en marzo de 2014, sino que subió la apuesta.

Aunque parece una cifra multimillonaria para el común de la gente, el monto apenas roza el 2% de su fortuna total.

Para Piñera esa es sólo una de sus inversiones, pues en Volcom la apuesta es mayor. Según Bulnes, Odisea es el mayor inversionista en los llamados Activos Alternativos (alto riesgo y alta rentabilidad) en fondos de inversión locales, detrás de las AFP. Por eso en Volcom, los fondos de los afiliados se relacionan con la fortuna del presidente.

El socio

Hoy todas las miradas están puestas en la administradora Volcom. La participación de su hijo, Sebastián Piñera Morel, en la fundación a mediados de 2015, y su estrecha relación con el actual controlador Pablo Larraín Aninat, han instalado la duda sobre la independencia de Larraín respecto de los Piñera, pues todos entienden que detrás del hijo está el padre.

Ayer, el propio Bulnes confirmó la presencia del patrimonio presidencial en Volcom. En una entrevista con El Mercurio, dijo que Odisea es el mayor aportante en varios de sus fondos y que también lo es en fondos de Picton y Compass, empresas conocidas en el sector.

Porque en realidad el negocio de la AGF es pequeño comparado con la inversión en los fondos. Volcom, por ejemplo, puede cobrar poco más de un 1,1% como comisión, no más de US$ 11 millones al año si maneja US$ 1.000 millones.

La importancia del negocio está en la inversión que realizan los aportantes. Volcom es solo el vehículo, y allí se cruzan los caminos de las AFP y Piñera.  Según Bulnes, los fondos de pensiones participan en nueve de sus fondos.

Uno de esos casos es el fondo de inversión PE Secundary II de Volcom. Sobre éste, el dueño de Felices y Forrados, Gino Lorenzini, denunció que había perdido 77% en un día en 2017. Después de largo tiempo sin contestar a la denuncia, esta semana Volcom contraatacó.

En la semana el Diario Financiero informó que Volcom estudiaba acciones legales contra Lorenzini y este sábado -un día atípico para este tipo de informaciones- envió un hecho esencial a la Comisión para el Mercado Financiero (CMF) donde desmienten los dichos de FyF. En cambio señalan que ese fondo ganó 15% anual compuesto (incluyendo rescates y pago de dividendos) y que multiplicó por 1,33 veces la inversión en 58 meses. “Esta administradora no entiende de qué forma puede llegarse a una conclusión distinta”, señala el escrito enviado por la gerenta general de Volcom AGF.

La arremetida concluyó con una entrevista a El Mercurio donde confirman que la familia Piñera invierte parte de su patrimonio en los fondos de Volcom, aunque lo cataloga como normal porque también es relevante inversor en fondos de Picton y Compass Group.

Hasta ahora sólo se sabía que la fortuna de los Piñera, a través de Odisea, ‘acompañó’ en sus primeros años algunos fondos creados por Volcom.

Un artículo de 2017 de El Mostrador Mercados revela como en dos fondos está explícita la inversión de Odisea a septiembre de 2016. En total, unos US$36 millones en los fondos PE Secundary I y Special Situations.

Sin embargo, desde entonces dejó de figurar el nombre de la sociedad en la Comisión para el Mercado  Financiero (CMF) y su inversión está representada por BTG y Credicorp.

En total, Volcom maneja un patrimonio de US$ 1.300 millones, de los cuales un tercio (US$ 375 millones) lo han puesto las AFP. Credicorp y BTG figuran como los principales aportantes de varios fondos de la administradora, pero no hay certeza de si su participación considera sólo patrimonio de Odisea.

Odisea es la sociedad que controlan los hijos y nietos de Sebastián Piñera y a la cual le fue traspasada la propiedad de parte de su fortuna el año 2005, proceso que concluyó en 2010. Sin embargo, el patrimonio del presidente y el de sus hijos se cruzan permanentemente.

En paralelo, mientras invertía en los fondos de Volcom en 2016, Odisea figuraba con inversiones en Islas Vírgenes (IVB) y Luxemburgo -en el primer caso aún calificado como paraíso fiscal- con financiamiento de Bancard Inversiones Limitada, la sociedad matriz del fideicomiso de Piñera declarado en marzo de 2018.

Otro artículo de El Desconcierto de diciembre de 2019, reveló que entre 2015 y 2016 Bancard Inversiones Limitada traspasó más de US$ 440 millones a sociedades relacionadas que invertían en IVB Y Luxemburgo.

Bancard aseguró que desde 2018 dejaron de invertir en dichos territorios pero quedó registrado que una parte importante de la fortuna cruza permanentemente la frontera desde sociedades del presidente a sociedades de sus hijos.

El impulso legislativo

Según Bulnes, Piñera está enfocado en Activos Alternativos (AA) y por eso está en sus fondos y en otros del mercado.

Los fondos que invierten en AA los manejan gestoras del tipo Moneda, Larraín Vial o Volcom. Estas toman la plata de los fondos y la ponen en estos activos, que son empresas no tan grandes y en problemas financieros, ganando por el interés de la deuda. O en empresas que puedan dar un salto y multiplicar su valor en pocos años.

El mandato de Piñera a las administradoras Altis, BTG y Moneda en su fideicomiso del tres de marzo de 2018 es claro: los recursos que se obtengan de vender la cartera inicial (donde estaba ILC a través de Moneda) deben ir, por un lado, al extranjero y por otro, a Activos Alternativos.

En la misma línea, los fondos de pensiones también están apostando a esas inversiones.

Recientemente el Congreso aprobó un proyecto de ley que aumentó de 15% a 20% el límite de inversión en AA. El presidente de Credicorp, Guillermo Tagle, una de las administradoras de este tipo de fondos que maneja parte del fideicomiso voluntario de los hijos del presidente, explicó en frente de los parlamentarios que estos cambios diversifican las inversiones, buscan mayor rentabilidad y permiten llegar a empresas de menor tamaño en momentos de pandemia.

Lo dijo como presidente del consejo consultivo del Mercado de Capitales, entidad público-privada que por ley asesora a Hacienda en regulaciones del sector financiero. Su hermano, Andrés Tagle, fue nombrado presidente de Banco Estado en 2018 pero lo sacaron en junio pasado para el ingreso de Sebastián Sichel.

Sus estimaciones indicaban que las AFP podrían invertir US$ 10.000 millones adicionales en este tipo de activos. Un socio privilegiado para la fortuna presidencial.

Nota complementaria

En lo que respecta a la comisión investigadora en el Congreso que investigará las denuncias de presuntas “triangulaciones” de dinero por parte de Sebastián Piñera a través de inversiones con AFP, fue aprobada el jueves 03 de diciembre (97 votos a favor, 22 en contra y 24 abstenciones). Desde el parlamento confirman a este medio que en el mes de enero 2021 empieza a sesionar esta comisión.

Se acusa una supuesta triangulación entre AFP Habitat y Moneda Asset Management. FyF denunció que Piñera tendría parte de su fideicomiso ciego en un fondo de Moneda, que a su vez invierte en ILC y que participa en la propiedad de AFP Habitat. Esta última, al mismo tiempo, invertiría en fondos de Moneda.

Desde el palacio de Gobierno aseguraron que se trata de “una denuncia bastante antigua” y que la Superintendencia de Pensiones concluyó que no había “absolutamente nada irregular”.

Total
1K
Shares
Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Artículos Relacionados
¡Apoya al periodismo independiente! Sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran.
Únete aquí

¡Apoya al periodismo independiente!

Súmate, sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran. Así podremos seguir con los reportajes, crónicas y programas, que buscan mostrar la otra cara de la realidad, esa que no encontrarás en los medio de comunicación hegemónicos.