VIDEO | “¡Únanse al baile!”: Canción de Los Prisioneros se transforma en himno en el estallido social peruano

Compuesta por Jorge González, ‘El baile de los que sobran’ se convirtió en uno de los himnos en las multitudinarias marchas desarrolladas en Lima el fin de semana en medio de las protestas que derivaron en la renuncia del presidente de facto, Manuel Merino. “Las protestas son masivas, alegres, con aires de carnaval por un futuro mejor. Y ahí van a parecer sí o sí las canciones musicalmente alegres, pero a la vez serias en su contenido como las de Jorge González“, nos comenta Emiliano Aguayo.


Tal como ocurrió en Chile durante el estallido social de octubre de 2019, durante las protestas de los últimos días que han ocurrido en Perú, debido a la profunda crisis política que afecta al vecino país, una canción que ha sonado fuerte en las calles como himno de lucha y resistencia popular: ‘El baile de los que sobran’ de Los Prisioneros.

Compuesta por Jorge González en 1986 y aparecida en el disco Pateando Piedras, la canción comenzó a ser coreada en las múltiples manifestaciones que se desarrollaron en Lima y que derivaron en la renuncia del presidente de facto, Manuel Merino, tras la destitución de Martín Vizcarra por el Congreso.

A través de redes sociales, usuarios compartieron aquellos momentos en que la canción era cantada por miles de peruanos que marchaban por las calles y resistían la brutal represión de la policía peruana, que ya ha dejado dos muertos y un Centenar de heridos y denuncias de violaciones de DD.HH.

Las imágenes recordaban lo que pasó en Chile hace un año en las multitudinarias marchas que copaban las calles de Santiago y regiones y en donde la canción de González también era fuertemente coreada.

Un baile latinoamericano

“‘El baile de los que sobran’, como muchas canciones –como es el sello de Jorge González– te hace bailar, pero también reflexionar. Son canciones de juerga, de protesta, de masividad, pero también de análisis, de demandas sociales. Y se quedaron para siempre en el inconsciente colectivo de todo un continente”, nos comenta Emiliano Aguayo, autor de Maldito Sudaca (2005) e Independencia Cultural (2020), ambos libros de conversaciones con Jorge González.

El periodista también agrega que es una canción desesperanzadora, “pues habla de una falta de oportunidades, de sueños truncados, de ver qué hacer con tu vida cuando no se ve un futuro claro. Y ese sentimiento ha estado recorriendo las últimas décadas en Latinoamérica”.

“Desde que apareció esa canción que ya es un himno, el per cápita aumentó, lo sabemos, pero no siempre llegó a todos los ciudadanos que hablan español igual que nosotros. La educación pública, en estos países es similar a la nuestra. Los puestos laborales, lo mismo”.

Emiliano Aguayo

Para Cristobal González, autor del libro Latinoamérica en grande. La ruta internacional de Los Prisioneros (SantiagoAnder, 2019), “es muy emocionante ver a nuestros vecinos cantando ‘El baile de los que sobran’, pero no es tan impresionante”, dice. El también músico (ex Santo Barrio) recalca que el fenómeno ya lo habíamos visto en protestas y actos en Colombia y Uruguay.

“Faltaba Perú, el país –fuera de Chile– donde más quisieron a Los Prisioneros. Investigando para mi libro, di con mucho material sobre Los Prisioneros en Perú, la relación de la banda con el vecino país da incluso para un libro aparte. Teniendo esas referencias de tanto cariño y amor por la banda y por sus canciones, es muy lógico. Es hermoso en verdad, Jorge debe sentir una gran emoción”.

Cristóbal González

González también hace un pequeña reflexión sobre la impresionante situación que está pasando Perú. “Creo que los hechos sociales y políticos que como chilenos hemos vivido desde el año pasado más la pandemia, nos impiden poner debida atención a lo ocurre en otros países. Estamos demasiado concentrados en nuestro día a día, pero es una crisis muy profunda, parecida –en parte– a la de Argentina a comienzos de siglo, con sucesivos cambios de presidente”, comenta.

“En Chile hay gratuidad y muchos que antes no podían, acceden hoy a la educación superior, donde pueden obtener un título, pero al salir de allí y pegar orgullosos el ‘cartón’ en la pared, por falta de contactos, se quedan igualmente pateando piedras, como aquel latino que antes ni siquiera aspiraba a seguir estudiando después de la secundaria, porque los secretos se siguen contando aún sólo en algunos espacios de poder”, comenta también Aguayo.

“Las protestas son masivas, alegres, con aires de carnaval por un futuro mejor. Y ahí van a parecer sí o sí las canciones musicalmente alegres, pero a la vez serias en su contenido como las de Jorge González. Es Uruguay, es Colombia, es Chile, es Perú, es Latinoamérica la que quiere cambiar su futuro y para eso se necesita cantar con fuerza lo que hay que cambiar. En Chile, al menos, de la mano de Víctor Jara, Violeta Parra y Jorge González, ya vamos avanzando”.

Emiliano Aguayo
Total
1K
Shares
Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Related Posts