“¡Vamos a buscar! El camino de Gokú en Chile”: Viaje a la nostalgia

A través de una acuciosa investigación y un relato entretenido, el periodista Daniel Madrid relata en “¡Vamos a buscar! El camino de Gokú en Chile” la historia del impacto que tuvo la saga de animé Dragon Ball en nuestro país, que encantó a varias generaciones de niños… y otros no tanto. 


Casi como las mismas sagas de los guerreros Z –o para hacer otra referencia a la misma serie, como el Camino de la Serpiente–, el libro ¡Vamos a buscar! El camino de Gokú en Chile parece interminable. Pero al igual como pasa con el animé, desde un inicio el entretenido y acucioso relato hace que el lector permanezca fiel a la lectura de sus páginas (las que en total suman 459, todo un desafío).

La propuesta del periodista Daniel Madrid es atractiva ya que escapa de la lógica de otras publicaciones en torno a la obra fundamental de Akira Toriyama. Su investigación no trata solo de la historia en sí de Dragón Ball –aunque encontramos parte de eso en sus primeras páginas–, sino que se trata del impacto que tuvieron las aventuras de Gokú y sus amigos en el país, con un estilo entretenido que mezcla la rigurosidad periodística, el cariño por los detalles, la pasión por la saga animada y la crónica vivencial.

vamos a buscar

La fantástica aventura va a empezar

La verdad es que Vamos a buscar es una fuente interminable de datos e historias que sucedieron el mundo real para que toda una generación de niños y adolescentes pudiesen deslumbrarse con la mítica serie. Todo, en paralelo a lo que pasaba en pantalla, entre la búsqueda de las esferas del dragón, los torneos de artes marciales, los viajes a Namekusei, o las infartantes batallas contra Freezer, Cell o Majin Boo transmitidas a finales de los noventa.

Desde cómo se dio la llegada de las primeras películas en VHS –que correspondían a la secuela de la primera serie que ni siquiera se estrenaba aún: Dragon Ball Z– que circulaban en un circuito más bien especializado y underground, hasta la proliferación de toda la mercadotécnia que se produjo gracias a la popularidad alcanzada por las diferentes sagas de ahí en más.

A la par de cada nueva aventura de los guerreros saiyajines, toda una nueva industria de la televisión y el entretenimiento tenía sus propias batallas en el mundo de los negocios debido al uso de derechos de transmisión e imagen, temas en los que Madrid se inmiscuye de lleno, analizando con prolijidad cada suceso. De esta manera, el autor entrega detalles deslumbrantes sobre álbumes, juguetes, videos/DVD, música en vivo, y un sin fin de merchandising (productos) legales e ilegal.

Conversaciones con distintos profesionales que hicieron posible el desarrollo de Dragon Ball en Chile es otra de las aristas que destaca el libro. Incluso, entre ejecutivos de canales de televisión, la exdueña de Salo (distribuidores de los álbumes), periodistas y directores discográficos, Madrid se da el lujo de entrevistar a su madre, en su calidad de socióloga y por haber sido testigo privilegiada de la pasión que despertó la serie en un niño criado en los noventa.

Un milagro increíble se esconde ahí    

Por si fuera poco, cada huella que dejó Dragon Ball en la prensa local, sea cual sea la noticia involucrada (ventas fraudulentas de videos, publicidad, demandas, reportajes sobre la serie, convenciones, o usos de la iconografía pop en cualquier situación), Madrid las rastreó como si se tratasen de las mismas esferas del dragón. Así es como nos encontraremos datos como los horarios y rating de la serie, las veces que se repitieron, los álbumes de colección que salieron, los premios sorteados, la música que estuvo disponible a la venta y hasta los conciertos realizados por los actores que han hechos los doblajes al español.

vamos a buscar
Daniel Tapia

¡Vamos a buscar! El camino de Gokú en Chile es una verdadero y completísimo almanaque de datos, recuerdos, anécdotas, curiosidades e imágenes que el manga ideado por Toriyama ha dejado durante 25 años en un país donde toda una generación, a finales del siglo XX, levantó los brazos mirando el televisor para entregarle su energía a Gokú y este hiciera la Genkidama y derrotara al villano de turno.

Total
5
Shares
Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Artículos Relacionados
Leer más

Banda de punk Horregias: “No es la resiliencia de querer sobrevivir a este sistema para pertenecer, es rebeldía”

La provocadora banda lesbiana de punk rock camión volvió a la carga con ‘Nicole Saavedra Bahamondes’, una denuncia devenida en canción que relata la historia de la joven quillotana víctima de un crimen de lesbo odio en 2016 y que ya venían tocando hace un buen tiempo pero que ahora decidieron grabarla para perpetuar su mensaje. “Nosotras peleamos por justicia, pero todavía no tenemos muy claro qué es lo que es la justicia para nosotras las lesbianas o para las personas trans”, cuentan en Cultura B.
Leer más

Primera Línea| “Newen”, por Juana Pérez

Muchas son las expresiones de arte urbano que han decorado las paredes públicas de la ciudad a partir del estallido social. Juana Pérez ha sido una de esas artistas que, lata en mano, ha impregnado las calles con sus mensajes llenos de fuerza y un estilo con una identidad única. En Cultura B, nos cuenta la historia tras la pintada de "Newen", obra que, en sus palabras, se pintó para "alentar a todos los que están siendo parte de la revolución".
maule indomito
Leer más

“Maule Indómito: La rapsodia de una noche”. El documental del seguimiento del cóndor por los cielos maulinos

Tras cuatro años grabando de cordillera a mar la región del Maule, el docu-ficción "Maule Indómito: La rapsodia de una noche", del realizador Roberto Ludueñas ofrece un relato sobrecogedor de sus cielos mediante imágenes de alta calidad y astrofotografías que permiten al espectador dar un recorrido único entre constelaciones, galaxias y lluvias de estrellas.
¡Apoya al periodismo independiente! Sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran.
Únete aquí

¡Apoya al periodismo independiente!

Súmate, sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran. Así podremos seguir con los reportajes, crónicas y programas, que buscan mostrar la otra cara de la realidad, esa que no encontrarás en los medio de comunicación hegemónicos.