Una reflexión en primera persona: Stingo desde la constituyente

Soy un profundo querendón de los comunistas, los he defendido muchas veces y lo seguiré haciendo, he conocido su profundo amor por Chile y sus trabajadores, su defensa irrestricta de la democracia en Chile, el sufrimiento de su gente durante la dictadura, pero no dejo de sorprenderme de sus técnicas y tácticas negociadoras.


Los últimos días, que son además los primeros, la Convención Constitucional o Asamblea Constituyente ha tenido una movida instalación y remecida partida (que aún no termina, por lo demás).

Entre las cosas más curiosas que he podido apreciar, es lo urgente e importante de todo lo que ahí sucede. Cada acuerdo, cada decisión, cada tema que se va a tocar, tiene prioridad, amerita una reunión urgente, requiere organizarse para enfrentarlo, etc. lo que, por cierto, va produciendo un nivel de estrés galopante. 

Lo contradictorio de todo esto, es que estamos recién formando una mesa directiva que tiene el carácter de transitoria y unas comisiones que duran treinta días. Pero las luchas son intestinales. Los coordinadores que no logran quedar como tales en las comisiones de treinta días, se cortan las venas y declaran al mundo traiciones e ignominia. Los y las convencionales que no logran una vicepresidencia temporal, denuncian felonías, infamias y bajezas que ponen en entredicho acuerdos políticos de carácter más general.

Con esto último, me refiero a los miembros del Partido Comunista que no han escatimado esfuerzos a través de la prensa oficial y de las redes sociales en disparar contra el Frente Amplio por no haberlos apoyado como ellos querían. Soy un profundo querendón de los comunistas, los he defendido muchas veces y lo seguiré haciendo, he conocido su profundo amor por Chile y sus trabajadores, su defensa irrestricta de la democracia en Chile, el sufrimiento de su gente durante la dictadura, pero no dejo de sorprenderme de sus técnicas y tácticas negociadoras.

No son muchos en la Convención, con seis constituyentes oficiales y una que ingresó por los pueblos originarios, pero pareciera que son la mitad de la asamblea. Se multiplican para dar declaraciones a la prensa, escriben asiduamente en sus redes sociales denunciando y rasgando vestiduras cuando algo no les parece y exigen ser considerados como si todo el mundo les debiera algo (aunque en eso puede que tengan algo de razón). 

Ahora, con el fin de negociar mejores cupos en la parlamentaria de fin de año, luego de su derrota frente al candidato a Presidente del Frente Amplio, amenazan con quebrar el pacto Apruebo Dignidad, reclamando por cada cosa que les parece que fueron pasados a llevar o traicionados.

El viejo dicho “guagua que no llora no mama” se aplica aquí de forma textual. No han dudado en usar a la Convención Constitucional para presionar a Gabriel Boric y su equipo para intentar influir en el programa y en los eventuales candidatos que puedan llevar en el pacto. Debo aprender de los comunistas. No dudan en coquetear con otros grupos políticos como La Lista del Pueblo, los movimientos sociales y los pueblos originarios, pero exigen total lealtad de sus aliados formales. No dudan en acusar a sus socios de neoliberales o de que se venden a la derecha a pesar de que el Frente Amplio no ha dado ningún patrocinio ni ningún voto en las comisiones a la derecha. A pesar de esta falta de lealtad exigen todo el cariño a la hora de los votos.

Mientras tanto, la Convención sigue su curso y ya se han aprobado más de cien iniciativas reglamentarias, las comisiones están todas funcionando y poco a poco, el Gobierno ha ido entendiendo la idea que debe cumplir el Artículo 133 de la actual Constitución y poner el apoyo técnico, administrativo y financiero que sea necesario para la instalación y funcionamiento de la Convención.

*Las opiniones vertidas en esta columna son de exclusiva responsabilidad de quien las emite y no representan necesariamente al medio de comunicación La Voz de los que Sobran.

Total
96
Shares
Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Related Posts
¡Apoya al periodismo independiente! Sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran.
Únete aquí

¡Apoya al periodismo independiente!

Súmate, sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran. Así podremos seguir con los reportajes, crónicas y programas, que buscan mostrar la otra cara de la realidad, esa que no encontrarás en los medio de comunicación hegemónicos.