Una nueva Constitución

El plebiscito de octubre representa la gran oportunidad de comenzar la batalla por un cambio constitucional que sea el fundamento jurídico de un nuevo Chile.

En octubre 2020 tendrá lugar la primera batalla por el cambio constitucional. Ella tiene relación con el apruebo.

¿Porque es necesario cambiar la constitución?. Por qué ella tiene el sello de Pinochet. Se elaboró durante su gobierno por una comisión ad hoc.

Al principio determinaba la existencia de una democracia semi representativa con senadores designados y un Consejo de Seguridad Nacional con mayoría militar.

Estos elementos autoritarios fueron eliminados por las reformas introducidas al final del gobierno de Ricardo Lagos.

Pero, pese a los cambios, sigue teniendo la impronta dictatorial, una de cuyas expresiones son los altos quórums necesarios para su cambio.

Por ello la posibilidad de elaborar una nueva constitución es una gran tarea. Otorga la posibilidad de caminar hacia una democracia más participativa que la que existe actualmente. Una donde los ciudadanos tengan más derechos.

¿Cómo se elabora una nueva constitución?. La forma más democrática es una asamblea constituyente.

En ella se podrían plantear los contenidos que se formulan a continuación.

Una constitución donde los ciudadanos, por ejemplo, puedan presentar proyectos de ley a la discusión parlamentaria.

Donde puedan cuestionar proyectos elaborados por el parlamento pidiendo plebiscito.

Donde puedan criticar a los parlamentarios que en su mandato no cumplen sus promesas de campaña.

Donde se creen instancias de participación de los trabajadores en la dirección de las empresas donde trabajan.

Donde los ciudadanos puedan participar en la elaboración del presupuesto nacional y también de los presupuestos municipales.

Donde se camine de una democracia representativa convencional a una democracia participativa.

Esto no significa prescindir del capitalismo, lo que sería una ilusión, pero si  introducir reformas; reformas cuyo contenido se puede definir de social demócrata.

Se trata, en todo caso, de una larga lucha, pero a la cual, por lo mismo, hay que darle comienzo.

Hay que comenzar hablando de estas reformas, de manera que ocurran dos cosas: primero, que su contenido se vaya precisando; segundo que se convenza los ciudadanos de la necesidad de introducir reformas de este tipo.

El plebiscito de octubre representa la gran oportunidad de comenzar la batalla por un cambio constitucional que sea el fundamento jurídico de un nuevo Chile.

No hay que mitificar la elaboración de una nueva constitución. Ella no es más que el comienzo. Por tanto sería el primer paso de una batalla por el cambio; el primero de una larga lucha.

Total
1
Shares
Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Related Posts