Una comuna en el olvido: Til Til “el patio trasero” de Santiago

A raíz del fallecimiento de su alcalde, Nelson Orellana, la zona de cárceles, rellenos sanitarios y sequía, vuelve a estar en la palestra. A pesar que los vecinos llevan años denunciando el abandono, la situación se agudizó durante la crisis sanitaria. Sus habitantes, siguen peleando contra la contaminación, la escasez hídrica y la pobreza.  Esta es su historia.

Era la mañana del martes 16 de junio y en medio de la sesión en la Cámara de Diputados, el parlamentario de la Unión Demócrata Independiente, Patricio Melero, informó sobre el fallecimiento de Nelson Orellana, alcalde de Til Til, producto de una intervención quirúrgica de la cual no pudo reponerse. Pero, el estado de salud del edil de la comuna había sido noticia semanas previas. El pasado 29 de mayo se confirmó su diagnóstico de Covid-19 y estuvo en cuarentena hasta que anunció  su total recuperación. Era el primer alcalde de la Región Metropolitana en contagiarse del virus.

-Siento mi deber de comunicarles que hoy he resultado positivo al test de Covid-19, por lo que estoy contagiado con este flagelo (…) Mi condición actualmente es estable-, explicó  por medio de un comunicado el día 29 de mayo.

Su salud empeoró al sufrir un infarto el 11 junio. Producto de su gravedad, la autoridad fue trasladada en helicóptero hasta la Clínica Las Condes, mismo recinto asistencial donde falleció la mañana del martes.

Ese mismo día, y dada la crisis sanitaria en el país, la despedida del edil fue sin pompas ni reconocimientos. El cortejo fúnebre realizó un breve recorrido por distintas calles de la comuna, mientras los vecinos se despedían desde sus puertas o ventanas. Debido al protocolo Covid-19, sus restos fueron llevados directamente al cementerio.

Durante semanas, Nelson Orellana solicitó a las autoridades incluir a Til Til en las comunas con cuarentena, debido al aumento de contagios en la zona, que llegó  un total de 204 casos de contagios según el último informe epidemiológico. El 12 de junio comenzó el aislamiento. No era la primera vez que le había tocado insistir por atención para su comuna. Varias veces se refirió a ella como “el patio trasero de Santiago”.

En julio del 2017, Orellana estuvo en el ojo del huracán, luego de anunciar la clausura del relleno sanitario KDM, ante lo cual el ex intendente de Santiago, Claudio Orrego, desmintió dicha decisión, afirmando que solo la Seremi de Salud y la Superintendencia del Medio Ambiente, podían decretar su cierre.

Nelson Orellana

Héctor Ahumada, editor de Tvo Til Til y vecino de la comuna, cuenta que  la noticia de su muerte fue totalmente  inesperada y explica que Orellana había nacido en el pueblo, y en su opinión siempre trato de hacer lo mejor por Til Til. La comuna es conocida por el abandono que han denunciado sus habitantes, una inminente crisis medioambiental y –a estos días- se suma la amenaza del virus.

Para Ahumada la pandemia se vivió de dos maneras en la comuna: en primera instancia la vivieron de lejos, como algo externo, prácticamente se sentían aislados de las noticias que pasaban por la televisión; la segunda, es cuando empiezan aparecer los primeros casos y en un abrir y cerrar de ojos alcanzan una alta tasa de contagio. Además, como en otros lugares abandonados de Chile, no están las condiciones mínimas para la atención primaria y el hospital de Til Til está totalmente colapsado.

– Til Til es un pueblo que vive en constante resistencia, a las empresas contaminantes, a las malas decisiones del ejecutivo, a la sequía. Es un pueblo que lucha-, espeta.

¿Cómo lavarse las manos en medio de una crisis hídrica? Ese ha sido uno de los problemas que han experimentado vecinos del sector La Cumbre, quienes lícita y llanamente no tienen agua y dependen directamente de camiones aljibes para conseguirla. Es un reparto de agua potable que se hace diariamente, pero el agua  nunca es suficiente.

Además, a pesar de convivir con un relleno sanitario (KDM), durante los últimos días, la recolección de basura se vio interrumpida por las fallas mecánicas de dos de los tres camiones recolectores, a lo que se suma que parte del personal esté contagiado por el virus, empeorando la situación de la crisis sanitaria en Til Til.

Según Claudia Parra, alcaldesa subrogante de la comuna, el ítem seguridad es nulo. No cuentan con la dotación policial necesaria para fiscalizar el cumplimiento de la cuarentena, ya que en “Til Til centro”, solo hay una tenencia, y de los cuatros carabineros que habían, tres se contagiaron, y solo había uno para  20 mil habitantes.

***

Til TIl está ubicado a una hora de Santiago, es su acceso directo un camino de dos vías que llevan el mismo nombre. Está rodeado de pastizales y flora desértica. La población más vulnerable de la comuna trabaja de temporeros y en otras actividades agrícolas y ganaderas.

La crisis ambiental que afecta la zona, se menciona en el informe “Misión de Observación”, realizado en el 2018 por el Instituto Nacional de Derechos Humanos INDH, el que se refiere a la comuna como una “Zona de Sacrificio”. Allí se ubica  una chanchería (Porkland), además del relleno sanitario (KDM), una planta de tratamiento de aguas servidas y acopio de residuos sólidos (Aguas Andinas), y un tranque de Relave (Codelco).

-Aparte de eso, hay una fábrica de cemento que realiza algunas emisiones, como polvo en suspensión-,  relata César Villalba, habitante de Til Til, quien explica que algunas de las consecuencias que ha traído el relleno sanitario. Hay contaminación en el agua, mal olor, moscas y ratones, lo que a su vez  provoca enfermedades estomacales a los vecinos que viven cerca del  relleno.

Otra de las comunidades afectadas por la escasez hídrica es Rungue, en donde tienen agua un par de horas durante el día, -según explica el informe del INDH- también dependen directamente de camiones aljibes.

-Hemos constatado que la violencia de ser una “zona de sacrificio” es gran parte del relato de pobreza (…) En este caso, basta considerar la magnitud del sacrificio ambiental para estimar lo que experimentan sus habitantes. Vivir en una zona de sacrificio es muy difícil-, explica Antonia Garcés, directora RM de la Fundación la Superación de la Pobreza.

Además explica que en base a las estimaciones de la encuesta Casen 2017, es que pueden confirmar que Til Til es una de las comunas más vulnerables de la Región Metropolitana, si se consideran, factores como el medioambiente y falta de conectividad entre sus distintas localidades.

Según César Villalba, a pesar de que Til Til se encuentra a 60 kilómetros de Santiago, presenta un desfase de entre 15 a 20 años en cuanto a su desarrollo comunal, dado que solo tienen una oficina del Banco Estado, un supermercado, dos cajeros automáticos, y una farmacia, lo que habla de la ruralidad de la comuna.

-Es un pueblo muy resiliente, que lucha incansablemente para estar en el mapa y destacar por sus bondades. Se necesita de mayor oportunidades, ya que su población envejece, por falta de ellas-, concluye Héctor Ahumada.

Total
10
Shares
Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Related Posts