Tribunal establece que registro policial en caso de joven que estuvo preso más de un año está “modificado y alterado”

“Tampoco es posible determinar que haya sido Matías Fuentes Purrán quien arrojó el elemento que se observa en las fotografías”, determinaron además los jueces, decretando la absolución del acusado.


El Tercer Tribunal de Juicio Oral en lo Penal (TOP) de Santiago absolvió este viernes a Matías Fuentes Purrán, acusado por el Ministerio Público como autor del delito reiterado de fabricación, porte y uso de bombas incendiarias, hecho supuestamente ocurrido el 15 de noviembre de 2019 en Providencia en el marco del llamado estallido social. Cabe recordar que el joven estuvo más de un año en prisión preventiva tras ser detenido el 6 de enero de 2020.

Según había señalado la Fiscalía, Fuentes habría fabricado a lo menos dos bombas molotov, las que luego habría transportado hasta la calle Carabineros de Chile, donde habría encendido una, lanzándola posteriormente al personal policial. En tanto, según aseguró el Ministerio Público, el segundo artefacto incendiario no habría alcanzado a ser lanzado. Luego de ello, el imputado habría abandonado el lugar de los incidentes en una motocicleta de su propiedad.

Sin embargo, en una resolución unánime, el Tercer TOP de Santiago estableció que la prueba rendida resultó insuficiente para tener por acreditados los hechos y la participación del acusado. “Los elementos de convicción presentados en estrados, consistente en prueba testimonial, documental, material, video y fotografías, resultaron insuficientes para tener por establecidos los hechos de la acusación fiscal en la forma propuesta por el persecutor, toda vez que tal evidencia no da cuenta de manera fehaciente e indubitada que el artefacto que se ve que un joven arroja al aire se trate de (…) una bomba molotov como lo sostiene el acusador”. Junto con ello, se señaló que tampoco “compareció en estrados un perito que explicara la preparación y efectos de tal elemento y que esto dijera relación con lo que se observa en las fotografías incorporadas”.

Matías Fuentes Purrán

Por otra parte, el tribunal destacó que “(…) tampoco es posible determinar con la prueba incorporada, que haya sido Matías Fuentes Purrán quien arrojó el elemento que se observa en las fotografías”. “Ni en éstas ni en el video incorporado, se pudo observar el rostro del joven que fue captado fotográficamente ese 15 de noviembre de 2019, habiendo estado los funcionarios que participaron en el procedimiento, a una distancia no superior a 3 o 4 metros de él, vestidos de civil, el que, según el decir de esos mismos funcionarios, al volver a la motocicleta el joven se sacó la capucha por varios minutos, quedando, en consecuencia, a rostro descubierto frente a ellos, e incluso se fumó un cigarro”, añadieron los jueces. 

El Tercer TOP de Santiago sumó más antecedentes para profundizar en la precariedad de las pruebas: “Ni siquiera se contó con una imagen que diera cuenta de la placa patente de la motocicleta en la que se retiró dicho joven, informada por lo funcionarios, no contando éstos con tal evidencia elemental que respalde sus dichos”.

Por último, los jueces sostuvieron que “el registro realizado por los policías en las cadenas de custodias aparece modificado o alterado (…) lo que claramente se contrapone a la pureza y a la normativa que se debe adoptar en dicho registro, lo que deviene en que lo consignado en tal documento quede dubitado”. 

Total
433
Shares
Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Related Posts