Tapani Brotherus: “Pinochet era un poco como Trump, con una sabiduría bastante limitada, pero muy apto para generar dinero para su propio interés”

“Héroes Invisibles”, la serie chilena-finlandesa emitida por CHV, se ha transformado en una de las producciones más aplaudidas y comentadas en redes sociales en los últimos días. La ficción, narra las proezas del ex encargado de negocios de Finlandia en Chile, Tapani Brotherus, a quien se le considera un héroe tras sacar del país al exilio, a través de la “ruta finlandesa”, a cerca de 2.500 chilenos tras el golpe Militar de 1973. “Pasaron cuatro décadas para que supieran lo que había hecho”, dice en una reciente entrevista contando que en su país natal no se sabía nada de lo que había hecho por algunos compatriotas chilenos.


Tapani Brotherus vivió en Chile hace 47 años, entre 1973 y 1976. Tenía 35 años a su llegada al país, con la investidura de diplomático en la Embajada de Finlandia, ejerciendo como encargado de negocios. En ese contexto, le tocó presenciar los cruentos hechos derivados del golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973. Este hecho, hará cambiar su vida.

La serie de CHV “Héroes Invisibles” cuenta justamente la historia de cómo este hombre extranjero decide ayudar a miles de chilenos que intentaban escapar de Chile al exilio, para evitar el asesinato en manos de los militares golpistas. En entrevista con radio Bio-Bio, Tapani Brotherus narra su extrema experiencia para salvar la vida de estos compatriotas que eran perseguidos por la dictadura de Pinochet.

“Son casi cincuenta años cuando ocurrió todo eso y puedo acordarme de todo, pero hicieron la película sobre un manuscrito que tiene mucho mérito en el ambiente y en los detalles. Mucha gente no sabía nada aquí en Finlandia sobre lo que había ocurrido, y ahora me doy cuenta que también en Chile es lo mismo”, recuerda el exdiplomático, que pudo ver la serie por televisión el año pasado en Europa.

Entre varias de las cosas que cuenta, dice que Pelle Heikkilä, el actor finés que lo interpreta, “lo hace bien” y que la serie “ambienta a la perfección lo que ocurrió en esa época”.

“Pinochet era un poco como Trump”

“Todos quisieron huir y escapar de Chile para salvar sus vidas en riesgo y la mayoría de ellos se fue a la República Democrática Alemana (RDA), quien quiso llevar chilenos a su país. Para Finlandia llegaron solamente unos cientos (…) Hubiéramos podido traer muchos más, pero en la época sólo había esta cuota de cientos, Suecia tomó diez veces o más. Fueron los primeros asilados que llegaron al país, fue algo nuevo y Chile tiene muy buena reputación en Finlandia. Claro, los últimos dos de años las noticias han sido menos buenas y hay una inquietud de lo que va a pasar y como se puede utilizar violencia militar en vez de mejorar la vida de la gente.”, recuerda Brotherus sobre el rescate que pudo hacer de más de dos mil chilenos en medio de la dictadura.

Sobre la visión que tiene del dictador Pinochet, sorprende con la comparativa que realiza: “No fui embajador y él solamente los recibía a ellos, yo estaba como encargado de negocios, el embajador que teníamos estaba en Buenos Aires, cuando él presentó sus credenciales con Pinochet, estuve presente, y oí la discusión que ellos tuvieron. Pinochet era un poco como Trump, con una sabiduría bastante limitada, pero muy apto para generar dinero para su propio interés. Lo que se sabe de Pinochet, después con el Banco Riggs y se supo cuánto dinero pudo sacar su familia a través del negocio de las armas”.

“(Mi esposa) pensaba que era lo que había que hacer

Tapani asegura que si la vida le diera la opción de volver 47 años atrás, replicaría las mismas acciones y que su esposa, Lysa Brotherus, fue factor determinante en ese complejo episodio que vivieron como familia protectora tras el derrocamiento de Salvador Allende.

“Ella se preocupaba de toda la gente que estaba en nuestra casa, habían 20 o 30 personas. La gente que venía a nuestra casa, como asilados, pensaba que había un servicio como en un hotel, pero no teníamos personal y mi señora estuvo cocinando hasta que se dividieron la labor con los asilados. Incluso, ella fue en el auto a Mendoza para comprar comida y fue a los mercados para adquirir lo que se podía. Manteniendo el orden y comida regular para las familias que estaban en la casa.

Sobre cómo era el proceso de extradición de los chilenos que lograron sacar de Chile, Tapani cuenta que era a través de un salvoconductos de cortesía. “Cuando tuvimos gente que quiso asilarse, tuvimos el nombre de ellos y yo fui a varios campos de concentración o detención, gente dentro y fuera de la embajada. Estas listas las presenté en la Cancillería, al jefe de protocolo de allá, y después dieron estos salvoconductos a países que no eran considerados enemigos de Chile y de la Junta”.

En la conversación, Brotherus cuenta además que volvió a Chile en dos oportunidades, en 2010, cuando abrieron el Museo de la Memoria, y el 2015, cuando la presidenta Michelle Bachelet le dio un reconocimiento por las acciones que realizó.”Eso fue impresionante para mí”, confiesa el hombre que hoy tiene 82 años.

Total
554
Shares
Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Related Posts
¡Apoya al periodismo independiente! Sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran.
Únete aquí

¡Apoya al periodismo independiente!

Súmate, sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran. Así podremos seguir con los reportajes, crónicas y programas, que buscan mostrar la otra cara de la realidad, esa que no encontrarás en los medio de comunicación hegemónicos.