Socialdemocracia a la chilena

Foto: Agencia Uno

Si Lavín lo hace en función de una postulación presidencial su actitud se torna sospechosa. Y además sorprendente porque se trata de un político que busca representar a la derecha chilena, embarcada hoy día en un proyecto de restauración conservadora.

Con sorpresa se le ha oído decir a Joaquín Lavín que postula la ideología socialdemócrata. Es evidente que una persona, especialmente si se trata de un político, tiene derecho a cambiar.

Pero si lo hace en función de una postulación presidencial su actitud se torna sospechosa. Y además sorprendente porque se trata de un político que busca representar a la derecha chilena, embarcada hoy día en un proyecto de restauración conservadora.

Además, si uno estudia la trayectoria de Joaquín Lavín la sorpresa aumenta. No hay que olvidar que estuvo en la concentración del Cerro Chacarillas recibiendo una medalla de Pinochet.

Ni tampoco que, al término del gobierno militar, escribió un libro en su defensa, calificándola de “revolución silenciosa”. Y a propósito de esa calificación se enfrentó en su momento con Eugenio Tironi, el cual entonces se ubicaba en la izquierda, posición que ha dejado en el olvido. En ese momento éste le respondió hablando de los “silencios de la revolución”.

La mentada revolución fue en realidad una contrarevolución, la cual arregló cuentas con el gobierno reformista de Frei Montalva y con el gobierno revolucionario de Allende.

Pero, además, ella de silenciosa no tuvo nada; más bien fue bulliciosa. Se trato de un periodo que hizo demasiado ruido.

Las reformas neoliberales de la economía, la mercantilización de la cultura, la implantación de la constitución del 80 fue acompañada de apresamientos masivos, de torturas, de cuerpos lanzados al mar. Más bullicio imposible: una contrarevolución represiva y, por lo mismo, agotadora.

Lavín para defenderla la llamo silenciosa. Una idea singular del silencio. Porque detrás de ella estaba el terrible bullicio de los asesinatos y de las torturas.

Pero el Lavín de esa época se inspiraba en Guzmán. Igual que él sabía que habían tenido lugar numerosas violaciones de los derechos humanos, pero sin duda las consideraba necesarias.

Todo eso no puede olvidarse cuando se analizan las posiciones actuales de Lavín.

¿Qué significará para este político ser socialdemócrata? Esta fue una ideología que surgió en Europa del norte en la segunda mitad del siglo XIX, la cual en un tiempo se inspiró en las lecturas más reformistas del marxismo.

Más tarde hizo un giro a la derecha, pero sin dejar ser una ideología que, en el marco del capitalismo, buscaba una mayor justicia social.

¿Será eso lo que pretende el Lavín actual? De ser así constituiría un peligro para la derecha actual. Por eso mismo Evelyn Matthei lo calificó de populista y le informó que, para sustituirlo, estaba dispuesta a ser candidata presidencial.

Para esta alcaldesa la derecha no debe acercarse ni a la izquierda ni al centro. Y tiene toda la razón. La derecha actual es la de Sebastián Piñera, aquella obsesionada por el llamado estallido social de octubre del 2019.

Un líder socialdemócrata no es expresivo de esa derecha. Por eso el juego de palabras le puede costar caro a Lavín.

Total
24
Shares
Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Related Posts