Simbolismo y política: La ruptura de la “tradición republicana”y el retorno del Chile Plurinacional

El momento histórico que vivimos como país está marcado por el retorno de lo plurinacional. Aquella diversidad reprimida y a la que por tanto tiempo se le negó la entrada en las instituciones políticas. Simbolismos y prácticas que quebraron también con el imaginario nacional en el que los pueblos originarios no tenían cabida más que como un lindo crisol folclórico.


La ceremonia que dio por inaugurada la Convención Constitucional que escribirá una nueva constitución para Chile, quebró con las tácitas o explícitas formalidades de similares hitos que solemos entender como de “carácter Republicano”. Los trajes formales, el cumplimiento exhaustivo de protocolos de saludos, o el canto unívoco y altisonante de la canción nacional, embestían de cierta solemnidad, pulcritud y legitimidad a las instituciones políticas del país. Sin embargo, esta imagen político-institucional se vio interrumpida el 4 de julio pasado: Convencionales vestidos de manera “informal”, representantes de pueblos originarios con sus vestimentas tradicionales, la Convencional Machi Francisca Linconao sosteniendo unas ramas de folle para darle newen (fuerza) a la presidenta Elisa Loncón; inclusive aconteció la interrupción de la ceremonia por parte de algunos Convencionales en el mismo momento en que se cantaba el himno patrio.

Todo ello representa una ruptura de este orden simbólico-político Republicano, que promovía el imaginario de un país amasado por el consenso, la unitariedad, lo homogéneo y el buen gobierno de las élites, y que solo podía sostener alejándose de lo que justamente entró en la Convención Constitucional, el Chile real, plurinacional, heterogéneo, popular, indígena, precario y en conflicto.

Pasamos entonces de la constitución convencional de los rituales Republicanos a una Convención Constitucional que quiebra con este “orden de lo sensible”, parafraseando a Jacques Rancière, es decir, aquel colmado por el consenso y la unidad, carente de política y fricciones, y sobredeterminado por el peso institucional de herencia Portaliana.

Precisamente, la Convención Constitucional, en el momento de su inauguración, muestra el resurgimiento de la dimensión conflictiva de lo político, aquella que nuestras instituciones no supieron canalizar al no ceder a tiempo a un fortalecimiento de la democracia. Bastó la sola presencia de aquellos que no tuvieron representación política -durante décadas- en la Convención Constitucional para que emergieran formas de expresión, controversiales para algunos, que dan cuenta de la reaparición de que lo político está aquí para revitalizar a nuestras instituciones.

Un aspecto central en ello es el ingreso de las y los 17 Convencionales de pueblos originarios, y la representación de estos en la Directiva por medio de su presidenta, la lamngen mapuche Elisa Loncón. En este reportaje ahondamos en los significados simbólicos de la inauguración de la Convención Constitucional Plurinacional, con el apoyo de Leyla Noriega, Periodista Aymara y trabajadora de la Radio Ayni de Arica, y de Jacqueline Caniguán, Lingüista de la Universidad de la Frontera, e integrante de articulación mapuche Identidad Territorial Lafkenche.

Leyla, desde la mirada crítica a los medios hegemónicos y tradicionales, nos comparte su sentir respecto a este momento histórico en que los pueblos originarios se hacen parte de la transición a un Chile Plurinacional, en donde es posible ver por televisión abierta una diversidad que normalmente los medios de comunicación no mostraban:

“El que una mujer mapuche haya sido escogida Presidenta de la Mesa Directiva fue de alto impacto, personalmente muchos colegas de otros países me han llamado, desde Perú, Bolivia y diferentes países, se celebra este momento que es histórico”

Relata Leyla, quién hace hincapié en el impacto positivo que estás transformaciones están tomando. Ello, porque expresan que generalmente Chile en el cono sur era visto desde afuera como un país con pocos habitantes indígenas, como si solo existiese el pueblo mapuche, y con mucho desconocimiento sobre la pluralidad que habita el territorio.

Sin embargo, Leyla sigue sintiendo un gusto amargo respecto a cómo los medios masivos y tradicionales de comunicación se comportan respecto a estas transformaciones. Estos medios por años se han dedicado a crear estereotipos sobre los habitantes de los pueblos originarios, y siguen estando en deuda con la ciudadanía. Un buen ejemplo de lo anterior es el inserto e ilustración que publicó el diario El Mercurio, luego de la inauguración de la Convención, que ridiculiza los simbolismos de las vestimentas tradicionales de los pueblos originarios participantes de este órgano. Leyla sostiene al respecto que:

“Los medios de comunicación que se autodenominan nacionales, siguen mostrando esta visión estereotipada, dónde saltan de lo anecdótico o lo llamativo, de por ejemplo mostrar en la televisión la vestimenta, joyas, instrumentos, que los representantes de escaños llevaban ese Domingo y se asombran porque nuestra gente tiene estudios académicos. Da a entender que siguen teniendo esta mirada alejada de la realidad, dónde se nos ridícula y se le hace creer a la gente que los habitantes de pueblos originarios son pobres, flojos e ignorantes”.

Por último, destaca como esta discriminación no es sólo cultural sino también de género:

“En Chile los Medios Tradicionales de Comunicación han mostrado su discriminación y han replicado esto no sólo con los símbolos de vestimentas, sino también cuando estos últimos días, en que Elisa Loncón ya preside la Mesa de la Convención, los periodistas le preguntan al abogado Bassa los temas de contenido político más gruesos y a la Presidenta Elisa le hacen consultas más genéricas, como dejando entrever que ella tiene menos conocimiento, sólo porque al Abogado lo conocían desde antes en su carrera política ”

Jaqueline Caniguan Caniguan, Poeta e investigadora Mapuche. (©Alvaro de la Fuente/Dialogo)

Por su parte, Jacqueline Caniguán nos entrega una mirada desde su territorio y da a conocer lo que significó ver en televisión abierta a las y los representantes en la convención:

“Cada uno de los convencionales fue a la ceremonia vestido de acuerdo a su territorio. En el caso de las Lamngen Elisa Loncón, Rosa Catrileo y Natividad Llanquileo, cada una iba vestida de acuerdo a su territorio. Era apreciable los adornos en las joyas de la presidenta Elisa con su ngütrowe, ese tocado de plata muy propio de la identidad nagche. Así también la lamngen Rosa, vestida de acuerdo a su sector wenteche, sin pañoleta de cabeza, mientras que la lamngen Natividad iba vestida a la usanza Lafkenche del sector norte. En el caso de la papai Machi Francisca también había una vestimenta propia de su territorio y de su posición de Machi”

Sostiene además que: “En el caso de los varones, similar situación ocurría con las mantas que llevaban, cada uno de ellos llevaba mantas diferentes. Por ejemplo, la manta de Adolfo Millabur, la franja central mostraba unas grecas que corresponden al mar, asimismo los colores de Alexis Caiguán, que corresponden a la zona Williche, y lo mismo pasó con la ropa utilizada por Victorino Antilef. Cada uno se presentó frente a la sociedad chilena marcando su territorio y usando su ropa tradicional”.

La lamngen Jacqueline destaca que las vestimentas no sólo servían para presentarse frente a la sociedad Chilena, sino fundamentalmente para darse a conocer entre todas las y los habitantes de las identidades territoriales mapuche, lo que puede ser entendido como un símbolo de respeto hacia ellos y de orgullo por lo que este hito marcó:

“Para mí es súper importante que los lamngen se hayan presentado viniendo desde sus tierras, mostraron a cada uno de nosotros y a la sociedad chilena su origen y la diversidad del mundo Mapuche. Tal vez la sociedad Chilena no lo haya entendido, pero cada uno de ellos iba de acuerdo a su territorio, en temas políticos es sumamente importante”

Finalmente, para todas y todos quienes presenciamos este momento fue crucial ver en la pantalla a la Machi Francisca Linconao. Jacqueline nos explica como esto también tiene relevancia en la fortaleza que acompañará estos meses a Elisa Loncón.

“La presencia de la Machi Linconao acompañando a la presidenta lamngen Elisa Loncón, fue muy grato, porque no sólo es una postura política la que está ahí en la Convención, sino también se trata de una postura espiritual, se trata de asumir también un sistema de creencia propio. El que haya acompañado a Elisa, con ramas de canelos en sus manos, con las que las abrazaba, se trata de todo un tema espiritual para la tarea que se le viene. Contar con la machi ahí fue un gran soporte para el momento, apoyada de esas ramas de folle, es algo super importante. El folle es un árbol que nunca se dobla, tiene todo un sentido de fortaleza para nosotros los mapuche. Una mujer que ha sido encarcelada, que ha sido injustamente acusada, parada ahí, es decir a todo nuestro pueblo que tal como el folle: nunca nos doblegamos”, sentenció Jacqueline.

La Convención Constitucional, en ciernes, abre paso con todos estos gestos a una nueva significación del país plurinacional.

Total
69
Shares
Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Related Posts
¡Apoya al periodismo independiente! Sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran.
Únete aquí

¡Apoya al periodismo independiente!

Súmate, sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran. Así podremos seguir con los reportajes, crónicas y programas, que buscan mostrar la otra cara de la realidad, esa que no encontrarás en los medio de comunicación hegemónicos.