San Ramón merece más que Aguilera o la derecha

Los hechos son categóricos: abundan los relatos de agresión y hostigamiento a funcionarios y dirigentes opositores al alcalde y de vínculos entre algunos funcionarios y delincuentes; existe una querella por parte del Consejo de Defensa del Estado contra Miguel Ángel Aguilera por eventual fraude al fisco; la destitución de un concejal del PS por corrupción; entre otros. 

Hoy es más importante que nunca distinguir entre la realidad de miles vecinos y vecinas de la comuna de San Ramón, que con su esfuerzo cotidiano sacan adelante nuestro país, y la decadente gestión municipal con el alcalde Miguel Ángel Aguilera a la cabeza. 

Tampoco se puede confundir a funcionarios municipales honrados, que intentan con escasos recursos tratar de mejorar la realidad de los vecinos y las vecinas, con quienes han creado una red de poder que ha sido amiga del clientelismo asistencial y que, como va quedando más en evidencia con el correr del tiempo, tiende puentes con delincuentes.

Los hechos son categóricos: abundan los relatos de agresión y hostigamiento a funcionarios y dirigentes opositores al alcalde y de vínculos entre algunos funcionarios y delincuentes; existe una querella por parte del Consejo de Defensa del Estado contra Miguel Ángel Aguilera por eventual fraude al fisco; la destitución de un concejal del PS por corrupción; entre otros. 

La mala gestión municipal, la poca transparencia en el uso de los recursos y el clientelismo  no es algo propio de la actual administración, sino que responde a una forma de hacer política desarrollada por los partidos políticos tradicionales que han tenido presencia en la municipalidad, pero que se ha exacerbado con Aguilera.

Es de conocimiento público que el alcance de la red del alcalde es importante. Posee contactos estrechos con ex candidatos y con concejales actuales de otros partidos en San Ramón, también con dirigentes políticos de otras comunas, además de la continuidad de su influencia al interior del PS, lo que ayuda a explicar su supervivencia política en un escenario tan desfavorable

Así es como durante mucho tiempo casi la totalidad del concejo municipal hizo la vista gorda, por lo que recién a casi 1 año de la destitución de Zapata y a 3 años de que se hicieran públicas estas denuncias, se consiguieron las firmas para pedir la destitución de Aguilera. Valoramos el ejercicio de este deber político, pero es importante aclarar que muy difícilmente esta acción, dado los plazos, permita la destitución del alcalde antes de las elecciones municipales.

Con esto la preocupación no es sólo la posible reelección de Aguilera, sino que también el hecho de que asuma una persona de su cercanía o de quienes han recurrido a prácticas que han llevado a la comuna hasta este punto. 

Por otro lado, nos inquieta que la única alternativa al alcalde y sus redes sea una persona de derecha. Chile, luego del estallido social demanda ideas diferentes y una cara carismática no puede esconder el hecho de que los militantes de Chile Vamos rinden cuentas al peor gobierno de nuestra historia y que desean perpetuar el neoliberalismo a cualquier precio, manteniendo el alto costo de la vida, las desigualdades y la ausencia de derechos sociales que este modelo genera.

Como Convergencia Social deseamos contribuir en la emergencia de un proyecto alternativo, con todas las actorías decentes y transformadoras que estén convencidas de que otro San Ramón es posible. Como Frente Amplio consideramos que por casos como el de Aguilera, el foco no es hablar de unidad vacía como oposición, se requieren mínimos programáticos y candidaturas éticas, que le pongan freno a la corrupción, al clientelismo y que sea capaz de sentar las bases para una política de desarrollo local distinta, para que el día de mañana hablar de San Ramón sea hablar de una comuna que salió adelante.

Total
44
Shares
Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Related Posts