Preso mapuche denuncia “represión psicológica” tras negativa a entregar información a gendarme vinculado a RN

Izq: Víctor Llanquileo / Der: César San Martín

Víctor Llanquileo, condenado a 21 años de prisión, acusa que “facilitadores interculturales” al interior de los recintos penitenciaros en realidad operan como “agentes encubiertos”. Ese sería el caso de César San Martín Llancaqueo, quien fuera funcionario de Gendarmería y reciente candidato a concejal por Renovación Nacional en Pitrufquen.


A través de un comunicado público, el preso político mapuche Víctor Llanquileo Pilquimán denunció que en la Cárcel de Arauco donde se encuentra recluido, “hace un tiempo se ha comenzado a poner en práctica un tipo de represión sicológica que cada vez se hace más constante”.

Llanquileo se encuentra privado de libertad en la Cárcel de Arauco tras ser condenado a 21 años de prisión bajo las acusaciones de robo, porte de arma y porte de municiones luego de ser involucrado en un asalto a una caja de compensación en la localidad de Galvarino, hecho ocurrido en abril de 2018.

Al respecto, Víctor ha sostenido que se trató de “un juicio cargado de irregularidades, manipulación y montaje por parte de las instituciones de Carabineros, Fiscalía, Servicio Médico Legal, Defensoría Penal Pública, todos coludidos para dar en el gusto al Ministerio del Interior y al gobierno de turno, y por supuesto al empresariado que tiene intereses creados en el Wallmapu”, como denunció en un artículo de Mapuexpress en marzo recién pasado.

La “represión psicológica” que acusa esta vez Llanquileo se habría originado, según relata, luego de su negativa a colaborar con el “facilitador intercultural” César San Martín Llancaqueo, quien fuera candidato a concejal de Renovación Nacional (RN) por la comuna de Pitrufquen en la reciente elección y a quien Llanquileo considera en realidad un “agente encubierto”.

César San Martín Llancaqueo

Cabe destacar que César San Martín Llancaqueo figura como sargento primero de Gendarmería, donde se ha desempeñado como “facilitador intercultural” en la Dirección Regional de esa institución en La Araucanía.

“Pedía antecedentes de dirigentes vinculados al movimiento mapuche; ante mi negativa me dijo que lo pasaría mal en el futuro. Posterior a eso, el Gobierno ha hecho llegar a otros agentes. Uno de apellido Merino también apareció por acá haciendo ofertas para que abandonara esta lucha; a cambio, ofrecían libertad inmediata”, denuncia en su escrito Víctor Llanquileo respecto al actuar de San Martín.

“Los mapuche que me conocen de cerca, saben que yo no vendo gente, por formación de mis abuelos y mis padres, de ellos aprendí desde muy pequeño lo que es la lealtad, la honestidad, a ser solidario, a ser persona, el buscar justicia, a ser rebelde también, pero con causa, valores que no se compran en el kiosko de la esquina, ni se aprenden ni en la mejor Universidad del mundo”, enfatiza el preso político mapuche.

César San Martín recibiendo una certificación de “Mapuzungun avanzado” de la Conadi en enero de 2021. Foto: radiouniversal.cl

Víctor Llanquileo acusa que se está frente a una práctica en donde “agentes disfrazados de dirigentes con apellidos mapuche” ingresan a lo que él califica como un “programa colonizador”, identificando también a otro de los “facilitadores culturales” que a su juicio operan como “agentes encubiertos” en la persona de Italo Muñoz San Martín. “Son los que están al frente de la represión, frente a ellos es mi protesta”, sostiene el dirigente mapuche.

Llanquileo participó de una huelga de hambre de 123 días en demanda de respeto al Tratado Internacional 169 de la OIT. Ahora, dice, “en respuesta a la represión” ha dejado de recibir medicamentos y no descarta retomar dicha medida de presión. “Porque se reprime, se miente, se niega el derecho a realizar mi llillipun (N.del.R.: ceremonial mapuche) como lo hace un mapuche que se asume como tal. También se niega el derecho al trabajo, negando los espacios, el uso de materiales”, denuncia.

Junto con ello, Víctor Llanquileo envía en su comunicado “un saludo a todos los prisioneros políticos en general en los distintos territorios en las cárceles chilenas (…), a los hombres, mujeres y niños que están dando la pelea dignamente”, y recuerda igualmente a los “muertos (…), personas a las que les han quitado la vista, torturados, mutilados” del estallido social.

Por último, el dirigente mapuche advierte a los chilenos que “tengan cuidado con la elaboración de esa famosa Constitución, que por un lado puede quedar muy hermosa, hasta parecida a un paraíso, con pueblos originarios para decorar, pero en la práctica resulte ser solo una utopía, un circo romano”. “Es por eso que la lucha en terreno se convierte en un deber moral. Sin olvidar la historia”, concluye.

Total
181
Shares
Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Artículos Relacionados
¡Apoya al periodismo independiente! Sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran.
Únete aquí

¡Apoya al periodismo independiente!

Súmate, sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran. Así podremos seguir con los reportajes, crónicas y programas, que buscan mostrar la otra cara de la realidad, esa que no encontrarás en los medio de comunicación hegemónicos.