Presidente de la Suprema recuerda a Carabineros que “las personas no pierden sus derechos ni siquiera si les arrojan piedras”

Ante la presencia del general director Ricardo Yáñez, Guillermo Silva Gündelach calificó como “falso dilema” aquel argumento de que los funcionarios policiales se verían enfrentados a elegir entre el resguardo del orden público o el respeto de los Derechos Humanos.


Durante su reciente intervención en el consultivo de generales de Carabineros, el presidente de la Corte Suprema, Guillermo Silva Gündelach, se mostró “preocupado” por el fondo de la discusión pública que se ha dado respecto a los Derechos Humanos en Chile, señalando que “se ha relativizado el resguardo de estos derechos esenciales”. “Se ha dado a entender que los Derechos Humanos serían antagónicos con el orden público y que, por lo tanto, de un modo u otro, estaríamos forzados a elegir entre el resguardo del orden público o el respeto de los derechos inherentes a las personas”, apuntó la autoridad del máximo tribunal, a propósito de los cuestionamientos al actuar de los uniformados a partir del 18 de octubre de 2019 y durante la pandemia de Covid-19 que afecta al país.

En su presentación “Vinculación del Poder Judicial y Carabineros y uso legítimo de la fuerza”, donde estuvo acompañado de hecho por el general director de la institución, Ricardo Yáñez, Silva destacó que “desde la perspectiva de algunos actores se ha llegado a cuestionar la existencia misma de la institución en su conformación actual frente a situaciones en que se ha considerado que el uso de esta facultad ha sido abusivo o desmedido”.

La máxima autoridad judicial enfatizó que “los Derechos Humanos –reconocidos a todas las personas sin excepción– representan un límite infranqueable para la actividad de los órganos del Estado, se trate de las policías, los tribunales o cualquier otro ente”. En ese sentido, relevó la importancia de aclarar que la supuesta disyuntiva que enfrentarían los carabineros entre elegir el resguardo del orden público o el respeto de los Derechos Humanos es “un falso dilema”, y que ambas acciones “no son incompatibles”.

Presidente de la Corte Suprema, Guillermo Silva Gündelach

“La cuestión, sin embargo, radica en que el empleo de la fuerza del Estado tiene límites, como aquellos que emanan de la protección de los Derechos Humanos. En efecto, la protección de estos derechos no caduca por el hecho de participar en una manifestación o expresar oposición al gobierno de turno. En palabras simples, las personas no pierden sus derechos en ningún escenario, ni siquiera si arrojan piedras a Carabineros o cometen otros actos de violencia o vandalismo en contexto de manifestaciones en la vía pública”, advirtió el presidente de la Corte Suprema.

Para profundizar en esta afirmación, Silva añadió que es justamente el monopolio del Estado sobre la fuerza “el que nos obliga a actuar conforme a Derecho en el ejercicio de la misma. Es decir, dicho monopolio no puede ser interpretado como una carta blanca para quienes se encuentran habilitados jurídicamente para el ejercicio de dicha fuerza. El uso de ésta, fuera de los límites que el Derecho traza, se transforma en ilegítima”.

Por último, destacó que dicho uso de la fuerza del que goza Carabineros, entre otras instituciones armadas, “debe estar sujeto a un conjunto de principios, entre los que están: el principio de legalidad, ya que el uso de la fuerza debe estar regulado; el principio de necesidad, dado que la fuerza debe ser usada cuando sea estrictamente necesario; el principio de proporcionalidad, conforme al cual solo se puede usar el nivel de fuerza necesario para responder a la amenaza; y el principio de distinción entre manifestantes violentos y pacíficos, pues solo se puede usar la fuerza contra los primeros”.

Total
197
Shares
Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Related Posts
¡Apoya al periodismo independiente! Sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran.
Únete aquí

¡Apoya al periodismo independiente!

Súmate, sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran. Así podremos seguir con los reportajes, crónicas y programas, que buscan mostrar la otra cara de la realidad, esa que no encontrarás en los medio de comunicación hegemónicos.