Postnatal de emergencia, por qué se hace urgente una nueva constitución

Postnatal de emergencia, por qué se hace urgente una nueva constitución

Esta semana, el gobierno de “los niños primero” y el sector de “los pro-vida” le dieron la espalda a familias que esperan poder contar con la seguridad suficiente para proteger la salud de sus hijas e hijos. En contraposición escuchamos repetidamente que este proyecto no llegará a puerto -a pesar de las declaraciones de la presidenta del Senado que ha continuado con su tramitación-, pues ya se asume como inconstitucional.

Hace más de dos meses que las diputadas Orsini y Yeomans -con apoyo transversal de parlamentarias y parlamentarios de diferentes sectores políticos- presentaron la propuesta de extender el periodo de postnatal para padres y madres durante la emergencia sanitaria. No hay trampas, es la extensión acotada a lo que dure la pandemia.

Razones hay muchas, todo direccionado a evitar que en caso de ser llamados o llamadas a sus espacios de trabajo (recordando que la mayoría de las regiones no se encuentra con cuarentena obligatoria), se vean en la obligación de exponer a sus hijos a pocos meses de haber nacido. Esto se complejiza aun más con lo crítica que es la posibilidad de acceder, a  redes de apoyo, pues por razones obvias, guarderías y sala cunas se encuentras cerradas y no resulta factible contar con quienes puedan trasladarse para la tercerización voluntaria o remunerada de los cuidados pues se expone a contagio a abuelas, familiares o vecinas, entre otros.

La urgencia es indudable y mientras se retrasa este tema, la realidad de muchas familias se ve complicada. Sin embargo, el ministro Ward lo ha dicho sin pelos en la lengua: este proyecto no es prioridad para el gobierno. En consecuencia, no entregaron el patrocinio necesario para un proyecto que involucra fondos públicos y con esa señal, la derecha rechazó la admisibilidad del postnatal de emergencia.

Esta semana, el gobierno de “los niños primero” y el sector de “los pro-vida” le dieron la espalda a familias que esperan poder contar con la seguridad suficiente para proteger la salud de sus hijas e hijos. En contraposición escuchamos repetidamente que este proyecto no llegará a puerto -a pesar de las declaraciones de la presidenta del Senado que ha continuado con su tramitación-, pues ya se asume como inconstitucional.

Es esperable que el oficialismo acuda al Tribunal Constitucional para evitar la promulgación del proyecto y no sería sorpresa que este declare su inconstitucionalidad. Ahora, lo llamativo es que por un lado el único argumento que han deslizado desde el gobierno es la inconstitucionalidad del proyecto, que de hecho dependía de su patrocinio y, por otro lado, plantean lo relevante que es darles apoyo a las familias, pero no ofrecen una alternativa.

Al respecto, las feministas ya lo han advertido: si no hay seguridad para ofrecer los cuidados necesarios, se descansará -nuevamente- en que las familias precaricen sus vidas para sostener los riesgos de la pandemia. Seguramente disminuir jornadas, intentar cambiar de trabajos, incluso renuncias se pueden esperar, si de cuidar la vida de sus bebés se trata. No es posible que ante una situación como esta, se espere que en el ámbito privado se resuelva el cuidado que el Estado no quiere cargar.

Finalmente, este debate da cuenta de lo obsoleta que se encuentra la Constitución de Chile, que ante una ley que favorece a la ciudadanía y responde a un contexto excepcional como que vivimos hoy, se transforma en una limitante, dejando a la deriva a las familias y principalmente a mujeres, que una vez más se tornan sacrificables ante la falta de derechos sociales básicos. Sin duda, se necesita una respuesta hoy sobre la extensión del postnatal, idealmente extensivo a trabajadoras y trabajadores informales. Pero también, una vez más, caemos en cuenta de lo urgente que construir un verdadero pacto social cristalizado en una nueva Constitución que responda a los intereses y necesidades de la sociedad actual.

Sobre el Autor

Valentina Saavedra

Vocera Que Chile Decida. Integrante de Autonomía Feminista

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *