Pedro Castillo asume la presidencia de Perú

Ceremonia oficial mezcla el cambio de mando y la celebración de los 200 años de independencia del país. Al día siguiente, el presidente irá al sur del país, donde se realizará una juramentación simbólica en la región donde está la gran mayoría de su electorado

El Perú tiene nuevo presidente. En la mañana de este miércoles (28/7) se realizó la ceremonia de cambio de mando en la sede del Congreso Nacional, en la que Pedro Castillo recibió la banda presidencial, el momento que marcó el inicio de su período como nuevo mandatario del país incaico.

E líder del joven partido Perú Libre fue elegido el último 6 de junio, cuando ganó la segunda vuelta presidencial con 8,8 millones de votos y una ajustadísima ventaja de poco más de 43 mil votos sobre la derechista Keiko Fujimori. De hecho, el escrutinio se tardó casi 10 días en concluirse y luego se inició una larga disputa judicial por reclamos de fraude, por lo que el JNE (Jurado Nacional Electoral del Perú) solo pudo proclamar los resultados hace una semana.

Pedro Castillo es un docente que trabajó durante décadas en pequeñas escuelas rurales de la provincia de Chota, en la región donde nació. Se volvió una figura conocida nacionalmente en el año 2017, cuando lideró una huelga de profesores que llegó a movilizar a todo el país y que reivindicaba aumento de sueldo y el pago de una deuda histórica del Estado con el sector – los objetivos no fueron alcanzados en aquel entonces, pero la imagen de Castillo de defensor de los derechos de los trabajadores quedó instalada. Junto con él, asumirá la vicepresidencia la abogada Dina Boluarte.

El mandato de Castillo debe durar cinco años, aunque el pasado reciente de la política peruana obliga a tener cierta cautela en afirmar cualquier cosa sobre el futuro. El último período quinquenal tuvo cuatro hombres distintos en el sillón del Palacio Pizarro: el primero fue Pedro Pablo Kuczynski, vencedor de las elecciones de 2016, quien renunció en marzo de 2018 tras verse involucrado en hechos de corrupción; luego asumió su vicepresidente, Martín Vizcarra, el que se mantuvo por más tiempo, hasta noviembre de 2020, cuando fue destituido por el Congreso y remplazado por Manuel Merino, quien era presidente del Congreso y lideró la acción política contra Vizcarra, por lo que enfrentó un fuertísimo rechazo ciudadano que le obligó a renunciar luego de cinco días en el cargo, dando lugar a Francisco Sagasti, quien finalmente completó el periodo y entregó la banda a Castillo.

Por supuesto, superar esa inestabilidad será uno de los grandes desafíos de Castillo. Además, el político carga algunas otras mochilas: es una figura de izquierda, lo que le vale asociaciones con Maduro y el “castrochavismo bolivariano”, aunque no es de la izquierda tradicional.

De las 130 sillas del Congreso peruano, su partido Perú Libre tiene solamente 37. El apoyo otras fuerzas progresistas como Juntos por el Perú (de Verónika Mendoza) o el Frente Amplio tampoco le sirve para alcanzar una mayoría, por lo que necesitará negociar permanentemente con las fuerzas de centro y quizás incluso con las de derecha.

Tres celebraciones

La ceremonia en la que se realiza el cambio de mando en Perú cuenta con una particularidad este año, ya que en esta misma fecha el país está conmemorando los 200 años de la proclamación de su independencia. Por esa razón, el ceremonial tendrá una segunda jornada en la tarde-noche

El presidente chileno Sebastián Piñera es uno de los jefes de Estado extranjeros presentes en el evento, junto con Alberto Fernández, de Argentina; Luis Arce, de Bolivia; Iván Duque, de Colombia; Guillermo Lasso, de Ecuador; además del rey Felipe VI, de España. Brasil envió como representante al vicepresidente Hamilton Mourão, mientras que Uruguay e México enviaron sus cancilleres, Francisco Bustillo y Marcelo Ebrard, respectivamente.

La otra particularidad sobre el cambio de mando en Perú es que, al día siguiente, habrá una nueva ceremonia en Ayacucho, lugar donde se realizó la batalla que selló la independencia del país.

En esa ocasión se realizará una juramentación simbólica, no solo por su relación con el hecho histórico, pero sobre todo con el hecho de que Pedro Castillo estará en el sur del país, región en la que obtuvo la gran mayoría de sus votos – en algunos departamentos de esa zona, el progresista superó el 80% de las preferencias.

Total
12
Shares
Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Related Posts
¡Apoya al periodismo independiente! Sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran.
Únete aquí

¡Apoya al periodismo independiente!

Súmate, sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran. Así podremos seguir con los reportajes, crónicas y programas, que buscan mostrar la otra cara de la realidad, esa que no encontrarás en los medio de comunicación hegemónicos.