Paola Assael: Los millonarios y desconocidos contratos con Piñera I y Peñalolén de la encuestadora favorita de Sichel

La dueña de la polémica encuestadora Black & White que presenta llamativos estudios que dan por ganador a Sebastian Sichel en las elecciones presidenciales, fue socia del grupo Norte Sur entre 2010 y 2013 en la firma Voces Research S.A. Aunque triplicaron en dos años las ventas, el negocio no rentó y optó por irse a Ernst & Young y ceder la firma a dos ejecutivos. En el intertanto, logró contratos por $316 millones con el Estado. La comuna que lideraba Claudio Orrego y luego Carolina Leitao le encargó 6 contratos entre 2010 y 2014. Indagamos en los contratos, redes y clientes de la actual directora del Banco Estado y empresaria Paola Assael, y ella responde en este reportaje.


Black and White no es la primera encuestadora influyente que ha tenido la directora de BancoEstado, Paola Assael Montaldo. Una década atrás, tuvo otra que pintaba para grande, aunque no era tan polémica: Voces Research S.A.

La crearon en 2009, junto a sus hermanos Pedro -ex pareja de la economista de la Universidad Adolfo Ibáñez, Andrea Repetto- y Carolina hasta que en septiembre del año siguiente el holding de empresarios cercanos a la DC les compró el 50% en $ 45 millones.

La encuestadora llegó a tener casi 40 grandes empresas como clientes en menos de dos años, pero en el inicio se afirmó en contratos con el Estado.

En 2010, Voces totalizó ventas por $ 173 millones, de las cuales el 45% vino de contratos con Junaeb, Corfo, la Subsecretaría de Previsión Social, Dipreca y el municipio de Peñalolén, cuando lo dirigía Claudio Orrego (DC). 

Con Corfo, de hecho, contrató en 2009, cuando presidía el consejo como ministro de Economía, Hugo Lavados, con quien coincidiría Sichel en su época académica en la Universidad San Sebastián hace cinco años.

En 2011, Voces le facturó otros $ 70 millones al ministerio del Interior, la Dirección de Relaciones Económicas Internacionales (Direcon), la Secretaría General de Gobierno (Segegob), el Registro Civil y el Fosis, entre otras.

No obstante, esta vez representó poco en la torta de Voces. La firma triplicó ese año sus ventas desde los $ 173 millones de 2010 a $ 492 millones.

Sin embargo, las ganancias fueron de apenas $ 21 millones, porque los costos operativos también se dispararon, de $ 171 millones a $ 471 millones, revela la memoria de ese año de Norte Sur.

Aun así, en 2012 y 2013 Voces S.A. hizo trabajos para Codelco, BancoEstado, los municipios de Macul y Lo Barnechea y decenas de compañías.

Entre ellas Ripley, la firma de retail de la familia Calderón que le pagó UF 1.879 ($ unos 55 millones actuales) por un estudio de satisfacción de clientes en 2013.

Pese a la enorme carpeta de clientes, la empresa no solo no mantuvo el equilibrio financiero sino que profundizó la caída. Tuvo pérdidas netas por $ 126 millones en 2013, incluyendo números rojos operacionales por $ 17 millones.

La boyante cartera de clientes no bastaba para cubrir los costos operativos, con 14 profesionales contratados.

Norte Sur además, era acreedor, con un préstamo de $ 12 millones en 2010 y otro de $ 60 millones desde 2012.

La compañía tenía patrimonio negativo.

Esa última deuda fue incluida en el ‘precio’ que Norte Sur y Assael cobraron a Juan Pablo Cordero y Mónica Marfull. “Lo que hice fue el traspaso a la administración. Lo vendí con activos y pasivos a valor cero”, explica Assael. “Se quedaron con lo que tenía la empresa y los pasivos (que incluían deuda con banca)”, afirma, insistiendo en que se deshizo de la propiedad apremiada por llegar a la auditora en 2014, de la cual, más tarde se iría.

Discrepa que la empresa no tuviera valor. “Los activos eran las ventas futuras. Es problema mío si cobraba para venderla, pero para mí era una tremenda opción ir a E&Y y necesitaba traspasar la propiedad de la empresa”, agrega.

Paola Assael

Y se explaya. “(A la empresa) le iba super bien. Tenía buenos clientes, ventas. Siempre hay inversión y gastos que cualquier empresa tiene al inicio como flujo negativo, pero era una empresa sana, con flujo futuro asegurado, con resultados operacionales buenos, con equipos, clientes… las pérdidas son circunstanciales, no dicen nada sobre el valor de la empresa”.

Norte Sur, dice Assel, no aceptó quedarse si ella se iba, por lo que ambos prefirieron ceder gratis la propiedad.

Tras su paso, Voces se desinfló. Sumergida en baja actividad, cercanos a la firma señalan que los nuevos dueños no han sido exitosos. Denuncias por incumplimiento de leyes laborales posteriores a la salida de Assael y una mala gestión habrían afectado a la empresa, señalan cercanos a la ex socia de Voces que conocen del caso.

Negocios son negocios

En todas sus etapas profesionales la economista de la Pontificia Universidad Católica (PUC) siempre fue la mejor.

En Pregrado, al entrar luego al Banco Central como analista para luego terminar de asesora de su presidente, Roberto Zahler. A finales de los ‘90 como jefa de estudios de la Fundación Futuro, de Sebastián Piñera, donde, dice, también lo hizo “con honores”. Tal como en la Universidad de Georgia, donde marcó 4.0, el máximo posible para obtener su Magíster en Investigación de Mercado.

Una presentación de Voces a la intendencia de la Región Metropolitana en octubre de 2014, cuando Assael ya no estaba en la propiedad, revela el extenso curriculum de clientes que logró atesorar en la corta vida de Voces S.A.

El grupo Falabella y las empresas de la familia Solari figuran como asiduos contratantes de encuestas con Voces S.A. Assael fue gerente de Inteligencia de Negocios en CMR durante cinco años y su labor fue reconocida en el retail.

Otro de sus grandes clientes privados era el propio Grupo Norte Sur. En la memoria de 2011 Norte Sur señala que la inversión en la firma Internext y “la anterior en Voces S.A. especializada en minería de datos, se consolida la presencia de Norte Sur en empresas que brindan servicios transversales al conjunto de las empresas en las cuales participa”.

Internext fue una empresa en la que invirtió el holding, y que estaba relacionada al grupo Anticipa, liderado por Sergio Melnick.

Voces también era parte de añadir inteligencia de negocios a las filiales de Norte Sur. Entre ellas, hizo dos estudios de evaluación de satisfacción de socios para la cooperativa Financoop en 2013. La firma estuvo al borde de la quiebra en 2017 luego de ocultar la situación real de su cartera de deudores ante el ministerio de Economía, sin que el gobierno de Bachelet II persiguiera a la firma penalmente.

Los servicios de Imaginacción, la agencia de lobby de Enrique Correa, y el lobby de dirigentes políticos como el DC Carlos Mladinic en el ministerio de Economía, evitaron la liquidación de la financiera. Luego los tribunales aprobarían la reorganización.

Trato directo en Peñalolén

Además del gobierno central, el Estado era cliente de Voces, también desde los municipios.

Según los registros de Mercado Público revisados por La Voz de los que Sobran, además del gobierno central, Voces tuvo casi un contrato anual con el municipio de Peñalolén, entre 2010 y 2015 por un total de $ 86 millones, con Claudio Orrego hasta 2012 y con su sucesora, Carolina Leitao hasta 2015.

Además de Peñalolén, Macul -con el DC Sergio Puyol como alcalde- y Lo Barnechea -con el intendente metropolitano actual Felipe Guevara- contrataron con la empresa de Assael y Norte Sur estudios de opinión o el Predictor Electoral, que también contrató Puyol.

Una presentación de la empresa ante la Intendencia en un proceso de licitación en octubre de 2014 agrega que en 2012 Peñalolén también contrató ese año un Estudio de Satisfacción del Servicio de los Consultorios de Salud”.

Según lo recabado por este medio, todos los contratos de Voces con Peñalolén fueron vía Trato Directo. Al menos dos concejales contactados dijeron no recordar que estos contratos hubieran sido tratados en dicha sede. La actual alcaldesa Leitao fue consultada al respecto pero hasta el cierre de la edición no había respondido.

Los montos permitían dicha forma de contratación. “Aunque Trato Directo no significa que no haya competencia”, dice Assael, consultada por estos contratos.

“No hay nada raro, nada extraño. Fue un cliente al que le presentamos propuestas. Había competencia, no he ganado nunca sin que la haya. Lo que digan los concejales no tengo la menor idea. Los estudios que hicimos a todos nuestros clientes, incluido Peñalolén, quedaron felices”, dice Assael, quien asegura no conocer a Gutenberg Martínez, histórico dirigente DC, con estrechos vínculos con Norte Sur. “No lo he visto en mi vida”, señala.

Paola Assael

También descarta la influencia que tenía Orrego en ese momento sobre Sichel, como su mentor político en la DC y de Leitao como su heredera en Peñalolén. Porque además, hoy se encuentran en bandos opuestos.

Asegura que tener poca historia como empresa “da lo mismo”.  “Lo importante es el prestigio personal. Cuando empecé a hacerla (encuestas) tenía gente conocida y un muy buen prestigio. Yo mando mi presentación, productos y si alguien me conoce más valora mi trabajo. Porque no tengo ningún cliente que no se haya declarado satisfecho”.

“En general, (las de) Peñalolén fueron licitaciones que nos tocó ganar. Puede ser que en alguna haya sido como cuando me contrata un cliente que pide mis servicios(…)  Lo que yo hago es proveer un excelente estudio”.

La economista repasa con detalle su currículum académico y empresarial. Su excelencia en la UC la ligó en el tiempo a Felipe Larraín, quien llegó a ser ministro de Hacienda del primer y segundo gobierno de Piñera.

Juntos publicaron el estudio “Integración Comercial Selectiva a inicios de los ‘90 y en 1997 analizaron La Teoría del Ciclo Económico (TCE).

Desde entonces, tal como Sichel, hizo un giro en su domicilio político desde la ex Concertación, a rumbos inicialmente liberales y hoy disputando abiertamente al interior de la coalición de derecha frente a José Antonio Kast.

Quienes le conocen dicen que Assael no había votado por la derecha antes de la última elección presidencial; ella se niega a comentarlo.

Pero no era nuevo para la directora de Bancoestado. Las caras de los negocios son multicolores.

En los tiempos de Voces, la presidencia la ocupaba Juan Carlos Latorre Díaz, emblemático empresario que lideró el grupo inmobiliario Ecsa con el ex ministro de Hacienda de Pinochet, Sergio de Castro, referente de los ‘Chicago Boys’. Y de quien Assel se considera amiga.

“Latorre, (Daniel) Albarrán, son amistades de larga data. Les presenté el proyecto, les pareció bien. Yo quería un socio con espaldas financieras. Era un buen deal. Surgió lo de Ernst & Young”.

Paola Assael

Assael ya venía asumiendo el giro. En los tiempos de Voces, la presidencia la ocupaba Juan Carlos Latorre Díaz, emblemático empresario que lideró el grupo inmobiliario Ecsa con el ex ministro de Hacienda de Pinochet, Sergio de Castro, referente de los ‘Chicago Boys’.

Hoy es clave en el círculo de hierro del candidato presidencial independiente, allí donde convergen personeros del linaje de Rafael Guilisasti, Jorge Errázuriz, Esteban Jadresic y el ex vicepresidente de la DC, Juan José Santa Cruz López.

Total
371
Shares
Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Artículos Relacionados
¡Apoya al periodismo independiente! Sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran.
Únete aquí

¡Apoya al periodismo independiente!

Súmate, sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran. Así podremos seguir con los reportajes, crónicas y programas, que buscan mostrar la otra cara de la realidad, esa que no encontrarás en los medio de comunicación hegemónicos.