¿Orgullo en cuarentena? A propósito del reciente día internacional en contra del LGBTIQodio

Durante los últimos meses, el mundo ha sufrido en distintos niveles los efectos de la pandemia del COVID-19. Millones de muertos, sistemas de salud colapsados, despidos masivos, discriminación y violencia en el contexto de las medidas sanitarias dictadas por las autoridades respectivas. Bajo este contexto, en diversos países la violencia de género a raíz del confinamiento ha aumentado considerablemente, así como también las discriminaciones en el acceso a las prestaciones en los servicios de salud.

Durante los últimos meses, el mundo ha sufrido en distintos niveles los efectos de la pandemia del COVID-19. Millones de muertos, sistemas de salud colapsados, despidos masivos, discriminación y violencia en el contexto de las medidas sanitarias dictadas por las autoridades respectivas. Bajo este contexto, en diversos países la violencia de género a raíz del confinamiento ha aumentado considerablemente, así como también las discriminaciones en el acceso a las prestaciones en los servicios de salud.

En este sentido, hemos evidenciado cómo la crisis del COVID-19 ha afectado a distintas personas de manera particular, ya sea por los efectos propios de esta enfermada o por las medidas sanitarias dictadas por la autoridad sanitaria respectiva. Bajo este contexto, recientemente conmemoramos un nuevo día internacional en contra del LGBTIQodio marcado predominantemente por el confinamiento y las consignas en las redes sociales. En esta línea, diversos organismos internacionales y medios de comunicación han señalado, que bajo este contexto de pandemia, las personas LGBTI sufren diversas situaciones de discriminación y de violencia.

En relación a lo anterior, hemos visto como en las redes sociales los discurso de odio en contra de personas por su situación migratoria, nacionalidad, orientación sexual, identidad y expresión de género han aumentado considerablemente. La violencia en los discursos digitales es un tema cada vez más analizado en particular en contra de mujeres y personas LGBTI a raíz de los prejuicios y sesgos que, lamentablemente, se siguen masificando de forma impune. Asimismo, a raíz del confinamiento que deben cumplir- y que se aconseja hacerlo de forma voluntaria- las personas en sus hogares, se han producido diversas situaciones de violencia intrafamiliar hacia personas LGBTI, en particular niños, niñas y adolescentes, por parte de sus progenitores o familiares.

En el ámbito de la salud, la suspensión de tratamientos hormonales y exámenes en el caso de personas trans y asimismo la interrupción de la entrega de la terapia antiretroviral para las personas viviendo con VIH, han sido las problemáticas más visibles que se han dado en este contexto. A lo anterior, le sumamos las problemáticas de acceso por la discriminación que ha sufrido históricamente las personas LGBTI en este ámbito, que bajo contextos de emergencia sanitaria, se exacerban aún más. De igual forma, hemos visto como las medidas relacionadas con los permisos de cuarentena y la digitalización de muchos trámites se ha visto dificultada en el caso de las personas trans por la ausencia de reconocimiento legal.

Lo anterior, se explica en un contexto en el cual las oficinas del Servicio de Registro Civil e Identificación no se encuentran recibiendo solicitudes ni tampoco audiencias de rectificación de sexo y nombre registral. En este sentido, los trámites más simples pueden ser un infierno para aquellas personas que no tienen reflejada su identidad en su cédula de identidad, con mayor peligro en un contexto donde las Fuerzas Armadas se encuentran en las calles controlando a las personas. En un panorama donde la desigualdad económica y social se ha profundizado cada vez más, las personas LGBTI en particular han sido víctimas de esta realidad.

El acceso al trabajo es una temática bastante compleja para las personas LGBTI, en particular para las personas trans a raíz de los prejuicios y sesgos que generalmente tienen los empleadores. Incluso aquellas personas que logran entrar al mundo laboral, luego son víctimas de acoso y constantes situaciones de discriminación en razón de su orientación sexual, identidad y expresión de género. Lo anterior, vemos que se complejiza aún más en un periodo donde muchas empresas han desvinculado a sus trabajadores, mientras que otras se han acogido a la mal llamada ley de protección al empleo. En un contexto de una pandemia mundial, encontrar una fuente laboral estable es una situación cada vez más díficil.

Es así, que en el contexto estos días, nuevamente no tenemos nada que celebrar, sino mucho que conmemorar, lamentar y también reflexionar en torno a estas – y otras más- situaciones que aquejan a las personas LGBTI en nuestro país. Si antes de la pandemia el gobierno no tenía interés en impulsar medidas para la discriminación y exclusión de esta población, ahora se agudiza aún más en un contexto de una pandemia global. En este contexto, el reconocimiento legal de la identidad y la prevención, sanción y reparación de la violencia,  discriminación y la prohibición de los discursos de odio, se evidencian como demandas necesarias que desplazan a otras relacionadas con el matrimonio entre personas del mismo sexo.

Total
5
Shares
1 comment
Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Related Posts