lunes, julio 15, 2024

La negociación colectiva multinivel, una buena noticia para Chile

Chile es uno de los países donde la libertad sindical es extremadamente débil, lo que ha contribuido a amplificar los niveles de desigualdad y ha hecho aún más asimétrica la relación laboral.

Comparte

Como en sus versiones anteriores, la Cuenta Presidencial de Gabriel Boric ante el Congreso Pleno no dejó a nadie indiferente. Algunos de sus anuncios han generado dispares reacciones en la esfera pública, sin embargo, hubo uno particularmente trascendente al que no se le ha dado la suficiente atención: la convocatoria a un diálogo tripartito (trabajadores, empresarios y gobierno) con el objeto de presentar este año un proyecto de ley de negociación colectiva multinivel.

¿Por qué este anuncio es relevante? Porque el fortalecimiento de la libertad sindical y en particular de la negociación colectiva, uno de los tres derechos que la componen (los otros son sindicalización y huelga), es una de las vías más efectivas que internacionalmente se han implementado para llevar a la práctica el Estado Social y Democrático de Derecho.

Uno de los problemas del sistema político actual más frecuentemente apuntado es su dificultad para llegar a acuerdos. Entonces, bien vale recordar que uno de los pocos entendimientos que estuvo presente en los últimos tres procesos constitucionales (incluyendo el de la Presidenta Bachelet) fue la necesidad de avanzar a esta forma de Estado, que coloca como horizonte de su accionar la justicia social y la igualdad, sobre todo a través de lógicas de seguridad social.

En esa misma línea, la Comisión Experta, valorada transversalmente por arribar al acuerdo más amplio de la historia constitucional de Chile en su anteproyecto, justamente tuvo entre sus acuerdos más importantes el reconocimiento integral de la libertad sindical de un modo que habilitaba al legislador para el fortalecimiento de cada uno de sus tres derechos. El fundamento para dicha inclusión era que la Constitución Económica, con un robusto derecho a propiedad e incentivo de la actividad privada, debía tener como contrapartida derechos de los trabajadores igualmente robustos.

Chile es uno de los países donde la libertad sindical es extremadamente débil, lo que ha contribuido a amplificar los niveles de desigualdad y ha hecho aún más asimétrica la relación laboral. Sin embargo, tanto la circunscripción de la negociación colectiva a la empresa, como las limitaciones a la huelga y el incentivo a la fragmentación sindical no han disminuido la conflictividad laboral.

Según el Informe de Huelgas Laborales en Chile 2021, publicado por el Observatorio de Huelgas de la Universidad Alberto Hurtado y COES, desde el año 2000 en adelante, tienden a realizarse más huelgas extra-legales que legales en el mundo privado, siendo que además las primeras comprometen en promedio más trabajadores que las legales y su duración es mayor. La debilidad sindical cuesta caro: es un costo para los trabajadores, para los empresarios y para el país.

En un artículo publicado en 2017, el profesor estadounidense Archon Fung mostraba cómo entre los países pertenecientes a la OCDE (excluyendo a los ex países del bloque soviético) se observaba una clara relación entre desigualdad y densidad sindical (porcentaje de población en sindicatos), de modo tal que: “El patrón más llamativo es que los países con una alta densidad sindical tienen una baja desigualdad de ingresos (Dinamarca, Finlandia, Suecia e Islandia) y los países con una alta desigualdad también tienen una baja densidad sindical (EE.UU., Chile, México y Turquía)”.

Si bien ninguna medida generará automáticamente una reducción de la desigualdad social, sin duda, ampliar y, por tanto, fortalecer la capacidad de los sindicatos para negociar colectivamente aportará a la disminución de las brechas sociales existentes. Además, le entregaría una herramienta a la sociedad, en este caso, trabajadores y empresarios, para contribuir al que es probablemente nuestro gran desafío: construir una sociedad más justa y cohesionada.

Alexis Cortés
Alexis Cortés
Alexis Cortés es Director del Doctorado en Sociología de la Universidad Alberto Hurtado y ex integrante de la Comisión Experta del Proceso Constitucional 2023.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Te puede interesar

Lo Último

¡Apoya al periodismo independiente! Sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran.
Únete aquí

¡Apoya al periodismo independiente!

Súmate, sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran. Así podremos seguir con los reportajes, crónicas y programas, que buscan mostrar la otra cara de la realidad, esa que no encontrarás en los medios de comunicación hegemónicos.