Martes, Febrero 27, 2024

El publirreportaje de La Tercera a Piñera

Compartir

                      

Piñera ha vuelto con todo. En esta ocasión, La Tercera le hizo una entrevista de hombre de Estado, con fotos y videos en una oficina que intentaba darle aires de expresidente, a lo Lagos, como si viniera desde el Olimpo a decir un par de frases con directrices a seguir no solo a su sector, sino también al país.

La misión de la entrevista era plantear un nuevo pacto entre exconcertacionistas y toda la derecha, incluida la que se autodenomina republicana. La idea no es mala, porque, en el fondo, pretende meter al partido de José Antonio Kast en un saco con Demócratas y Amarillos, para que se note menos. Sin embargo, no le resultará, porque el mayor exponente del Chicago-gremialismo es hoy quien lleva la batuta.

Pero, ¿quiere solamente eso? No, como todo especulador, el gran agudizador de la crisis de octubre del 2019 está apostando en la bolsa de comercio de la polìtica chilena. Como hoy el clima “bursátil” de la coyuntura nacional está más a favor suyo que hace unos años, el expresidente busca invertir en su futuro en la historia de Chile y quedar mejor que como quedó cuando se fue de La Moneda.

Es lo que ha hecho toda la vida: tratar de cambiar su destino. Si lo hizo después de haber sido pillado manipulando entrevistas a su ahora amiga Evelyn Matthei, quien era su contendora al interior de Renovación Nacional para postular a la presidencia, en los albores de la democracia, y postularse nuevamente a La Moneda, después de su primer gobierno y su nula relación con los partidos que lo apoyaron, lo puede hacer ahora para aprovechar de salvarse del juicio histórico y, por qué no, aprovechar de ver si hay espacio para una nueva experiencia presidencial.Y si es con la ayuda de medios que lo prefieren a él antes que a Kast, y le hacen preguntas que parecen publirreportajes, sin ninguna pregunta sobre sus responsabilidades, aun mejor.

Nunca es tarde en la vida de Piñera para reaparecer sin haber reconocido nada de lo que hizo, lo que no hizo y lo que no debió hacer. La vida pareciera comenzar una y otra vez para él, como si los errores y los horrores políticos que cometió sean solamente rasguños al pasar.

Sebastián Piñera es lo opuesto a la generación gobernante, porque nunca se ha autoimpuesto ningún estándar moral, razón por lo que no se ha traicionado a él ni a los suyos. Todas sus acciones en política son esperables y por lo mismo jamás han sido tema de reprimendas de sus cercanos o insistencia de sus adversarios en recordárselas. O si lo hacen, francamente pierden el tiempo.

Por lo tanto, a diferencia de lo que muchos creímos, puede volver una y otra vez, pararse, sacarse el barro que enloda a su figura y hacer como si nada, como si todo haya sido parte de una vida pasada que trata de hacer creer que no era tan suya.

Por eso mismo, con la ayuda del medio mencionado, hoy se pasea como si nada. Como si su gobierno hubiese sido solamente la compra e implementación de vacunas. Como si su obstinación, su inoperancia y su nulo olfato político para leer el momento del estallido no fueran su responsabilidad.

Francisco Méndez
Francisco Méndez
Analista Político.

Te puede interesar

Lo Último

¡Apoya al periodismo independiente! Sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran.
Únete aquí

¡Apoya al periodismo independiente!

Súmate, sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran. Así podremos seguir con los reportajes, crónicas y programas, que buscan mostrar la otra cara de la realidad, esa que no encontrarás en los medios de comunicación hegemónicos.