“Nos parece impresentable que una compañía de Luksic se niegue a cumplir la ley simplemente porque no quiere”: Sindicato Banchile Inversiones denuncia que empresa no ha cumplido con las normas de teletrabajo

Las y los trabajadores de la empresa Banchile Inversiones –cuyo controlador es Andrónico Luksic– solicitaron un pronunciamiento jurídico a la Dirección del Trabajo en 2020, la cual resolvió que se debía dar cumplimiento a la normativa. Sin embargo, el sindicato señala que esto no ha ocurrido a la fecha.


El Sindicato Banchile Inversiones ha denunciado a la compañía controlada por Andrónico Luksic por no cumplir con las normas que rigen en el país durante pandemia y decretadas por la Dirección del Trabajo. Al respecto, han intentado revertir la situación con propuestas para regular las condiciones del teletrabajo, sin embargo, la negativa para cumplir con la ley ha persistido, pese al claro pronunciamiento de la autoridad.

“A casi un año de promulgada la Ley de Teletrabajo que obliga a las empresas en Chile otorgar las herramientas y las condiciones a las y los trabajadores para realizar trabajo a distancia, producto de la pandemia, Banchile Inversiones ha decidido NO cumplir con la legislación, pese a las insistencias y propuestas del Sindicato y lo decretado por la Dirección del Trabajo, el 23 de marzo pasado (Ord. 1041), tras la solicitud de pronunciamiento interpuesto en agosto del 2020”.

Sindicato Banchile Inversiones

Por su parte, la Dirección del Trabajo señaló rotundamente que “cualquiera sea la modalidad en que cada trabajador preste servicios a favor del empleador, será obligación de este último otorgar a aquél los implementos y herramientas necesarias que necesite para cumplir con sus labores. El empleador debe asumir su disposición a los trabajadores para que estos presten los servicios para los que han sido contratados, no pudiendo traspasarles, en todo o parte, tal responsabilidad”.

El incumplimiento de la norma ha afectado profundamente a las y los trabajadores. La encuesta realizada por el Sindicato reveló que el 75,2% de ellos no ha recibido ningún tipo de apoyo para cumplir con las labores en teletrabajo.

Por esta razón, el sindicato ha iniciado la campaña en redes sociales #BanChileInversionesNoCumple, “con el propósito de presionar a la empresa respecto al cumplimiento de las necesidades básicas para el desarrollo del trabajo a distancia, sobre todo en medio de una crisis”, señalan en su comunicado.

“Banchile Inversiones recaudó utilidades por más de $47.000 millones en 2020, por lo tanto, no estamos hablando de una empresa que no pueda cumplir, estamos hablando de una empresa que simplemente no quiere cumplir con la Ley. A pesar de todas las alternativas que ha propuesto el sindicato, la empresa mantiene a sus trabajadores realizando trabajo remoto desde sus casas y valiéndose de sus propios recursos”.

José Faúndez, presidente del Sindicato

Los dirigentes aseguran que seguirán realizando las acciones necesarias para que la empresa cumpla con sus trabajadores y trabajadoras, así como también esperan mayor fiscalización por parte de las autoridades ante el funcionamiento, cumplimiento e implementación de la Ley.

“La empresa, a la fecha, se ha negado a cumplir con la ley, pese a que el Sindicato hizo una propuesta que tenía un costo aproximado de $16 millones mensuales, muy por debajo de sus utilidades. La verdad es que como directiva nos parece impresentable que una compañía de Andrónico Luksic se niegue a cumplir la ley simplemente porque no quiere. Emplazamos a la empresa que recapacite y que entienda que su mayor capital son sus trabajadores”.

Felipe Aravena, dirigente y tesorero
Total
158
Shares
Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Related Posts
¡Apoya al periodismo independiente! Sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran.
Únete aquí

¡Apoya al periodismo independiente!

Súmate, sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran. Así podremos seguir con los reportajes, crónicas y programas, que buscan mostrar la otra cara de la realidad, esa que no encontrarás en los medio de comunicación hegemónicos.