No todos los héroes llevan capa: La historia del primer rescatista del niño arrojado al Mapocho

Hablamos con el primer rescatista profesional que saltó a salvar a Anthony (16) tras ser arrojado al Mapocho por un carabinero la tarde del viernes 2 de octubre. El hombre que es enfermero y bombero, aún tiene angustia por lo vivido en el Puente Pío Nono. Ayer recibió un emotivo mensaje del adolescente. “Recién me vi en la foto y me puse a llorar al saber que tú me rescataste”, le dice. Desde el Estallido Social ha participado de casos emblemáticos de la represión policial, como los de Gustavo Gatica, Mauricio Fredes y tantos otros. Víctor Valdivia sale del anonimato para decir como testigo que lo que sucedió ese día, no puede pasar nunca más “Cuando lo saqué del agua, pensé que estaba muerto”, confesó.

*El audio del Anthony fue publicado con autorización de la familia

Son 30 segundos de un mensaje conmovedor que lo deja silente y quebrado. Es la voz de un niño que viene recién despertando de una pesadilla  y agradece quienes estuvieron ahí. “Hola amigo, muchísimas gracias por rescatarme, en serio. Pucha, recién vi la foto y me puse a llorar al saber que tú me rescataste también. Eres grande, enserio. ¡Muchísimas gracias! Me gustaría conocerte cuando salga de la clínica, algún día juntarnos y hablar bien. Muchas gracias, en serio”, dice el audio de WhatsApp enviado desde la Unidad de Cuidados Intermedios de la Clínica Santa María al teléfono de Víctor Valdivia (32).

La tranquilidad y mesura de cada palabra no se condice con la fotografía de Anthony, pero el niño está cada vez mejor, inmensamente agradecido de quienes le salvaron la vida, algo que más bien parece un mensaje para todo el país, para todos esos que quedaron en vilo tras lo sucedido el pasado viernes.

Este enfermero y miembro del Cuerpo de Bomberos de La Granja toda su vida ha estado al servicio de quienes lo necesitan. Desde niño fue scout y en la medida que fue creciendo hizo de la ayuda humanitaria su carrera y razón de vivir. Pertenece a una ONG especialista en emergencias y desastres. Actualmente enseña primeros auxilios en poblaciones de Pudahuel y desde los primeros días del 18 de octubre del 2019, junto a otros expertos del rescate, recorre las calles de la ciudad ayudando a los heridos y víctimas de la represión policial.

Aún no puede digerir  la angustia de lo vivido el dos de octubre. La última vez que se sintió así de sobrepasado, debió aislarse tres días-por recomendación de la terapia- al interior del Valle del Elqui. Fue cuando le tocó remover cuerpos sin vida en el aluvión de Copiapó el año 2015.

La noche del pasado viernes llegó a su casa con un nudo en la garganta. Su pareja de inmediato lo notó distinto, también es bombero. No fue consciente al principio, pero en su hogar se derrumbó.

“Me fui para mi casa con una angustia tremenda. El hecho de que sea un niño, el hecho de haberlo visto caer, el hecho de haberlo visto inconsciente e inmerso en el agua, el hecho de haberlo sacado en las condiciones que lo encontramos (…) Para mí es un caso muy significativo, porque pensé que Anthony estaba muerto”, relata afligido.

En el último año ha sido testigo de mutilaciones oculares, quemaduras por agua del guanaco, atropellos y una infinidad de agresiones. También tuvo que ser parte de la red de funcionarios de la salud combatiendo el Covid-19.

Con Rescatistas Voluntarios fue testigo de los casos de Gustavo Gatica, Mauricio Fredes, Cristian Valdevenito y muchos otros que ya casi no recuerda. Son muchos.

Sus compañeros de brigada lo definen como un hombre “todo terreno”. “Es aperrado y siempre está abierto a ayudar, compartir conocimientos. Fue el primer líder con el que salí y sabe manejar muy bien las situaciones que vivimos en las calles”, dice una de sus compañeras.

No todos los héroes llevan capa

Víctor es el rescatista que lleva chaqueta naranja y casco blanco, el que arrastró de la mochila el cuerpo de Anthony hacia la orilla sur del río Mapocho. El mismo de la foto que se viralizó durante días. Tardó 40 segundos en estar abajo, solo anticipado por el manifestante de Colo Colo – quien dice- fue clave y fundamental en esta historia.

La brigada de Rescatistas Voluntarios miraba hacia el puente cuando escucharon los gritos de auxilio. Por lo mismo, de inmediato y sin dudarlo, Víctor, se tomó de una oxidada cañería para amortiguar la caída. Luego, con el cuerpo del niño a un costado del cauce, sacó la mascarilla y gorro del adolescente para constatar si estaba consciente o no. Ahí notó el rostro pálido, levemente azulado y labios morados de un niño con los brazos fracturados. Los pocos instantes sumergido en el agua evidenciaban la asfixia, así que la prioridad fue permeabilizar la vía área del menor para que lograra respirar sin problemas. “Si no hubiéramos hecho esa acción probablemente él se habría ahogado”, recalca.

En cuestión de minutos, el joven estaba hablando, mientras más personas controlaban la hemorragia en su cabeza. En las inmediaciones, efectivos de Carabineros continuaba reprimiendo y lanzando gases lacrimógenos. Antes de subirlo a la ambulancia, el mismo Anthony dijo su nombre, indicó su número telefónico y edad a Víctor que no lo soltó ni abandonó en ningún momento. “No cualquiera cae de 7 metros y después vuelve a hablar”, dice.

“Le dije ´tú te caíste,  estás bien, no te preocupes´, tratando de calmarlo. Como él veía que yo le hablaba constantemente, manejando el equipo, empezamos a tener una relación de cercanía. Yo le decía ´tranquilo, no te preocupes, tú eres un héroe, tú vas a pasar a la historia, eres un luchador´. Él me decía que no lo dejara solo, por favor”, recuerda

Víctor accedió a contar esta historia, porque siente que lo que Anthony fue la tragedia que rebasó el vaso de esa inhumanidad en las marchas a las que todos parecieron acostumbrarse.

Camino a la recuperación

Es la tarde del lunes y los familiares más cercanos a Anthony respiran aliviados en las afueras de la Clínica Santa María, a través de un comunicado la institución mencionó que el adolescente de 16 años se recupera favorablemente de la operación en las muñecas tras ser intervenido por un grupo de traumatólogos. Además, sus cercanos relatan que las enfermeras han sido clave en el estado anímico del joven, ya que están atentas a cualquier requerimiento del niño.

El padre de Anthony, Cristian Araya, confirmó a este medio que se realizará un campeonato de futbol organizado por barristas de la Universidad de Chile el viernes a las 19 horas en la población San Miguel 4 y agradece enormemente el cariño recibido junto a su familia en los últimos días. Agradece toda esa cadena de solidaridad.

Total
915
Shares
2 comments
  1. Agradezco tu fortaleza Víctor y Anthony. Si no se criminalizara la protesta legítima, no tendríamos que ver estos testimonios tan terribles.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Related Posts