«No se puede abrir»: el noble Bernardino Piñera y los más de cuatro mil mestizos

«No se puede abrir»: el noble Bernardino Piñera y los más de cuatro mil mestizos

¿Acaso los pobres no podemos llorar a nuestros muertos? ¿El presidente se ríe en la cara de los chilenos y chilenas que han sufrido la pérdida de un familiar querido en esta pandemia? ¿ es inepto el presidente que se equivoca tanto o no son suficientes sus asesores?

En Chile no sólo la desigualdad llega a ser palpable con los tiempos de hambre en los sectores populares o en los campamentos sino más grave aún es tan estructural la distinción de clase que hay en nuestro país, que ni siquiera a nuestros muertos los podemos velar en nuestras casas por la pandemia.

Sin embargo, vimos como el presidente de la república y sus familiares de la élite cuentan con ese privilegio mostrando su superioridad de poder al incumplir los protocolos en plena expansión de la pandemia por coronavirus. Pese a lo que simple vista los chilenos y chilenas en redes sociales podrían evidenciar como una clara falta de ética de parte del presidente y su familia. Una imposición de los privilegios de unos pocos y simplemente la mala conducción política de Piñera.

Escuchamos como si fuéramos realmente ilusos y viviéramos en otro Chile, las palabras de respaldo de su nuevo ministro de salud, Enrique Paris y de la subsecretaría de Salud Pública, Paula Daza, apuntando a una instrumentalización del hecho.

¿Acaso los pobres no podemos llorar a nuestros muertos? ¿El presidente se ríe en la cara de los chilenos y chilenas que han sufrido la pérdida de un familiar querido en esta pandemia? ¿ es inepto el presidente que se equivoca tanto o no son suficientes sus asesores?

El nadie está por encima de la ley se lo lleva el viento cuando vemos la viralización del vídeo del funeral del tío de Piñera acusado de abuso sexual a un menor, investigado por el vaticano. Y eso no es todo, observamos que para estas personas no hay ley, ni ética ni criterios. Tampoco nos sorprende porque en plena revuelta social en octubre fueron cientos los jóvenes que fueron mutilados en este Gobierno, tampoco hay justicia para ellos.

Finalmente, uno esperaría dos cosas por mínimas que fueran: unas disculpas públicas del presidente, que por último por estrategia política no reforzará las distinciones de clase simulando en pleno 2020 volver a la colonia, reforzando que estamos los mestizos y los nobles, no tan nobles pero que ejercen y acentúan la desigualdad en nuestro país. Y por otro lado, que las campañas del Minsal sobre el distanciamiento social, usar mascarillas y no salir de casa no se fueran al tacho de la basura para que al final de la pandemia los corrientes, pobres y comunes, no nos llevemos solos la parte más cruda de la historia.

Sobre el Autor

Valeria Vargas Huenulao

Periodista de la Universidad de Santiago de Chile.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *