Música nacional lanza canción con mensaje crítico sobre la situación de abandono de miles de NNA del Sename

“No es una canción fácil de escuchar por su temática y no fue fácil para mí producirla desde el punto de vista emocional, pero todos los involucrados confiamos en que el resultado final transmite de buena manera el mensaje”, cuenta Vilú.


‘Niñez’ es el nuevo trabajo de la cantora oriunda de Chiloé, Vilú Núñez, quien ha considerado imprescindible compartir la situación de abandono de los menores de edad que se encuentran bajo la supervisión del Estado, a dos años del estallido social.

“Es una canción que nos invita a mirar nuestras infancias y las de otres. Un grito de alerta ante la gran cantidad de niños, niñas y adolescentes que se encuentran en una situación de profundo abandono por parte de aquellos que deberían velar por su cuidado. Mirar a nuestro alrededor y sensibilizar para accionar en nuestros entornos en nuestro país luchar por resguardar de las violencias a la niñez”.

Vilú

Narrada en primera persona, la canción nace cuando retomó un poema que escribió luego de su visita al CREAD Galvarino (el centro del Sename donde murió Lissette Villa), en el que ella describe el relato que uno de los niños de dicha institución compartiera con ella. La experiencia que ella misma tuvo al trabajar en el Servicio Nacional de Menores fue también uno de los catalizadores para componer el tema.

“Hay dos informes, Jeldres del 2013, que impulsó Unicef con el poder judicial, y la investigación que consta de 28 tomos realizada por un equipo de la PDI a petición del fiscal regional de Los Lagos, Marcos Emilfork, y ninguno se ha tomado en cuenta, y el país no se ha hecho cargo. El Estado no se ha hecho cargo. Es una urgencia de derechos humanos esta problemática con los niños bajo la tutela del Estado. No puede ser que el Fiscal Nacional haya escondido está información. No puede ser que las autoridades hagan oídos sordos a estos crímenes, estamos hastiados de tanta corrupción e impunidad en nuestro territorio”

Vilú

Con una melodía hipnótica y sonoridades que nos evocan nuestra propia infancia, la composición parte suave, como una canción de cuna, para luego subir en intensidad con un potente acompañamiento sicodélico y “refolclórico”, en donde la poesía se mezcla con este potente torbellino de sonidos y emociones.

Sobre esta filosofía a la que llama “reflorclor”, Vilú dice que es un puente entre la música folclórica tradicional y la música popular, que plantea “una estética interesante y novedosa para la música latinoamericana, pues las melodías se transforman en una muestra concreta de voces disidentes en sonidos y propuestas relativas a la memoria y el feminismo, voces que transportan a los oyentes hacia territorios geográficos y simbólicos”, señala la artista.

Total
1
Shares
Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Related Posts
¡Apoya al periodismo independiente! Sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran.
Únete aquí

¡Apoya al periodismo independiente!

Súmate, sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran. Así podremos seguir con los reportajes, crónicas y programas, que buscan mostrar la otra cara de la realidad, esa que no encontrarás en los medio de comunicación hegemónicos.