Michael Sandel, filósofo: “La meritocracia produce arrogancia en los ganadores y humillación en los que quedan atrás”

Foto: Universidad de Harvard

“Las oportunidades no son verdaderamente iguales en nuestras sociedades: los ganadores parten con ventajas tremendas”, advierte el académico, quien plantea además que los sectores progresistas deben reenfocar sus políticas hacia la búsqueda de dignidad en el trabajo y en darle voz a las personas.


En el marco de la espera de su nuevo libro -“La tiranía del mérito”- el reconocido filósofo estadounidense y profesor de Harvard, Michael Sandel, analizó críticamente en entrevista con La Tercera el auge del concepto de la meritocracia.

Sandel sostiene que “especialmente en las últimas décadas, en sociedades impulsadas por el mercado”, la meritocracia “ha tenido un lado oscuro”. “Y este es que las actitudes que la meritocracia alienta, esto es, una sociedad de ganadores y perdedores, esa manera de pensar en la sociedad, es corrosiva para el bien común”, explica. “En las últimas cuatro décadas, la versión de la globalización impulsada por el mercado, ha profundizado la división entre ganadores y perdedores en nuestra sociedad, ha envenenado nuestra política, y nos ha separado. En parte por las desigualdades, pero también por las actitudes hacia el éxito que esta idea promueve, que es que aquellos que han triunfado han llegado a creer que su éxito es solo obra de sí mismos, que es la medida de su mérito. Y aquellos que han quedado atrás, no tienen a nadie a quien culpar por eso salvo a sí mismos. Eso es lo que llamo ‘la tiranía del mérito'”, añade el filósofo.

El académico continúa su análisis planteando que “lo que pasó es que la meritocracia produce arrogancia en los ganadores (…) y humillación en los que quedan atrás. Porque en el corazón de la idea meritocrática está la creencia de que si las oportunidades son iguales, los ganadores merecen lo que han ganado, que es solo suyo”. En ese sentido, Sandel plantea que hay un problema con esa idea: “Las oportunidades no son verdaderamente iguales en nuestras sociedades: los ganadores parten con ventajas tremendas”.

Para responder finalmente a qué alternativa hay frente a lo perjudicial de la meritocracia -considerando que esta surge frente a la aristocracia-, Sandel sostiene que “lo que yo estoy tratando de sugerir es que hoy el opuesto a la meritocracia es la democracia y el bien común”.

Y en términos políticos, es en esa línea justamente hacia donde a juicio del filósofo debe encaminarse la redefinición de la centroizquierda a nivel mundial, luego de que -como plantea- cometiera un gran error al adoptar también la idea de la meritocracia, abandonando la representación de las clases trabajadoras y medias. Esto porque finalmente fueron figuras populistas de derecha o autoritarias quienes canalizaron el resentimiento y la humillación que generó la meritocracia.

“Los partidos socialdemócratas deben reenfocar y redefinir sus políticas, su misión y propósito si quieren enfrentar las políticas de resentimiento a la que apelan las figuras populistas de derecha. Y sugiero que lo hagan (…) pasando hacia un proyecto enfocado en la dignidad del trabajo (…) y en darle voz a las personas. No solo ayudarlas, sino proveer instituciones y espacios públicos y comunes que junten a las personas de distintos orígenes sociales y económicos”.

Por último, Michael Sandel se refiere al proceso constituyente que vive Chile, sosteniendo respecto a la deliberación que deberán realizar a partir de abril los 155 constituyentes que “sería importante que hubiera otros espacios de discusión y debate dentro de la sociedad civil, y que se hagan al mismo tiempo. No sé si hay planes para esto, si algunas organizaciones están planeando algo así, pero esta deliberación más amplia, podría ser una manera de hacer de esto un proceso realmente democrático y de educación cívica”.

Total
50
Shares
Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Related Posts