Presidente de sindicatos de Metro: “Mientras se nos muestra un camino de cambio tecnológico, por otro lado se despiden trabajadores”

Las declaraciones de Eric Campos surgen luego de que se conociera que Metro desvinculará a más de 300 trabajadores a partir del 12 de febrero. Esto, luego de que la empresa decidió reducir a dos las entidades que entregan el servicio de boletería.


La noche de este 2 de febrero la Federación de Sindicatos de Metro dio a conocer, a través de sus redes sociales, una noticia lamentable. Se trata del despido de más de 300 trabajadoras, en su mayoría mujeres y adultos mayores, vinculadas al servicio de boletería.

Aquello, luego de que la empresa estatal decidiera licitar el servicio solo para dos empresas, y no para las tres que funcionaban hasta ahora. Así, la decisión de acabar el contrato con ECM viene a profundizar la crisis laboral protagonizada por la empresa controladora del medio de transporte público, y que ha afectado a miles de trabajadores.

A partir de esto, conversamos con el presidente de la federación, Eric Campos. El dirigente denunció que durante la pandemia en 2020 la empresa desvinculó al menos a 1.500 trabajadores indirectamente. Contexto en el que la compañía recibió cientos de denuncias, la mayoría por despido injustificado.

Según explicó, la necesidad de Metro de abaratar costos durante la crisis sanitaria lo ha llevado a modificar diferentes contratos con empresas subcontratistas. En ese marco, reclamó, la empresa no ha velado por sus empleados.

-Después de 5 años Metro licitó los servicios de boletería. Y en las bases no garantizó la continuidad laboral de las trabajadoras, porque a veces tú estableces que no importa el cambie la empresa, y así un porcentaje importante -se habla de 60-70 por ciento- de trabajadores de la empresa que pierde la licitación continúa en el Metro.

Son 410 trabajadores y en el sindicato son 370, y esos trabajadores a partir del 12 de febrero están despedidos de la empresa subcontratista. Y Metro, como empresa mandante, si bien no está obligada legalmente, a nosotros nos parece que como una empresa del Estado, en tiempos de pandemia y con una crisis económica, lo que correspondería es que realice gestiones para que esas personas sean incorporadas en las empresas que ganaron la licitación.

Modernidad y subcontrato en Metro

En medio de la crisis, Campos reveló que 7 de cada 10 trabajadores de Metro son subcontratados. “Si bien es una práctica del mercado, a nosotros nos parece que raya en la falta de ética corporativa, sobre todo cuando hablamos de una empresa pública“, afirmó.

¿Qué factores han afectado en la crisis de la empresa y cómo lo ha manejado Metro?

-Es una empresa pública que entra en crisis porque depende excesivamente de la tarifa. El 70-80 por ciento de nuestro ingreso depende de la tarifa, y como ha bajado la afluencia tenemos menos ingresos. Pero Louis de Grange, en lugar de buscar financiamiento del Estado y del gobierno, lo que ha hecho es ajustar los contratos del subcontrato. Por lo tanto hace pagar a quienes ganan menos, los trabajadores más precarizados de la cadena.

Eso también habla, primero, del bajo conocimiento que tiene Louis de Grange y su directorio respecto de la empresa pública. Pero, por sobre todo, de la ingratitud respecto de los trabajadores que han puesto la cara, quienes son la primera línea en el transporte público. Sin embargo, a la primera que hay que ajustar, ajustamos a los que han arriesgado literalmente la vida por hacer funcionar el metro para que la ciudad -en su peor momento- mantuviera su funcionamiento.

Invitamos al diálogo al Louis de Grange, que nos sentemos con las trabajadoras del subcontrato y les demos una solución. Entonces estamos esperando un gesto donde Metro, en tanto mandante, recomiende, posibilite y establezca las condiciones para que esos trabajadores y trabajadoras sean recontratadas por estas empresas que van a seguir operando. Porque son 43 estaciones que requieren de todas maneras cajeros.

Uno esperaría, en una lógica incluso de la eficiencia empresarial, que contrataran a esta gente que está capacitada y no requieren inducción, por lo que no requiere un gasto. Por eso podrían perfectamente incorporarse desde el día 1 a las labores en plenitud.

Creo que acá falta voluntad política. A ratos siento que los gerentes y miembros del directorio del metro se mandan solos y hay una suerte de desgobierno. Porque no visualizan los impactos sociales y, yo diría, también políticos que puede tener una situación como esta.

En una época en la que se habla de la expansión del metro en estaciones y su modernización, ¿Cómo analizas todos estos despidos?

-Hay una dicotomía. Mientras se nos muestra un camino de cambio tecnológico, donde se le vende a la gente el mensaje o la narrativa de un metro que lleva modernidad, por otro lado se despiden trabajadores, se precariza y se subcontrata.

La impresión que queda es que todo este cambio tecnológico, toda esa cuenta la estamos pagando los trabajadores y trabajadoras. Pero hay modelos en otros países que indican que ese proceso natural, o más bien propio de un medio de transporte como el nuestro, se puede hacer perfectamente de manera sostenible, sustentable y en armonía con los derechos laborales, con la estabilidad laboral y, por supuesto, también con el respeto a las organizaciones sindicales.

Creo que aquí hay un sobre ideologismo en llevar una empresa como el metro que no es privada. No es un banco, es una empresa que tiene una función eminentemente social. Y a ratos creo que eso se le olvida a los funcionarios del gobierno que están trabajando aquí.

Al cierre, el dirigente anunció movilizaciones para el fin de semana. Con el fin de conseguir justicia y respuestas para la gran cantidad de trabajadoras y trabajadores desvinculados.

Total
100
Shares
Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Related Posts
¡Apoya al periodismo independiente! Sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran.
Únete aquí

¡Apoya al periodismo independiente!

Súmate, sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran. Así podremos seguir con los reportajes, crónicas y programas, que buscan mostrar la otra cara de la realidad, esa que no encontrarás en los medio de comunicación hegemónicos.