Mauricio Jürgensen: “Chile no quiere que sean ustedes, los de siempre, los que escriban el futuro”

Quisiera hacer un comentario o reflexión sobre el rol que han cumplido durante la última algunas de esas figuras señeras de la Concertación.

Vimos al ex presidente Lagos, también ministro de Aylwin y Frei Ruiz Tagle, avalar con una severidad pasmosa el buen desempeño (según él) del ex ministro Mañalich. También leímos a Francisco Vidal, ministro del mismo Lagos y también de Bachelet, que estaba resolviendo si iba a la presidencial o a la de Gobernadores. Como si eso fuera algo que estuviera clamando la población entera.

Genaro Arriagada, histórico DC y ex Ministro de Frei Ruiz Tagle, apareció como consejero del CNTV, cargo que ocupa desde 2009, bloqueando una producción audiovisual que según él no tendría el tono adecuado para abordar el magnicidio del ex presidente Eduardo Frei Montalva abriendo un debate por cierto sobre las competencias de este político de 77 años en estos asuntos.

José Miguel Insulza, ministro de Lagos, apareció anoche admitiendo intenciones de llegar a La Moneda y mostrándose muy crítico respecto del PC y del Frente Amplio, y derechamente nostálgico respecto de cómo resolvían las cosas en la vieja y para ellos añorada Concertación. 

Y podríamos sumar más de otros lustres ex funcionarios de los Gobiernos de la Concertación: las declaradas intenciones de Gutenberg Martínez y de su mujer Soledad Alvear de ser constituyentes, y las irrelevantes cartas de Mariana Aylwin y tanto más que se oye, lee o ve de viejos dirigentes intentando entrar a como de lugar en el debate, creyendo que todavía tienen cartuchos que quemar, cosas que decir, problemas que arreglar, lecciones que darle al país.

Yo quiero ser justo: no hablo necesariamente de edad, aunque convengamos que en ciertos casos, por Dios sería bueno que miraran el carnet de identidad. Pero sí hablo del pasado, de lo que fueron y lo que representan. Y el emplazamiento es para ellos porque, o no entendieron nada, pero el diagnóstico feroz del 18 de octubre pasado indica que son identificados como parte del problema. Como aquellas voces que dejaron que esto siguiera pasando. Como aquellas y aquellos funcionarios que nos convencieron de la medida de lo posible y de que estamos atados de manos. Lo he dicho acá: todos los respetos por los servicios prestados al país en tiempos adversos como los primeros años de la democracia. Creo que muchos concedemos ese punto, pero ha pasado más agua bajo el puente y es a todas luces necesario y urgente un recambio. De rostros y de ideas. De nuevos liderazgos, de renovadas valentías para enfrentar los cambios que vienen.

Este Chile no está esperando sus consejos, no está viendo si quieren ser presidentes o gobernadores, no quiere que sean ustedes, los de siempre, los que escriban el futuro.

Con todo respeto, viejos carcamales. Este Chile no está esperando sus consejos, no está viendo si quieren ser presidentes o gobernadores, no quiere que sean ustedes, los de siempre, los que escriban el futuro, no dependen de su juicio para resolver qué queremos ver. Aporten desde un lugar distinto y entiendan, que esta vez el cambio lo van a hacer otros.

Total
583
Shares
1 comment
Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Related Posts