Camilo Miyaki Maribel Maza

Maribel Soto, la segunda madre de Camilo Miyaki: “Él no era delincuente, era un trabajador, un joven lleno de sueños y ellos se los mataron”

Al igual que cualquier otra persona, Camilo Miyaki tuvo altos y bajos durante su vida. La separación de sus padres y el tener que enfrentarse al mundo laboral desde muy joven sin duda lo marcaron. Sin embargo, no era una persona que se echara a morir o con un registro depresivo. “Era alguien lleno de sueños, pero con una meta clara: construir familia”, lo describe la pareja de su padre, Maribel Soto, quien al igual que el resto de su familia, no cree que Camilo se haya suicidado, sino que lo mataron.


Hola Camilo, ¿cómo estas?
Hola tía.
¿Qué están haciendo?
Estamos aquí haciéndole aseo a la tía Lissette, así que estoy apoyado a la Thalía porque se está generando unas lucas.
Que bueno, entonces cuídense nomás chiquillos.
Sí tía, quédese tranquila, si está todo bien así que tranquila.
Cuídense nomás, sigan haciendo aseo. Que les quede bien limpio, después vamos a revisar ese aseo.

Esa fue la última conversación que lograron tener Maribel Soto y Camilo Miyaki unos días antes del fallecimiento de este último. Una conversación normal entre una madre y un hijo. Una última conversación que hoy solo puede contar Maribel.

****

Son las 11:30 de la mañana, Camilo y su pareja Thalía se encuentran fuera de su hogar fumando, cuando son detenidos por Carabineros de la 51ª Comisaría de Pedro Aguirre Cerda. El motivo era claro: no contaban con salvoconducto ni con mascarilla en la vía pública. Dos horas más tarde, según lo que nos cuenta Maribel Soto y lo informado en el comunicado de la ONG Observatorio Nacional de Derechos Humanos ANEXPPSA, la novia de Miyaki es liberada.

Tras esto se dirigía a su hogar en busca de comida, ya que Camilo pasaría la noche en el calabozo de la 51ª Comisaría, por ser reincidente. Según el relato de Maribel, Thalía le comentó a la familia que, en la última conversación entre ellos, él le dijo “por favor diles que me suelten, porque mañana tengo que ir a trabajar”.

Sin embargo, “a eso de las 16:00 horas, su pareja retornó a la comisaría (…) En la guardia se reunieron seis carabineros indicándole que un detenido se encontraría ahorcado”. Tras eso, le preguntó a Carabineros por el nombre de la persona, a lo cual no respondieron, indicando que no podían entregar información”, informó ANEXPPSA en su comunicado emitido el 7 de febrero, el día en que Miyaki falleció al interior de uno de los calabozos de la comisaría.

Desde ese momento, la duda, rabia, indignación y pena son los sentimientos que la familia Miyaki vive. Bajo la versión de un suicidio, Camilo fue velado y posteriormente enterrado por sus seres queridos. Hoy, estos mismos se encuentran en el proceso de interponer una querella en contra de Carabineros por el homicidio de “un joven lleno de sueños”, como lo describe Maribel.

“Son tantas las dudas… creemos que algo debió haber pasado entre ellos. Se les pasó la mano, una discusión. Es todo muy ambiguo, muy hermético. Desde Carabineros no ha existido un grado de solidaridad hacia la familia. Hasta el momento nunca han dado un comunicado, nunca han dicho «pucha, lo sentimos». Ni siquiera el funeral lo respetaron”.

Maribel Soto

¿Alguien se suicida en una comisaría?

“Camilo siempre fue respetuoso, feliz, tranquilo, le gustaba mucho la música. Su meta era formar su familia, porque ya venía de un quiebre cuando se separaron sus papás y él lo logró. Trabajó, se sacrificó, tuvo sus altos y bajos, pero llegó a conformar lo que quería”.

Maribel Soto

Con un tono cálido y melancólico, Maribel describe a su «hijo», como en varias oportunidades nombre a Camilo.

A lo largo de los 17 años que conoció al joven, ambos se volvieron muy cercanos y confidentes, debido al cariño que cada uno se demostraba. Pese a que durante los últimos cinco años no existía la misma cercanía (producto de que Miyaki se quedó viviendo en Lo Espejo con Thalia, su polola, mientras que su padre y Soto se trasladaron hasta la comuna de Maipú), siempre había oportunidades para estar juntos. Visitas, los cumpleaños y llamadas por teléfonos eran sus momentos, los que ya no están y que solo vivieran en su memoria.  

Entre esos momentos, Maribel guarda con mucho amor los fines de semana, cuando Camilo aún era pequeño y se iba con ella y su marido a su casa. “(Recuerdo) Las veces que lo íbamos a buscar a las casas de las tías los fines de semana. «Ya Camilo, vamos, Vamos hijo, arriba», le decía y nos quedábamos los fines de semana con él. Hacíamos una vida de familia”, confiesa.

Con todos estos recuerdos en su mente, junto a cómo se fueron desarrollando los hechos del fatídico día, enfatiza en decir que su hijo no se suicidó, sino que su muerte se debe a un homicidio. “Camilo era un joven lleno de sueños, quería seguir viviendo y ellos le mataron sus sueños”. Asimismo, explica que en cualquier situación complicada Miyaki acudía a ella, por lo que en el caso de haber estado pasando algo emocionalmente fuerte, ella hubiese sido la primera en saber y ayudarlo.

“Cualquier cosa Camilo me llamaba altiro, era la primera persona. Si Camilo se hubiese sentido atrapado, tenlo por seguro que me hubiese llamado”.

Maribel Soto

A esto agrega que de todos los años que conoció y vio crecer «a su Camilo», jamás mostró un sesgo depresivo, sino que, al contrario, cuenta que era una persona busca vida que siempre se estaba reinventando, y sobre todo llena de sueños y metas para él y su familia con Thalía. Es por todo esto que su único deseo es justicia y “saber qué le pasó, saber si Camilo tomó esa decisión o hay terceros involucrados, nada más”.

“Ni siquiera el funeral lo respetaron”

Después de lo sucedido el domingo 7 de febrero, Camilo fue entregado a su familia dos días después. Desde ese momento, hasta el sábado de esa semana, fue velado en su hogar en Lo Espejo. Familiares de todos los núcleos que componía, grandes cantidades de amigos que hizo a lo largo de su vida y sus vecinos fueron quienes lo acompañaron en su despedida.

Sin embargo, no todo fue tranquilidad y respeto. Maribel relata con molestia que, durante la primera noche de velación, funcionarios de Carabineros llegaron al lugar, pero no en una patrulla o en moto, sino que con un camión.

“El día del velatorio, llegó un carro tipo zorrillo y se puso en la esquina a intimidar. Nosotros empezamos a grabar y levantaron los focos para que no se viera. Hicieron una vuelta y se fueron. Ellos fueron a intimidar, fueron a burlarse”.

Maribel Soto

Los días transcurriendo iguales. Movimientos de uniformados, patrullas merodeando el perímetro cada cierto tiempo. No obstante, el día que dieron despedida a Camilo y lo trasladaron al cementerio, fue el peor. Las calles llenas de patrullas, camiones lanza aguas, motocicletas y una gran cantidad de funcionarios fue la tónica de ese día en Lo Espejo, y que quedó registrado en las redes sociales de diversos medios independientes.  

“Todos los días andaban para allá y para acá. Andaban de civiles el día del entierro”.

Para Soto, todo este actuar fue con el fin de burlarse de la familia, intimidarlos, porque para ellos, Camilo era un delincuente más, no un joven que murió en su comisaría.

Cabe destacar que, según cuenta la segunda madre de Camilo, jamás hubo un conflicto previo entre él y funcionarios de la 51ª Comisaría de Pedro Aguirre Cerda.

****

¿Pensó en algún momento que eso sería lo último que conversarían?
– No, no… no no. Uno como madre siempre espera partir primero que los hijos, no que ellos se vayan antes, esa es mi visión. Yo esperaba irme antes que mis hijos.

¿Hay algo que le gustaría haberle dicho a Camilo?
– Por qué no me llamaste… ¿Por qué no me llamaste en ese momento? –declara con sus ojos vidriosos– Si hubiese sido grave, tenlo por seguro que él me llamaba.

“Ahora, yo sé que está con nosotros. Solo le pido que nos siga acompañando y nos de la fuerza para seguir con esto, porque no vamos a descansar hasta veamos con nuestros propios ojos lo que le pasó”.

Maribel Soto
Total
49
Shares
Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Related Posts