Connect with us

Cultura B

“Mank”: La reivindicación de los artesanos

Publicado

on

Sacando a relucir un guión que llevaba veinte años guardado, David Fincher regresa con una propuesta clásica. “Mank” hace mención al proceso de elaboración del guión de una de las películas más valoradas de la historia –“Ciudadano Kane”–, pero en vez de centrarse en la conflictiva relación con Orson Welles, Fincher expande el alcance hacia un telón de fondo muy interesante pero que, a ratos, deja la sensación de querer abarcar demasiado.


David Fincher es uno de los genios cinematográficos de las últimas tres décadas. Por eso mismo, Netflix lo reclutó –otra vez– aprovechando la excelente experiencia de la serie Mindhunter. Por ahora, el norteamericano pone su prestigio al servicio de Mank, película que recoge la historia de Herman J. Mankiewicz, creador del guión original de Ciudadano Kane (Orson Welles, 1941) y cuyo proceso se muestra acompañado de adicciones y los conflictos políticos de la época que tocaban el desarrollo de la industria del cine, los que son el corolario perfecto para que explotara su  irreverente personalidad.

Mank va a ser amada y odiada. Hay muchos personajes de la historia del Hollywood clásico que podrían alejar al público masivo y porque se centra en el entramado político de esos años, en la figura de William Hearst, el cual sirve para desatar al Mankiewicz que quiere que sus historias hagan reflexionar al público. Aquí, el guión pensado originalmente por el padre de David, Jack Fincher, sorprende porque se esperaba la historia de las tensiones entre Welles y Mankiewicz, sin embargo, se expande a una fotografía del momento social en plena Gran Depresión, con una industria que descubría el cine sonoro y que estaba en pleno momento de cambios de paradigma.

La película se estructura con maravillosos flashbacks que tratan de hacer un paralelismo a Kane, los cuales son dotados de energía en secuencias que muestran quién era quién en este mundo; excelente es la escena en la que Louis B. Mayer le pide a sus trabajadores que hagan un sacrificio, reduciendo sus salarios.

Con un ritmo veloz para  capturar esos “locos años”, donde la música de Trent Reznor y Atticus Ross es clave y, a la vez, con una segunda  línea de tiempo actual, más gris y pausada. Es en esta última donde se aprecia la arista de la relación con Orson Welles y donde, si se quiere, Fincher deja espacios para desmitificar a este último como figura virtuosa. 

Advertisement

Actuaciones a gran altura y visualidad cautivadora

La postura es la de un autor que justo consigue la inspiración cuando pareciera que está al final de su vida creativa, inmerso en la depresión. Sin embargo, Gary Oldman –el protagonista– equilibra perfectamente esta dualidad entre una persona ética, que busca que el espectador se emocione y reflexione, pero que a al mismo tiempo, sucumbe ante la podredumbre  industrial, dejándose llevar por esas debilidades que lo llevan a su  faceta más cínica.

El relato lo pone en prácticamente todas las escenas, con mujeres que son soporte para la historia y que encajan en cada tiempo: su esposa (Tuppence Middleton), su cuidadora (Lily Collins) y los mejores diálogos con Amanda Seyfried, cuya química es espectacular; la personificación de Marion Davies cautiva,  muestra  el lado más inocente de una actriz que quedó atrapada en una industria de hombres y que sirve de inspiración para el personaje de Susan Alexander.

Por otro lado, el protagonismo visual de Mank tiene todo un sello. Desde los créditos ya introduce una declaración de intenciones, adornada con más elegancia entre los  paralelismos con el cine de antaño; la composición, la edición que imita las transiciones de las películas de ayer, fundiéndose a negro en cada toma, se complementan con una vibrante fotografía de Erik Messerschmidt, con tiros de cámara brillantes, apostando con difuminados, con luces y sombras, tal cual lo hizo el director de foto de Ciudadano Kane.

No restemos ese mérito, si bien a muchos les podría parecer exagerado e innecesario, es un detalle que eleva a Mank como uno de los mejores estrenos del año.

Podría ser que la relevancia que otorga el guión al arco político, en lugar de centrarse en los demonios que acosaban al guionista no sean del gusto de la mayoría, pero más allá de esa apreciación, Mank está a muy buen nivel y ojalá pueda ser disfrutada en la gran pantalla, tal como Roma (Alfonso Cuarón, 2018) y El Irlandés (Martin Scorsese, 2019), donde sus directores usaron Netflix como estrategia, pero cuyo resultado final es un homenaje al cine de las primeras épocas.

Advertisement

En el caso de este film, se erige como reconocimiento a quien imaginó Ciudadano Kane, película que siempre aparece en el top tres de las mejores de la historia y cuyo creador había quedado a la sombra de Welles. No en vano, el film termina con ambos refiriéndose al otro, pero con Mank sujetando el Oscar.

Cultura B

VIDEO| Diputada electa Emilia Schneider co-protagoniza el nuevo clip del artiste de pop queer Barbacius

Publicado

on

Un perreo de desamor digital y combativo, inspirado en la tecnología y que aprovecha de recordarnos que las terapias correctivas fueron y son una manifestación de odio real, es lo que muestra ‘Error 404′, el primer single del EP debut “Príncipe” de Barbacius. Además, participan del video cuatro activistas de la disidencia de género: Emilia Schnider, Titi Bernal, Una Típica Francisca y Neón. 


Pop latino queer y digital a cargo del letrista, compositor, intérprete y performer chileno, Barbacius es la esencia de ‘Error 404’, el primer single de su EP debut, Príncipe. El fundador de la organización Agentes de la Música Independiente Kuir (AMIK), organización de trabajadores de la música LGBTIQA+, aterrizó en el pop local en 2017 con los singles de corte social ‘Toque de Queda’ y ‘Rebelión’, además de las vulnerabilidades colectivas que enfrenta su generación, como el caso también de su último estreno.

“El error número 404 es aquel amor por esta persona que se va de nuestros corazones y su nombre no se encuentra más en nuestro disco duro. Un guiño a la tecnología como cuando estamos navegando por internet y una página web ya no existe” Barbacius

Inspirada en la conocida falla de internet y enfocada en aquellas relaciones que no alcanzan a ser formales, la canción posee un beat bailable que permite abrir el corazón. Musicalmente, el artiste ha estado trabajado junto a Blosqui, productor con quien está preparando su debut desde el 2020. “Lloración, bailación y empoderamiento es el concepto de esta canción”, cuenta Barbacius, además de alimenta su imaginario visual con el video oficial para este track dirigida por la destacada Katherina Harder y con Pablo Fatorri en la dirección de arte. 

“El clip es una representación política de lo que dos aparatos de control social han estado haciendo con las diversidades y disidencias sexuales y de género a lo largo de la historia. Es la iglesia y el estado quienes han intentado borrar nuestra existencia sistemáticamente. En el video ellos intentan borrar mi colitud del cerebro, pero es la misma comunidad que me rescata de esta terapia de conversión”. Barbacius

Retrofuturismo musical y un squad de amigues dispuestos a rescatar a Barbacius del odio: la primera diputada trans, Emilia Schnider, la legendaria transformista chilena, Titi Bernal, la cantante lesbiana y camiona visible, Una Típica Francisca, y Neón, performista de la escena ballroom nacional, son les encargades de salvar al artiste de la violencia sistemática de la Iglesia y el estado.

Advertisement

“Todes elles representan una identidad disidente dentro de la comunidad LGBTIQA+. Nos preocupaos de que así fuese, es importante que se pongan estas experiencias en los relatos audiovisuales e mis canciones, eso es algo que me identifica como músique”.Barbacius

La primera canción y video que lanza dedicado 100%  a la música. Barbacius renuncia a todo para cumplir sus sueños y objetivos musicales de manera honesta y directa, sin olvidar que aunque lloremos, amemos y bailemos, no podemos abandonar la urgencia del combate.

Continue Reading

Cultura B

“Daniel”, la obra teatral que retrata el crimen homofóbico que remeció a Chile hace 10 años

Publicado

on

La compañía La Matrera presenta las funciones de esta pieza teatral a cargo de Ramón Mazuela. Un recorrido inspirado en el libro del periodista Rodrigo Fluxá, “Solos en la Noche”, que reconstruye el salvaje ataque de neonazis a Daniel Zamudio, así como las historias vitales de la víctima y de sus homicidas, antes de su trágico encuentro en el Parque San Borja.


Este 2 de marzo del 2022, se conmemora una década de uno de los crímenes homofóbicos más mediáticos en la historia reciente de nuestro país y que conmocionó a toda la sociedad, el asesinato por odio del joven Daniel Zamudio a manos de un grupo neonazi.

Esta tragedia descarnada, que reveló las corrientes de odio a la que se enfrenta la población homosexual y que sentó precedentes para impulsar la urgencia de sus derechos, llevó a las autoridades a aprobar en tiempo récord una ley antidiscriminación, que hoy se conoce como Ley Zamudio. 

Luego de un año de investigación, la compañía de teatro La Matrera presenta Daniel: voy a ser el gay más famoso de Chile, escrita por Eduardo Meza y Ramón Mazuela, director reconocido por sus pasos en la dirección en Con Pecados Concebidas de Rosario Valenzuela, Manuel y Manuela de Chasca Valenzuela, Hiroshima Mon Amor de Margarite Duras y La última novela de la Inspectora Torres, protagonizada por Delfina Guzmán. 

Advertisement

Meza y Mazuela tomaron de inspiración el libro Solos en la noche. Zamudio y sus asesinos (2014), del periodista Rodrigo Fluxá, para dar prismas realistas, dinámicos y crudos sobre el asesinato de Daniel Zamudio. 

El ataque, que concluyó en la muerte del joven luego de 25 días, es la punta del iceberg de un hecho que no es fortuito, sino el resultado lógico del ambiente social en el que les tocó vivir tanto a la víctima como a sus victimarios. 

“Apenas leí el libro dije ‘quiero escribir esta obra’. Se lo propuse a Eduardo y nos fuimos embarcando en la historia, creando ficción y realidad para un lenguaje teatral”Ramón mazuela

Protagonizada por Johan Mutarello, Romana Satt, Francisco González Hermosilla, Paolo Coppola, Rocío Terroba, Rodrigo Painén, Farid Lazen, Florencia Crino, Bastián Panadés, Nacho Salamanca y Eduardo Meza, Daniel: voy a ser el gay más famoso de Chile nace con el propósito de crear conciencia sobre los contextos y crímenes que atraviesa una parte de la población a nivel mundial.

Las funciones son el 21, 22 y 23 de enero, a las 21:00 horas, en el Teatro Mori Recoleta con acceso a entradas mediante el sistema Puntoticket. Un espectáculo que no sólo ocupa las palabras de Daniel para retratar su asesinato, también logra darnos perspectivas para entender, por desgracia y actos de odio, la vida de uno de los gays más famosos de Chile.

Advertisement
Continue Reading

Cultura B

VIDEO| El amor coartado por la dictadura entre Joan y Víctor Jara inspira canción de Floresalegría

Publicado

on

‘Un día’ es el nuevo single de la joven música nacional. La canción tiene inspiración en la hermosa relación sentimental entre Víctor Jara y la bailarina Joan Turner, y su dramático quiebre tras el brutal asesinato del cantautor. “Esa oleada del amor que se acaba por la desaparición”, cuenta Floresalegría.


Una de las producciones más honestas y nostálgicas que nos dejó el 2021 fue el EP de FloresalegríaCurá y Sola, un diario de vida de vulnerabilidades, amores, cotidianos y nuestra biografía reciente como país, esa que inevitablemente se convierte en paralelo y espejo de las cosas que nos pasan en la intimidad. 

El proyecto a cargo de Pamela Flores se ha transformado en un universo lleno de imágenes que acompañan esas historias. Si ya conocimos la propuesta visual para ‘A contraluz‘, donde un tradicional recorrido por el centro de la capital chilena logró mostrarnos la mixtura de sentires que tiene la artista. Ahora es el turno del video para ‘Un día’.

“Esta es una canción que escribí hace unos cuatro años, inspirada lejanamente en la historia de Joan y Víctor Jara. Tiene ese dejo, esa oleada del amor que se acaba pero no por una circunstancia normal del quiebre, sino que caduca por la desaparición de este cuerpo, que es sumergido y que un día aparece en el mar. Es una referencia clara al periodo de la dictadura”.Floresalegría

A pesar de no sentirla como una canción potentemente política, ya que solo son guiños e inspiraciones, se gestó gracias a un par de documentales sobre el músico y su pareja. Floresalegría entregó pensamientos a este amor y tantos más que se vieron acabados por la dictadura, con la espantosa desaparición de personas.

“Es el pasaje más fuerte emocionalmente, o quizás el único que tiene el EP. Las otras se tratan de cosas más personales o ficciones, pero esta nace de un hecho político y sensible, son personas específicas. Eso la hace una pieza más críptica y dura”. Floresalegría

La joven música, junto al mismo equipo audiovisual a cargo de ‘A contraluz’, se involucró en el desafío de ponerle imágenes a este injusto desamor. 

Advertisement

“Junto al director Jorge Peña, pensamos que la letra era lo suficientemente decidora, por lo que no queríamos que se tratara de contar una historia, no queríamos una sobrefundamentación. Escuchamos la canción varias veces y conversamos sobre las texturas: se habla mucho del agua, del sumergirse, de encontrar algo/alguien en el mar”.Floresalegría

De esta forma, llegaron a un imaginario acuático lleno de telas, colores azulescos, escenas de agua, tomas profundas. Vasos, piletas, gotas. “Siempre pensamos en un video bien noventero; es insistente a nivel de tomas, harto material que aparece a cada rato. Y aunque pensamos que podía ser agotador, sentimos que aumenta la intención”, concluye. 

Continue Reading

Lo más visto

¡Apoya al periodismo independiente! Sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran.
Únete aquí

¡Apoya al periodismo independiente!

Súmate, sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran. Así podremos seguir con los reportajes, crónicas y programas, que buscan mostrar la otra cara de la realidad, esa que no encontrarás en los medio de comunicación hegemónicos.