Mamá de Martín Villegas: “No quiero que los militares sigan matando, la víctima es mi hijo que está en riesgo vital”

Luego de dejar la Unidad de Cuidados Intensivos y tras mostrar una leve mejoría de salud, Martín Villegas Sepúlveda batalla por su vida. Los médicos tuvieron que extirparle el bazo, el páncreas y batallan para salvar parte del estómago que también fue afectado por la bala disparada por el teniente Gabriel Pizarro de la IV División del Ejército de Chile, la noche del 4 de julio. “Yo no quiero que esto quede en la impunidad, no quiero que los militares sigan matando protegidos por el Estado”, acusa Flor Sepúlveda.

Horas después del reportaje publicado por este medio, el miércoles recién pasado, el joven de 20 años que se mantenía en estado de gravedad en el Hospital Regional de Coyhaique, volvió a caer en riesgo vital. Según cuenta Flor Sepúlveda, los médicos debieron intervenir su páncreas y bazo, los cuáles finalmente perdió, y se mantienen alertas para salvar el estómago, órgano que también fue afectado por el disparo del teniente Pizarro.

-Él empeoro después de la UCI y ahora está nuevamente entubado a ventilación mecánica. Los médicos nos dijeron que la ausencia del bazo le provocará problemas en sus defensas, que ahora están siendo tratadas con medicamentos. Y no tener el páncreas lo transformaron en un paciente diabético de por vida.

Flor Sepúlveda se escucha agobiada. Durante los últimos días Martín había mostrado una leve mejoría, aun cuando había perdido su riñón tras las primeras operaciones. Ahora, ‘todo volvió a fase cero’, dice ella. El joven está sedado y su cuerpo disponible para cualquier nueva intervención que les permita a los médicos mantenerlo con vida. Flor y toda su familia saben que su hijo quedará con secuelas y que la hospitalización podría demorar meses. Está destruida.

-Hasta el día de hoy nadie ha podido verlo. No podemos ingresar al hospital porque está con el tema del Covid19 y nadie puede recibir visitas. No poder estar con él y no poder tocarlo es muy doloroso. Estoy hecha pedazos.

La madre de Martín Villegas comenta que los médicos lo evalúan día a día y lo cierto es que se aproximan muchas más operaciones para que el joven estudiante de Construcción Civil pueda retomar su vida. Sin embargo, Flor sabe que nada volverá a ser como antes.

-Lo que le pasó a mi hijo no es algo pequeño. A él le cambió la vida para siempre. No sabemos como va a ser todo después de que salga del hospital. Todo va a ser distinto.

Recordemos que Martín Villegas fue baleado la noche del 4 de julio, tras un confuso incidente entre civiles y militares. Él y sus amigos bebían alcohol en un recinto particular, cuando fueron sorprendidos por una patrulla de cuatro uniformados, quienes, tras insultos y empujones, dispararon tres perdigones a Héctor Sepúlveda de cuarenta años, y una bala directo al abdomen de Martín Villegas. Hasta la fecha ninguna autoridad se ha comunicado con la familia por lo ocurrido.

-Lo que más me importa es la salud de mi hijo, y si no se hace justicia en la tierra habrá justicia divina. Este caballero va a pagar en vida por lo que le hizo a mi hijo. Yo sé que él no duerme tranquilo desde que le pegó ese balazo a Martín. Quiero que esto se aclare, que haya justicia. Las víctimas no son los militares, la víctima es mi hijo que está en riesgo vital en el hospital-, afirma Flor Sepúlveda.

Total
910
Shares
Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Related Posts