Los delirios de Pamela Jiles

La diputada Pamela Jiles, quien, de manera bastante audaz, consigue siempre estar en la palestra haciendo como que lucha por hordas que supuestamente están tras ella. Le llama sus “nietitos” a una masa imaginaria sobrerrepresentada en Twitter con la que intenta explicarnos el sustento de un mal recurso retórico.

Hay veces en que, lamentablemente, uno debe volver a referirse a ciertos personajes que, con pesar de muchos de nosotros, se posicionan en el debate contingente y de redes. Uno de estos es la diputada Pamela Jiles, quien, de manera bastante audaz, consigue siempre estar en la palestra haciendo como que lucha por hordas que supuestamente están tras ella. Le llama sus “nietitos” a una masa imaginaria sobrerrepresentada en Twitter con la que intenta explicarnos el sustento de un mal recurso retórico.

Nutriéndose de un relato en el que ella es una especie de heroína popular que le da voz a los que no la tienen, Jiles hace de todo siempre pensando que hay una cierta “pureza popular” que la escuda. Por eso es que se pasea con capa por el Congreso, usa una banda con la opción Apruebo, bastante poco estética por lo demás, y se atrinchera en los pilares del feo edificio para gritar traición cuando hay algo que la molesta y, por ende, debe molestar a quienes dice representar.

La diputada nunca está para cosas largas, concienzudas y que tracen un camino a seguir para el sector del que dice formar parte. Solo aparece para cuestiones como el retiro del 10% de las AFP, que, aunque haya sido necesario en el momento, no es más que una medida inmediata que no trae consigo una reflexión ideológica acerca de nada aunque a veces subyace, en otros, una idea de futuro. Ella siempre quiere ganar en el corto plazo, lo que es, en el largo, una derrota que alimenta su posición de inmovilidad vestida de acción. Cuando tiene algo que perder o ve que debe hacer política, le entra el pánico de ver desfigurada su participación en el partido de los “perdedores consecuentes”, por lo que se retira y desaparece hasta que se dé otra oportunidad en la que pueda lucirse por un rato sin el riesgo de ser cuestionada en su militancia.

Y así, aparte de considerarse buena persona, lo concreto es que no se hace nada. Únicamente se logra ser un espectáculo viviente en el que algunos ven representadas la voluntad popular sin que ello sea así. Y traduce las controversias políticas y su conducción en malas pataletas llenas de victimización, llanto inútil y triunfos que no lo son.

Aunque a algunos grupos de personas como esta resulten factores marginales en lo que se viene, lo cierto es que vale la pena detenerse en sus gestos, sus mensajes hacia ese supuesto pueblo que la apoya, y tratar, de alguna manera, de desarticular lo que la hace ver ante unos pocos como un factor relevante para el cambio en Chile. ¿Por qué? Porque no lo es. Su rol en la oposición no ha sido importante para unir fuerzas y lograr darle una dirección a lo que podría ser un imaginario de izquierda para los tiempos que vienen. En cambio, ha logrado quebrar todo lo que ve a su paso, que no son ni lógicas sistémicas ni paradigmas ideológicos, sino cualquier cosa que pueda hacer que los opositores confluyan en algo más que en un diagnóstico.

Por estos días la vimos acusar a Giorgio Jackson de no querer que ella presida la Comisión de Constitución en la Cámara de Diputados, cuestión que, independientemente de si es cierto o no, no puede ser motivo de espectáculos luminosos y efectistas entre actores de un domicilio político que necesita construir un camino y caminarlo con conciencia de discrepancias reales y no solo con conflictos ficticios que invisibilizan la disyuntiva política en la que nos encontramos. Sus delirios de luchadora social, lo único que hacen es negar toda pregunta o mínimo raciocinio para comenzar algo.

Total
81
Shares
1 comment
  1. Que puede esperarse de una persona que al igual que Cathy Barriga lo único que quiere es estar en primer plano y llamar la atención como sea, triste espectáculo de ambas..

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Related Posts