Lo que no entendió Santiago Pavlovich: Hay una razón que no justifica, pero sí explica la violencia

La crítica que desarrollaré a través del programa de TVN Informe Especial, está enfocada en un tipo de intelectual, que representa a la élite de este país y que intenta desde una piscina colmada de privilegios, explicar las motivaciones de un movimiento social que no conocen y mucho menos comprenden.


A partir del estallido social han surgido múltiples voces desde la academia, como antropólogos/as, sociológos/as, cientistas sociales, quienes han intentado dar respuesta a los fenómenos de violencia manifestadas a través del movimiento social. La función que cumple la academia es relevante para levantar datos e interpretar los acontecimientos que se relacionan con las realidades sociopolíticas, intentado dar luces de porqué se producen y cómo solucionarlos. En este sentido, no cabe duda que las ciencias sociales son fundamentales para el desarrollo de un país.

La crítica que desarrollaré a través del programa de TVN Informe Especial, está enfocada en un tipo de intelectual, que representa a la élite de este país y que intenta desde una piscina colmada de privilegios, explicar las motivaciones de un movimiento social que no conocen y mucho menos comprenden.

Llama la atención que varios de los intelectuales que hoy dan entrevistas en los principales medios de comunicación, explicando las causas del estallido social -con una infaltable biblioteca de fondo-, lo vieron venir.

La diferencia con el gobierno, que tampoco pronosticó la revuelta nacional, es que esta intelectualidad académica hoy matiza el discurso y dice que sí sabían y manejaban los datos sobre la inequidad económica de Chile y conocían de primera fuente el malestar social que esta generaba en la población. De hecho, lo sabían con tanta certeza, que al parecer no hicieron mucho por coadyuvar a la transformación social, dando la impresión, al menos, que este no era un objetivo para la academia tradicional.

El programa de TVN Informe Especial emitido recientemente bajo el trabajo periodístico de Santiago Pavlovich, titula uno de sus capítulos “El Estallido Social”, entregando como promesa informativa, abordar las causas del movimiento social, representando las distintas aristas de la violencia policial y de las manifestaciones sociales.

El programa que tiene una duración de 1 hora y 10 minutos, establece como voces autorizadas para dar un análisis a: Carlos Peña (abogado), Daniel Mansuy (cientista político), Alberto Mayol (sociólogo), Eugenio Tironi (sociólogo), Miguel Urrutia (doctor en sociología), José Pablo Concha (doctor en filosofía) y apareciendo en el minuto 41 del programa, Magdalena Claude (antropóloga).

Entre este desfile de androcentrismo académico, también se entrevista a un fiscal, a un general de carabineros, dos integrantes de la primera línea, dos manifestantes agredidos por agentes del Estado (uno con pérdida ocular y otro con daño cerebral), sumado a dos carabineras afectadas por una bomba molotov en sus rostros.

En el contexto periodístico descrito, Santiago Pavlovich interpela a sus entrevistados solo en dos ocasiones: la primera cuando consulta al General de Carabineros sobre ¿si hay o no un mea culpa en la institución uniformada? y la segunda, cuando le pregunta a la única académica entrevistada del programa acerca del ¿por qué se señala que la primera línea protege a los manifestantes pacíficos? -cuando bajo la mirada de Pavlovich, solo hay destrucción y ataque a carabineros-.

Siendo válida la postura del entrevistador, porque claramente hay destrucción y violencia en el entorno público de las distintas ciudades, la respuesta de fondo a este conflicto social no va a justificar nunca la violencia, pero sí logra explicarla para comprender porqué se produce.

Bajo este escenario, la intelectualidad académica elitista, muchas veces no es un aporte para develar las capas que conforman el tejido social que se está manifestando, porque al igual que Pavlovich, no interpelan a nadie con poder y no cuestionan los elementos de fondo en disputa.

Una intelectualidad que aporta es una que analiza en profundidad las huellas históricas marcadas en la memoria colectiva y en los cuerpos de los sujetos/as que han sufrido, haciéndose cargo de los procesos en conflicto, interpelando al poder y a quienes lo ejercen. ¡Una intelectualidad que no cuestiona al poderoso no sirve, solo se sirve a sí misma!

Bajo este prisma, un conflicto socioterritorial que está imbricado a la manifestación social, es el del Estado chileno y el Pueblo Mapuche. Muchas de las expresiones simbólicas de la revuelta a nivel nacional, están asociadas a la bandera mapuche, al caso de Camilo Catrillanca, a la defensa por la tierra. Hay un correlato afectivo que conecta la lucha del Pueblo Mapuche con la sensación de injusticia social que reclama la sociedad chilena. Por ende, voces académicas que esperaría a ver visto en la sesgada síntesis de TVN, hubiesen sido las explicaciones que pueden aportar las y los intelectuales mapuche como Elisa Loncon (doctora en lingüística), Margarita Calfio (magíster en género y cultura), Enrique Antileo (doctor en estudios latinoamericanos), Hector Nahuelpan (doctor en antropología), Ana Millaleo (doctora en ciencias en sociales), quienes vienen desarrollando fundamentados y rigurosos marcos de análisis explicativos en torno a la relación colonial que el Estado chileno -desde mediados del siglo XIX en adelante-, ha impuesto en los distintos territorios.

Mi invitación, más allá de la crítica al elitismo académico y al reduccionismo del programa de TVN, es a reflejar un necesario cambio en las líneas editoriales, dando cuenta de la responsabilidad que tienen los medios de comunicación de escuchar e informar con todas las voces que circulan, estudian y analizan los distintos pliegues que tiene esta crisis y que no han sido consultadas con la seriedad que ameritan.

Total
667
Shares
Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Artículos Relacionados
¡Apoya al periodismo independiente! Sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran.
Únete aquí

¡Apoya al periodismo independiente!

Súmate, sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran. Así podremos seguir con los reportajes, crónicas y programas, que buscan mostrar la otra cara de la realidad, esa que no encontrarás en los medio de comunicación hegemónicos.