Lo que dice y lo que se ha interpretado sobre la Ley de Medios propuesta por Jadue

Tema obligado para periodistas, medios y gremios de la comunicación se ha transformado el proyecto sobre una nueva Ley de Medios propuesto por el candidato comunista Daniel Jadue en su programa de gobierno. Al respecto, se ha dicho de todo, desde compararlo con el líder de los empresarios Juan Sutil hasta que lo que plantea el actual alcalde de Recoleta es un “órgano censor ciudadano”.


Desde que Daniel Jadue (PC) expresó el pasado martes 22, en medio del debate organizado por CNN Chile y Chilevisión, su propuesta para una nueva Ley de Medios, el tema no ha sido indiferente a nadie. Periodistas, gremios, medios de comunicación y otros políticos han reaccionado ante el proyecto planteado –que aún está en construcción en cuanto a sus detalles técnicos – por el alcalde de Recoleta, provocando que por primera vez, la discusión sobre el marco regulatorio para el funcionamiento de los medios de comunicación haya entrado de manera protagónica en la discusión presidencial.

Las miradas inquisidoras se han puesto en la idea de avanzar en esta materia y en la creación de un organismo que se encargue de supervisar que los medios de comunicación cumplan con la normativa –en tanto a su pluralidad y el derecho a la información– propuesta. Al respecto, en el mismo debate, el candidato comunista manifestó que este podría ser “un consejo ciudadano compuesto por todos los poderes del Estado, pero también podría ser electo por la ciudadanía”.

Yendo en concreto a lo que dice el programa de gobierno de Jadue, disponible de manera pública y en línea, este indica que van a “promover una ley Orgánica de Comunicación (LOC); Ley de Servicios Mediales, Ley de Medios o como prefiera denominarse” ya que nuestro país “carece de una institucionalidad en materia de comunicaciones; adicionalmente, la legislación que regula el sector está repartida en múltiples leyes de diferente alcance y ámbitos de emanación”, poniendo como ejemplo lo realizado en países como Ecuador y Canadá.

“Una LOC permitiría establecer una política pública de creación y fomento de medios de comunicación; estableciendo garantías para la existencia de los tres sectores de la comunicación: medios públicos fortalecidos; privados con regulaciones en su estructura de propiedad y sociales o sin fines de lucro con apoyo público que les haga sustentables; así como el contexto digital. Asimismo, permitiría administrar de un modo transparente y democrático, la asignación de frecuencias y los diversos mecanismos de financiamiento que hoy existen y que son opacos y fragmentados. La nueva Carta Magna deberá dar rango constitucional a la existencia de esos tres sectores de medios y a la regulación de la concentración de la propiedad medial privada”.

Fuente: Programa de Daniel Jadue (p. 103-104)

Sin embargo, lo que ha causado más polémica es justamente la contemplación de lo que se ha entendido como un “consejo ciudadano” que determine si los medios de comunicación son objetivos y pluralistas. La misma Asociación Nacional de Televisión (Anatel) realizó una declaración pública (el que fue leído en los noticieros centrales de Canal 13 y TVN) en respuesta al proyecto de Jadue, en el que reafirman el “compromiso con la libertad de expresión y opinión que es un derecho humano fundamental reconocido internacionalmente, y es uno de los sustentos de todo sistema democrático”

Es inherente a la libertad de expresión la existencia de medios con diversas orientaciones programáticas, lo que asegura el pluralismo. Esto permite que los ciudadanos tengan múltiples alternativas para informarse y formarse una opinión. Los medios de comunicación que requieren para su funcionamiento el uso de bienes públicos, como son la radio y la televisión, suponen que el Estado facilite su creación y operación con total transparencia y sin discriminaciones arbitrarias o ideológicas. El pluralismo de los medios es garantía de una sociedad diversa y plural. La experiencia demuestra que quienes temen al escrutinio público buscan formas para coartar la libertad de expresión, intervenir la línea editorial y de programación de los medios y afectar el pluralismo”.

Declaración Anatel

“Me sorprende que Anatel nunca haya puesto ninguna declaración para criticar cómo los empresarios controlan las líneas editoriales de los medios (…) Y me llama la atención que les preocupe que pueda haber un consejo ciudadano que sencillamente regule y asegure pluralidad”, les respondió Jadue respecto a la queja de la Anatel, quien fue enfático además al señalar que el organismo “no tiene mucha cercanía con la libertad de prensa y con el derecho a la información”.

De acuerdo a Jadue, la propuesta contenida en su programa solo busca “asegurar que todas las voces tengan expresión en los medios” y “promover de manera proactiva a través de financiamiento estatal, a través de un avisaje equitativo, que haya más voces y que todas las voces tienen derecho a acceder al espacio radiofónico y televisivo que -algunos lo han olvidado- son bienes nacionales de uso público”.

“Crear un organismo de Defensoría de audiencias y públicos. Sentar las bases del debate para la creación de un organismo autónomo del Estado, encargado de velar por los derechos de las audiencias frente a los grandes medios masivos. Su papel será contar con campañas de educación y defensa de sectores históricamente excluidos o discriminados de los relatos mediático, como indígenas, mujeres, migrantes, niñas, niños, adolescentes, entre otros”.

(Fuente: Programa Daniel Jadue (p. 104)

A las críticas se sumó la Asociación Nacional de Radios Comunitarias y Ciudadanas de Chile (Anarcich), agrupación de pequeñas radios locales, que mediante un comunicado, explicaron que “el Estado nunca podrá ejercer acciones ni actitudes tendientes a imponer su injerencia en las líneas editoriales de nuestros medios locales, sino que debe respetar siempre y de forma irrestricta la libertad de expresión. La comunicación es un derecho humano universal y fundamental y es rol del Estado defender y proteger ese derecho”.

Por tal motivo, rechazaron la creación de un organismo para, lo que ellos calificaron, censurar los contenidos ya que eso amedrenta la libertad de expresión y “nos parece una violación grave a la democracia, la libertad y pluralidad”.

“No aceptamos el cuestionamiento público respecto de la ausencia de pluralidad y diversidad en los contenidos de nuestras emisoras. La radios comunitarias, tradicionales y comerciales, han demostrado ser un aporte al proceso democrático que vive nuestro país, siendo mediadores entre la ciudadanía y estado. Las radios son espacios pluralistas, solidarios y participativos, basados en la no discriminación, el respeto a los derechos humanos y el respeto a la diversidad cultural y al medio ambiente”

Comunicado Anarcich

En la misma línea también se ubicó la columna publicada el domingo en La Tercera del periodista Daniel Matamala, quien cuestiona la propuesta de Jadue sobre instalar un “consejo ciudadano” que fiscalice la objetividad de los medios de comunicación y pueda revocar concesiones a quienes se aparten de esa línea“, aunque sí reconoce que “el mercado de los medios de comunicación está concentrado, generando conflictos de interés entre los propietarios y el derecho a la información de los ciudadanos a los que deben servir”.

Aunque lo que más llamó la atención de la columna titulada “El fin y los medios”, es el paralelismo que realizó entre el alcalde y el actual presidente de la CPC, al señalar que “Jadue, tal como Sutil, quiere obligar a los medios a ser ‘objetivos’”, recodando la postura adoptada por el empresario durante el estallido social, cuando afirmó que no iba a invertir nunca más en ningún canal de TV “que pierda la objetividad y la labor suprema de ejercer un periodismo correcto”.

“Espero que en la confluencia programática final, podamos convencer al PC que es una mala idea tener un órgano ciudadano censor de líneas editoriales en los medios”, escribió el diputado Giorgio Jackson (RD) este fin de semana en su cuenta de Twitter luego de compartir la columna de Matamala. Fuego amigo mientras organizaciones como Fucatel, la Comisión Chilena de Derechos Humanos y el Colegio de Periodistas se han pronunciado favorablemente.

En la declaración pública del Observatorio de Medios Fucatel, señalaron que “es falso que en Chile exista una oferta de medios con una diversidad de miradas. Importantes organizaciones y tribunales internacionales han manifestado que Chile –excluyendo los regímenes dictatoriales–, es uno de los raros casos de países donde la casi totalidad de los medios de alcance mayor o masivos pertenecen a un sector de opinión ligado a la derecha política y a la oligarquía económica”.

Por su parte, el actual presidente del Colegio de Periodistas, Danilo Ahumada, afirmó que “en Chile existe una alta concentración de la propiedad de los medios de comunicación y carecemos de un marco regulatorio eficiente. El espacio radioeléctrico no es infinito, por tanto, es importante democratizar esos espacios que son públicos. La Ley de Medios lo que viene a hacer es garantizar los tres sectores de las comunicaciones: el privado –que es el que mayoritariamente existe en Chile–, el público –recordemos que en nuestro país no hay medios públicos y TVN no cumple esa figura–, y los comunitarios y territoriales”.

La sola insinuación de, por ejemplo, revisar las concesiones radioeléctricas, hizo sonar las alarmas y la resistencia de un sector que se ha visto favorecido por décadas, y que ahora hace pasar su interés particular como si fuera bien común y que garantizar la existencia “de medios públicos fortalecidos, privados con regulaciones en su estructura de propiedad, y sociales o sin fines de lucro con apoyo público que les haga sustentables”, sea una idea dogmática de la tiranía del marxismo-leninismo.

Total
1
Shares
1 comentarios
  1. César, lo que diga o haga Jadue, lo van a criticar, sin ningún fundamento, porque es notoria la animadversión de un sector, que hasta hoy no han entendido lo que pasó el 18 de octubre.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Artículos Relacionados
¡Apoya al periodismo independiente! Sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran.
Únete aquí

¡Apoya al periodismo independiente!

Súmate, sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran. Así podremos seguir con los reportajes, crónicas y programas, que buscan mostrar la otra cara de la realidad, esa que no encontrarás en los medio de comunicación hegemónicos.