Las trabajadoras de Olmué contra Macarena Santelices

Despidos injustificados, cosificación de mujeres durante actividades del municipio, y precarias condiciones de trabajo son algunas de las denuncias que realizan algunas de las trabajadoras municipales en contra de la actual ministra de la Mujer. Aquí los testimonios y confesiones de mujeres que la conocieron de cerca.

El domingo 16 de abril del 2017, y en la comuna de Olmué, tres mujeres disfrazadas de conejitas, recorren los sectores de La Vega y Lo Narváez, reparten huevos de chocolates a las niñas y niños que se van acercando, es a la autodenominada “Caravana de Pascua”. El disfraz obligado son unas orejas blancas y felpudas y unas diminutas faldas de tutú color rosa que dejan asomar sus piernas. Junto a ellas, estaba Macarena Santelices, alcaldesa de Olmué en aquel entonces. Una fotografía documenta el momento. Santelices-bastante más abrigada que sus trabajadoras-sostiene una canasta con las golosinas.

-Para los domingos de resurrección, las chiquillas que trabajaban a honorarios para la municipalidad, se tenían que disfrazar de conejitas. La alcaldesa las obligaba. Tenían que ponerse unas falditas y así salían a repartir los huevitos de pascua-, relata “E”, funcionaria que trabajó en la Municipalidad de Olmué durante la gestión de Santelices. Quiere mantener su nombre en reserva.

Macarena Santelices y trabajadoras de la Municipalidad de Olmué disfrazadas.

Este tipo de eventos no eran hechos aislados, durante el día del niño, distintas profesionales que trabajaban para la municipalidad, tenían que rellenar cucuruchos de cabritas en la plaza, para entregarlos a los niños pequeños de la comuna. Una actividad que se extendía todo el día, las trabajadoras terminaban extenuadas.

– Yo no lo hacía porque era una especie de abuso hacia las trabajadoras. Ella denigraba la profesión de las chiquillas. Las humillaba-, dice “E”.

Recuerda lo mismo pasaba los ocho de marzo, no había ningún mención a la violencia en contra de la mujer, sobre todo en ese terruño donde reina el machismo. La fiesta era música, dobles de artistas y baile.

Celebración de un 8 de Marzo en Olmué.

Desde que Macarena Santelices asumió como alcaldesa en la Municipalidad de Olmué en diciembre del 2012, quiso despedir a “E”, quien se desempeñaba como funcionaria municipal desde hacía 20 años, y que además era dirigenta social. Evidentemente, su fuero laboral, la resguardaba de ser removida de sus funciones. “Antes que ella asumiera, como en noviembre, le pidió al secretario municipal que me notificara que no se me iba a renovar contrato, y yo le dije ´lo siento pero tengo fuero sindical”, recuerda “E”. La lucha y los roces entre ambas, se extendieron por cuatro años.

-Fui acosada laboralmente y de forma indirecta por Macarena Santelices. Me sentí humillada, especialmente cuando nos cambiaba de oficina en el año 2015, y finalmente nos mandó a un container a trabajar, el que estaba sobre un canal de agua. Yo era una persona de edad, y me congelaba, y el baño estaba afuera, tenías que pasar todo el patio para llegar ahí. Yo aperré y trabaje ahí dos años. En ese container estaba la oficina de la Mujer y la de Protección Social.-, recuerda.

En diciembre del 2016, “E” fue notificada que su nuevo contrato sería de tan solo cuatro meses. Accedió firmar con la sospecha de que su despido era inminente. Y no se equivocó. El 30 de marzo del 2017, la administradora municipal se acercó a ella, y le informó que su contrato no se iba a extender, así que tenía que “Irse para la casa”. “E” quedó impactada, había sido se lugar de trabajo por años. Le contestó que no aceptaba el despido, pero de todas formas firmaría la notificación. Tomó un lápiz y escribió: “Tomó conocimiento del despido que se me está haciendo, pero no estoy de acuerdo con esto, porque se está tomando una atribución que no es legal, ya que soy dirigenta regional y tengo fuero hasta el 2018”.

Luego de ser despedida por Santelices, “E” comenzó una batalla legal por volver a su puesto de trabajo. Presentó su denuncia en la Contraloría Regional de Valparaíso, acusación que quedó estampada en la Dirección del Trabajo, quienes confirmaron que gozaba de inamovilidad de su empleo, lo que constituía un despido ilegal. El proceso judicial duró aproximadamente un año, intervino finalmente la Corte de Apelaciones de Santiago, quien dictaminó la reincorporación de sus funciones.

“E” volvió a trabajar a la Municipalidad de Olmué el 8 de mayo del 2018.

-Despidió a muchas mujeres durante su gestión, hubo maltrato, y nadie tiene las agallas para contarlo. Siempre le tuvieron miedo-, dice “E” antes de despedirse.

***

A pesar de la pandemia, el Ministerio de la Mujer y Equidad de Género, ha estado en el ojo del huracán. El domingo pasado, a través de las redes sociales del Servicio Nacional de la Mujer y la Equidad de Género SernamEG, se lanzó una campaña, la que tenía como objetivo la prevención de la violencia de género. El video mostraba el testimonio de un abuelo agresor, quien aseguraba que la violencia que sufría su nieta era parte de su “karma”, por agredir a su esposa años antes.

Las voces de las organizaciones feministas mostraron su descontento e indignación en redes sociales. Debido al rechazo sostenido, el spot fue bajado de todas las plataformas.

El lunes 1 de junio, desde el ministerio publicaron un comunicado en el que señalaban que “entendiendo que el vídeo no logró transmitir el mensaje que se buscaba, decidimos bajarlo y pedimos disculpas a todas las personas”. La ministra de la Mujer, Macarena Santelices, a través de su cuenta de Twitter, traspasó la responsabilidad a la directora nacional de SernamEG, Carolina Plaza.

***

Durante 26 años, Elena Martínez (63) se desempeñó como profesora en Olmué. De extensa trayectoria en la pedagogía, y muy querida por sus alumnos, su vida laboral ya estaba llegando al ocaso. El 9 de febrero del 2015, sufrió un infarto cardiaco. Estuvo con licencias médicas gran parte del año. Debido a su deterioro de salud, el 10 de enero del 2017, inició sus trámites de retiro voluntario, para despedirse de las aulas de la mejor manera posible. Su condición de salud empeoró. Luego de padecer una hemiparesia conversiva –una parálisis parcial del lado izquierdo del cuerpo- el 27 de julio del 2017, tuvo que comenzar un tratamiento kinesiológico para recuperar la movilidad en esa zona de su cuerpo.

Elena llevó a cabo todos sus tratamientos médicos para volver a clases y retirarse en buen estado físico.

– El día 11 de octubre del 2017, llegó a mi casa el secretario municipal para dejarme la carta de deshabilitación por incompatibilidad de salud por el cargo. Quede sin sueldo, y con deudas de médicos, hospitales. Fue desesperante-, recuerda Elena, quien además confiesa, que el tan solo hecho de volver a contar la historia, la entristece.

Cuando recibió la notificación en su hogar, Elena se desplazaba apenas con muletas. Trato de mantenerse tranquila a pesar de la noticia. Temía de sufrir un nuevo infarto. En aquel momento, solo pensaba que la alcaldesa, Macarena Santelices, la había despedido a pesar de su condición de su salud, y del poco tiempo que quedaba para su retiro voluntario.

Con la esperanza de que la decisión fuera revertida, envió una carta de apelación a la alcaldesa para que la entendiera-insistiendo en sus problemas de salud- y no la deshabilitara de su cargo. “Vengo a solicitar a usted la reconsideración de la medida administrativa adoptada, la que me ha provocado tanta angustia, empeorando más mi estado de salud. Por los muchos años de servicio realizados con dedicación en la comuna, le pido retirarme con dignidad (…)”, escribió Elena en la carta, dirigida a Macarena Santelices, y de la que nunca tuvo respuesta.

-Intenté muchas veces ir a hablar con ella, pero jamás me quiso recibir, le envié una carta de apelación que tampoco respondió. Los concejales estaban al tanto y me apoyaron. Pero frente a la soberbia de la alcaldesa, no pude hacer nada-, relata Elena.

Actualmente, recibe ayuda de ex apoderados, le compran los remedios, a los que Elena no puede acceder económicamente. También recibe visitas de ex alumnos, quienes hasta el día de hoy la recuerdan como la gran profesora que fue.

***

Era abril del 2020, y “J” volvía a Olmué, su tierra natal. Caminó por las calles aledañas a la plaza, con los bolsos en las manos. Sabe que se acerca el momento de hablar sobre el acoso sexual del que fue víctima. También sabe que no hubo justicia sobre todo lo que tuvo que pasar. En su opinión los acosadores llegan hasta donde llegan, rodeados de impunidad. Macarena Santelices estaba al tanto de su caso y no ordenó ningún tipo de investigación.

-A mediados del 2016, nos tocó ir al seminario de las escuelas líderes, el director se me insinuó, me invitó a su habitación, obviamente no accedí. Y después de eso volvimos a la escuela, y empezó el martirio y el maltrato posterior. Recibía gritos e insultos de parte de este director. Un día se me quedó una pelota en el patio, y mientras almorzábamos con los colegas, me la tiró arriba de la mesa. Me quede callada, nadie me defendía excepto Noemí Cáceres-, relata “J”, quien pidió reserva de su identidad.

Agradece que Noemí haya denunciado a través de una carta el acoso sexual que vivió durante el seminario. Sabe que las víctimas quedan solas en instancias como esas.

Con respecto a este caso, Macarena Santelices durante una entrevista para CNN Chile, aseguró que hizo todo lo que estaba en sus manos como alcaldesa, y que se tomaron decisiones junto a la jefa del departamento de educación.

La víctima niega que eso haya sido así.

-La municipalidad nunca me llamó para ir a declarar o testificar, no pasó nada con mi caso. No puedo creer que Macarena Santelices sea ministra de la Mujer, luego de todo lo que se sabe de ella en la Municipalidad de Olmué. Ella es como una patrona de fundo, solo sabe mandar-, afirma J, antes de colgar.

*Nota de la redacción: Noemí Cáceres, es la profesora que denunció por medio de una carta un caso de acoso sexual en una escuela de Olmué, durante la gestión de Macarena Santelices. Cáceres conversó con este medio y reveló, que debido al reportaje publicado sobre el caso de acoso sexual, el lunes 24 de mayo tuvo una entrevista con el actual alcalde de Olmué, Jorge Jill, y afirmó que se iniciaría una investigación sumaria sobre lo ocurrido hace tres años. Investigación que Santelices no llevó a cabo, a pesar de tener conocimiento detallado del caso.

Total
61
Shares
Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Related Posts