Las opciones políticas de Carabineros

Foto: Agencia Uno

No hay que olvidar el asesinato del comunero mapuche Camilo Catrillanca, producto de una bala por la espalda disparada por un carabinero.

Carabineros persiguió, como si se tratara de delincuentes, a los que salieron a la calle el 11 de septiembre, el día en que se recordó el cuarenta y siete aniversario del golpe militar.

Ello ocurrió tanto en la Plaza de la Dignidad como en el Cementerio General, siendo apoyados por el ministro del Interior o por otros partidarios del actual gobierno.

En realidad, no se trata de un hecho sorprendente, pues la mayor parte de los que apoyan a este gobierno a su vez apoyaron el golpe del 11 de septiembre y luego a la dictadura.

Además, no se trata de un hecho aislado. No hay que olvidar el asesinato del comunero mapuche Camilo Catrillanca, producto de una bala por la espalda disparada por un carabinero.

Su muerte se produjo el 14 de noviembre del 2018, durante el segundo gobierno de Sebastian Piñera. En ese momento el ministro del Interior era Andrés Chadwick.

Ese episodio se ha tratado de ocultar, incluso imputándole a la víctima su participación en un robo de autos. Pero el desarrollo de la investigación ha permitido constatar que el comunero asesinado estaba en un listado de personas a los cuales había que seguir.

Además, tampoco hay que olvidar que este tipo de procedimientos fueron comunes durante el periodo de la dictadura.

Voy a señalar solo uno entre los numerosos crímenes cometidos. Se trata del asesinato de José Manuel Parada, Santiago Nattino y Manuel Guerrero cometido en marzo de 1985.

En este asesinato participa una unidad de Carabineros dirigida por el agente de inteligencia conocido como el Fanta. Este logra huir del país, pero fue traído de vuelta por la brigada de derechos humanos de la Policía de Investigaciones.

El descubrimiento de los autores de este crimen por parte del juez encargado de la investigación generó la renuncia del entonces director de la institución, general Cesar Mendoza.

No es entonces la primera vez que Carabineros se excede en sus atribuciones. Sin embargo hay que insistir en que estas actitudes deben ser abandonadas.

Se dirá que perseguir a los manifestantes no es tan grave como otros hechos. Pero en realidad lo es porque esa actitud manifiesta una toma de partido de la institución.

Ello, especialmente, porque la marcha organizada en apoyo del Rechazo para el plebiscito del 25 de octubre pudo funcionar con plena libertad. Esto último está bien, así debe ser.

Pero lo que está mal es que los manifestantes contra la dictadura no tengan la misma libertad. En esa diferencia se manifiestan una actitud política, contraria a los que critican el golpe, la cual la institución policial debería evitar. No le corresponde hacer ese tipo de manifestaciones.

Total
23
Shares
Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Artículos Relacionados
¡Apoya al periodismo independiente! Sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran.
Únete aquí

¡Apoya al periodismo independiente!

Súmate, sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran. Así podremos seguir con los reportajes, crónicas y programas, que buscan mostrar la otra cara de la realidad, esa que no encontrarás en los medio de comunicación hegemónicos.