La revictimización de Belén: ¿Quién protege a las mujeres?

El año 2013 el caso de una niña que quedó embarazada tras la violación de su padrastro reabrió con fuerza el debate sobre el aborto en Chile y terminó con la organización de la primera manifestación por el aborto libre desde la vuelta a la democracia. Su agresor, Daniel Bastidas, fue condenado a diez años de prisión pero en junio obtuvo la libertad condicional anticipada por buen comportamiento, pese a un informe desfavorable de Gendarmería donde se advierte que no muestra culpa ni tiene consciencia del daño causado. Bastidas hoy vive en Puerto Montt, a pocas cuadras de la casa de su víctima.

Era julio de 2013 y la prensa internacional hacía eco del caso de Belén, una niña de 11 años conocida por ese nombre ficticio para resguardar su identidad, quién fue violada por su padrastro -Daniel Bastidas- lo que tuvo como consecuencia un embarazo, que ella se vio obligada a continuar.

En junio de ese año la abuela de Belén fue la primera persona en preocuparse por los síntomas de la niña. La llevó a un servicio de salud donde se reveló el diagnóstico y se encendieron las alarmas.

Daniel Bastidas, pareja de la mamá de la niña, fue condenado a diez años y un día de presidio por el delito de violación a menores de 14 años, agresiones que ocurrieron entre septiembre del 2012 y febrero del 2013 al interior del predio Fundo Las Rosas, dónde el hombre trabajaba como obrero agrícola en la comuna de Puerto Octay. El caso se volvió emblemático, ya que reabrió con fuerza el debate sobre el aborto en Chile y se organizó la primera manifestación por el aborto libre desde la vuelta a la democracia.

Durante el tiempo que Bastidas estuvo preso, terminó la enseñanza media, realizó labores internas en la unidad penal y además se acercó a la iglesia evangélica. Esta conducta hizo que los gendarmes lo comenzarán a tratar bien, por ser “un buen interno”. Con estos antecedentes realizó su postulación a libertad condicional en marzo de este año, que inicialmente fue rechazada por la Comisión de Libertad Condicional el jueves 09 de abril, debido al resultado negativo de su informe psicosocial.

En este documento se plantea que Bastidas es deficiente en su manejo conductual, tiene rasgos de egocentrismo aumentado y siempre renunciaba o nunca terminaba los talleres de reinserción.

También se explica que el sujeto no internalizaba la intención de intervención que se le daba en el taller y mantiene distorsiones cognitivas en relación con la víctima: la responsabiliza del acto; tiene un locus de control interno y no es capaz de visualizar su propia conducta. El informe concluye que Bastidas no muestra culpa y tiene baja consciencia del daño causado por el delito, al no ser capaz de visualizar a la víctima. Todas sus necesidades criminológicas no habían sido posibles de intervenir, por lo que explícitamente no se recomienda la libertad condicional.

La defensa no aceptó este documento y presentó un recurso de amparo a la Corte de Apelaciones de Puerto Montt, insistiendo en que se decretara su libertad condicional.

El 24 de junio la Corte Suprema decidió acoger el recurso y liberó al agresor de Belén a pesar de las advertencias contenidas en el informe psicosocial.

“En cuanto a la ficha única del condenado, no registra ninguna sanción de ningún tipo, en los casi 7 años que lleva de reclusión, teniendo conducta calificada de Muy Buena durante 4 períodos, sin faltas al régimen interno durante el cumplimiento de su condena y ninguna falta que haya sido notificada, perteneciendo además a la población evangélica, teniendo un compromiso significativo con ellos y con sus creencias, los que han sido un elemento significativo en su proceso de cumplimiento de condena y de trabajo de reinserción”, afirmó la defensa en el escrito presemtado a la Corte Suprema el 20 de mayo de este año.

La revictimización de Belén

Una vez liberado, Daniel Bastidas se trasladó a Puerto Montt y se instaló en una casa a pocas cuadras de donde vive Belén junto a su hijo y su abuela, algo que sin duda deja a la joven expuesta y la aleja de una posible reparación, entre otras consecuencias.

Para Silvana del Valle, Abogada y vocera de la Red Chilena de Mujeres contra la Violencia, esta situación es alarmante y deja al descubierto una de las principales fallas del sistema judicial y su estructura patriarcal: Para otorgar estas libertades solo se realiza un análisis del ambiente carcelario, que es masculino, donde los agresores se comportan bien y no generan mayores dificultades .

“No se considera en estos casos la peligrosidad que representa para la seguridad de la sociedad y de la víctima el sujeto, no se considera como víctima a la familia de la persona afectada; en este caso hay lamentablemente un niño que nació producto de esta violación y ahora sufre un peligro latente, o sea no existe la empatía necesaria ni de género, ni de clase, ni de raza, ninguna cercanía con el proceso que viven las personas agredidas”, explica la abogada.

Ana Godoy, Activista Feminista de Puerto Montt, también está preocupada por Belén y considera que en este caso además hay una falta grave de parte del Estado, pues ella no recibió apoyo posterior a la agresión. La niña enfrentó el proceso de embarazo y crianza sin ninguna reparación.

“No se dan garantías que hoy día permitan a Belén y a las mujeres en general transitar por la vida tranquilas, sabiendo que hay un violador suelto. Frente a estos hechos no podemos mantener silencio, claramente acá hay una vulneración no solo a Belén, sino a todas las mujeres y quienes hayan facilitado esa libertad también son responsables de tener un violador suelto en la calle”, enfatiza.

¿Cómo funciona la libertad condicional?

Andrea Castro, psicóloga criminóloga, y dirigenta de la Asociación de Directivos, Profesionales, Técnicos, Administrativos y Auxiliares de Gendarmería de Chile (ADIPTGE), lleva más de veinte años trabajando como personal no uniformado de la institución elaborando informes psicosociales para otorgar libertades condicionales a reos.

“Estos informes se realizan dos veces al año, en marzo y en octubre, en este tiempo se trabaja en la segunda tanda para tenerlos terminados en septiembre y entregarlos a la corte, ahí se conforman las comisiones de libertad condicional con un Magistrado y cuatro jueces de la república. Ellos toman la decisión de si al sujeto le dan o no la libertad condicional”, comenta la psicóloga.

El principal problema de este sistema, dice, es que el informe que los profesionales realizan no es vinculante, ya que no son ellos quienes toman la decisión final. Reconoce que una gran parte de los informes que realizan, a pesar de arrojar una recomendación negativa a la liberación, los reos de igual forma terminan saliendo.

“Lo que acá falla obviamente es el sistema judicial, por un lado, y las políticas de gobierno por otro que no consideran al interno ni a la víctima como hemos visto este tiempo, por lo tanto no hay políticas asociadas a ellas. La ley de libertad condicional, que es el Decreto de Ley 321, incorpora en la nueva ley a un delegado de libertad condicional para que personal no uniformado de gendarmería haga el seguimiento del sujeto de manera de saber que está respondiendo correctamente y no está cometiendo delitos o violencia intrafamiliar, sin embargo está ley, aunque ya está aprobada, no contiene aún un reglamento que la sustente y tampoco tiene la base económica para contratar a personal que haga esa función. Por lo tanto el liberto condicional sale, sólo firma una vez a la semana y eso sería absolutamente todo”, explica.

En este contexto hoy día nadie sabe lo que pasará realmente con el agresor y sus víctimas cuando salga. Para los especialistas es urgente  y necesario visibilizar la falta de atención desde el poder judicial y las políticas gubernamentales existentes.

La situación de Belén preocupa, aún más con el antecedente del asesinato de Ámbar Cornejo ocurrido a fines de julio. Hugo Bustamante, la pareja de su madre, había sido sentenciado a dos penas que sumaban 27 años de prisión por un doble homicidio anterior, pero también fue liberado. Alcanzó a cumplir solo 11 años de aquella condena y volvió a reincidir en su conducta.

Total
167
Shares
Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Related Posts
¡Apoya al periodismo independiente! Sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran.
Únete aquí

¡Apoya al periodismo independiente!

Súmate, sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran. Así podremos seguir con los reportajes, crónicas y programas, que buscan mostrar la otra cara de la realidad, esa que no encontrarás en los medio de comunicación hegemónicos.